Griñán dimite este martes y busca ahora el aforamiento del Senado

El hasta ahora presidente de la junta dejará definitivamente el cargo y se hará nombrar senador para que sólo pueda juzgarlo el Tribunal Supremo.

LD/Agencias

El socialista José Antonio Griñán comunicará este martes al Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía su renuncia como presidente del ejecutivo, una decisión que anunció a finales de julio y que, según dijo, tomó desde la "responsabilidad" y con "transparencia". A partir de la renuncia de Griñán, el Gobierno andaluz entrará en funciones.

Será en el primer Consejo de Gobierno del nuevo curso político, tras el paréntesis de las vacaciones estivales. El pasado jueves, Griñán se incorporaba a su despacho en el Palacio de San Telmo, donde ha mantenido diversas reuniones, según han informado a Europa Press fuentes del Ejecutivo, que han apuntado que está previsto que sea él quien comparezca ante los medios de comunicación tras la reunión del Consejo de Gobierno.

Será nombrado senador

En cuanto Griñán anuncie su renuncia al Consejo de Gobierno, será trasladada a la Presidencia del Parlamento andaluz para que se inicie el proceso de elección de la nueva persona que estará al frente de la Junta. La Comisión Ejecutiva Regional del PSOE-A acordará este martes proponer a la actual consejera de Presidencia e Igualdad, Susana Díaz, como candidata a la Presidencia de la Junta. La decisión será ratificada el jueves por el Comité Director del PSOE-A, máximo órgano entre congresos.

Una vez que deje la Presidencia de la Junta, Griñán seguirá ostentando el cargo de secretario general del PSOE-A y de presidente federal del partido, según anunció él mismo el pasado 24 de julio.

El vicesecretario general del PSOE-A, Mario Jiménez, ha confirmado además este lunes en rueda de prensa que Griñán será propuesto como senador en representación de la comunidad autónoma, como corresponde a alguien que es presidente del Partido Socialista. Se ha mostrado convencido de que ello es lo razonable y es "bueno" para el proyecto socialista, dado el enorme prestigio y la experiencia política e institucional que atesora.

Dicho nombramiento tiene como consecuencia que, en caso de una hipotética imputación en el caso de los ERE que muchos dan ya por inevitable, Griñán sólo podría ser juzgado por el Tribunal Supremo.

A continuación