Leguina: "En el Gobierno de Zapatero ha habido mangoneo para dar y tomar"

Joaquín Leguina presenta libro y ha concedido una entrevista a En casa de Herrero, de esRadio, para hablar de él y, por tanto, del PSOE.

Libertad Digital

El socialista Joaquín Leguina ha abordado, sin pelos en la lengua, los temas que marcan la actualidad: desde la crisis económica, pasando por los nacionalismos y sin descuidar, como no podía ser de otra manera, la situación del PSOE. Y no podía ser de otro modo porque Leguina – que ha sido entrevistado En casa de Herrero, de esRadio– presenta nuevo libro: El camino de vuelta. Del triunfo de Felipe González a la crisis del PSOE.

El "sectarismo" es un mal que afecta al Partido Socialista. "Lo ha tenido y lo sigue teniendo", pero "no es el único partido que tiene ese defecto" en nuestro país. El tan recurrido "ése es de los nuestros" ha provocado grande errores. "El PSOE se ha equivocado en (determinar) quiénes son de los nuestros porque han pensado que los nacionalistas, porque iban contra Franco, eran de los nuestros y no lo eran los de antes ni los de ahora", afirmó el político.

Y del "ése es de los nuestros" al denominado por Leguina "patriotismo de partido", que viene siendo la disciplina de voto. Ésta que conlleva y lleva, en ocasiones, a errores personales garrafales y a la desafección del electorado con la formación política votada.

El Estatuto y las "cosas impensables de Zapatero"

Leguina lo conoce de primera mano. Ocurrió con el Estatuto de Cataluña. "Apoyaré en Madrid lo que venga del Parlamento catalán". Esta famosa frase pronunciada por Zapatero la recuerda el veterano socialista: "decir esto no se le ocurre ni al que asó la manteca". Y es que para Leguina "hay cosas impensables de Zapatero". "Parecía que tenía muchas más ganas que (Pascual) Maragall de tener ese Estatuto". Texto estatutario que, según declara Leguina, "no se discutió en ningún órgano del PSOE. Fue directamente impuesto por Zapatero, por Maragall por supuesto, y por su ministro de Justicia (López Aguilar)".

"Pensé que tenía que votar que no y marcharme", pero notó grandes "presiones" para que no lo hiciera. Y entre esas voces que presionaron estuvo su amigo Alfredo Pérez Rubalcaba. "En mala hora" dio su visto bueno. "Hubiera sido mucho mejor largarme en ese momento. Me equivoqué y lo siento", volvió a reconocer Leguina.

Y de aquellos polvos, estos lodos. "El problema que tiene España en este momento es el de la salida de tono de los nacionalistas, que ya no se cortan un pelo y que me recuerdan tiempos muy malos", sostuvo el también expresidente de la Comunidad de Madrid. Para Joaquín Leguina serían muy necesarias dos cosas.

Por un lado, un gran pacto PSOE-PP para crear unas bases sólidas y claras a este respecto. "Los dirigentes sabrán por qué no se ponen de acuerdo", pero es evidente que "no dan los pasos necesarios". Y no está a favor del planteamiento de Rubalcaba de un Estado federal: "Si el Estado federal es el que tenemos", señaló. Por otro lado, cree necesario una postura más tajante por parte del Gobierno central. "A corto plazo estas cosas se moderan enseñando los dientes. El Estado no sólo tiene el derecho, tiene la obligación de enseñar los dientes. Que no se puede hacer lo que se quiere y saltarse la ley a la torera". Cree que después de estas elecciones, "el Gobierno tendría que llamar muy seriamente la atención y sacar un acuerdo con el PSOE que quedara claro para todos".
 

Zapatero, Sebastián y el mitin de Vista Alegre

Joaquín Leguina relató también, a modo de ejemplo, una de las ocurrencias de Zapatero: el famoso cheque bebé. Zapatero llamó a Miguel Sebastián para comunicarle que "tenía que inventarse algo". Algo que él pudiera presentar también en el Debate sobre el estado de la Nación de esa semana. Y "en diez minutos se plantea dar 450 euros por cada niño nacido en España. Y les da un pastón para nada". Ya lo había anunciado en el mencionado mitin, pero cuando lo volvió anunciar, esta vez en el Congreso durante la celebración del Debate, Leguina preguntó a Jesús Caldera: "¿De dónde habéis sacado esto?" Y éste le contestó: "¿Tú lo sabes? Yo tampoco".

Y así con muchas cosas, demasiadas. "Si tú eres asesor lo que tienes que decir es: no vaya usted por ese camino. Habría que hacer un catálogo de cosas que fueron instigadas por él", manifestó Leguina, que recordó: "¡Quisieron apoderarse del BBVA. Quisieron echar a Francisco González!". Y eso para Leguina "se llama mangoneo. Ahí ha habido mangoneo para dar y tomar. España no será un país serio mientras no desaparezca el mangoneo", que para Leguina es: manejo a distancia lo que no tengo derecho a manejar. A mí, que pase en España no me gusta", concluyó.

A continuación