El PSOE relaciona la educación diferenciada por sexos con la violencia doméstica

La portavoz socialista ha relacionado, en una pregunta a la vicepresidenta del Gobierno, las clases separadas por sexos con la violencia doméstica.

Libertad Digital

Soraya Rodríguez, portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados, no ha tenido empacho en relacionar la educación diferenciada por sexos –que niños y niñas no compartan aulas- con la violencia doméstica en una pregunta parlamentaria a Soraya Sáenz de Santamaría en la que ha acusado al Gobierno de "rebajar el nivel de las políticas de igualdad".

Aunque la cuestión era, en teoría, la labor de coordinación de la vicepresidenta dentro del Gobierno, la portavoz del PSOE la ha derivado a una crítica a los cambios que propone el Gobierno en el Código Penal y que, según Rodríguez, suponen "una involución y un paso atrás" en las políticas contra la violencia doméstica.

Dentro de estas críticas ha señalado como "errores" algunos aspectos del anteproyecto de Código Penal como eliminar la falta de vejaciones que es "el primer eslabón de la violencia de género".

Sorprendentemente, entre estas críticas ha incluido también una torticera referencia a la Ley Wert: "Lo que es un enorme error político es eliminar la educación para la ciudadanía y promover la educación segregada por sexos", relacionando que niños y niñas no estudien juntos con la violencia doméstica.

"Luego pasa lo de Ponferrada"

La vicepresidenta ha espetado a su tocaya que "hay temas en los que no se puede hacer demagogia y no utilizarlos políticamente" como "la violencia de género". Además, le ha reprochado a Rodríguez el doble discurso del PSOE: "No presuman de las cosas que hacen por las mujeres, que luego pasa lo de Ponferrada", en referencia la moción de censura que plantearon los socialistas en esta ciudad de León con el apoyo de un condenado por acoso sexual.

La vicepresidenta también ha asegurado que "si hay problemas en el código penal se arreglan y si hay que tipificar delitos se hace" como es el caso de los matrimonios forzosos, que recibirían esta calificación penal por primera vez según la propuesta de Código Penal de los populares.

Finalmente, ha recordado que "la educación hay que cambiarla" y que la del PSOE "no me ha dado una sola razón" para no hacer estos cambios "a no ser que quieran que algo, aunque sea un fracaso, siga llevando la firma de Rubalcaba". Por último, en un juego de palabras le ha dicho a la socialista que "a ustedes les preocupa mucho Roma y a mi me preocupa Pisa", en referencia a las críticas a la asignatura de religión y a los informes internacionales sobre calidad de la educación, respectivamente.

A continuación