Play

Lambán y la milonga de los barones díscolos del PSOE

El duro alegato de Lambán contra el sanchismo que, una vez más, queda en nada.

Miguel Cisneros | M.J. Grech

Hace una semana en el Congreso de los Diputados se inició el trámite de toma en consideración de la proposición del Gobierno para reformar el Código Penal y eliminar el delito de sedición, con el objetivo único de favorecer a los golpistas catalanes, de cuyos votos depende la permanencia del presidente del Gobierno en la Moncloa —y la futura reedición del mismo tras las generales de 2023—. Una votación con nocturnidad y perfomance de todos los diputados socialistas, junto a separatistas y proetarras y tras más de 15 horas de pleno.

Queriendo dejar claro que no existen fisuras en el seno del PSOE, los diputados socialistas —también los de Aragón— montaron un show al inicio de la votación levantándose todos a la vez al ser llamado su primer diputado para tratar de dar una imagen de unidad frente al PP: "Aquí estamos todas y todos los socialistas. Juntos, sin fisuras".

Lambán, el díscolo que no es

Una semana después, uno de los barones socialistas, Javier Lambán, ha arremetido —supuestamente— contra la deriva del país a la que ha llevado la política de pactos con separatistas y filoetarras de Pedro Sánchez. Lo hizo en una conferencia de apenas 20 minutos en las Cortes de Aragón, en un acto por el cuadragésimo aniversario del Estatuto de Autonomía, concretamente en la clausura de las jornadas "Aragón y la España territorial: una hoja de ruta para un futuro inmediato", organizadas por la Fundación Manuel Giménez Abad y las Cortes de Aragón.

"Cuando Alfredo Pérez Rubalcaba dimite de la secretaría general en el año 2014 debió ser secretario general Javier Fernández. Yo se lo pedí, se lo rogué, se lo imploré. Javier se negó a asumir esa responsabilidad y mejor le hubiera ido a este país y mejor hubiera ido desde todos los puntos de vista si Javier hubiera asumido esa responsabilidad", dijo Lambán delante del propio Javier Fernández.

A continuación hizo un diagnóstico sobre la situación de España "de riesgo extremo para el proyecto nacional" con un País Vasco desconectado de España y unos separatistas catalanes que siguen dando firmes pasos en su proyecto secesionista. En opinión de Lambán, cuando se habla de "reconducir la situación de Cataluña, no se está solucionando" el problema en esta comunidad autónoma. "Los independentistas están más tranquilos porque su hoja de ruta se va poco a poco realizando. Y cuando se habla de desconexión, es un problema que arrancó a raíz de que los partidos mayoritarios dejaron de tener la mayoría en el Congreso y se sucedieron las cesiones a los nacionalistas, una progresiva desconexión que se hubiera evitado con acuerdos entre PSOE y PP o con un partido, Ciudadanos, al que deseo de verdad que recupere presencia. Como eso no ha ocurrido, estamos en esa deriva, que pone en riesgo el artículo 2 de la Constitución".

Además arremetió contra el sistema de primarias con el que Pedro Sánchez se aupó a la secretaría general del PSOE. "El partido socialista hizo unas primarias. Esas primarias las ganó de manera abrumadora y absolutamente legítima el actual presidente del Gobierno, el actual secretario general, Pedro Sánchez. Y yo lo vengo diciendo en los últimos días, desde ese momento y aceptando democráticamente aquella votación, al menos en esa parte de la política del partido me siento en minoría, bueno, no me siento en minoría: estoy obviamente en minoría. Es algo que en la historia del Partido Socialista Obrero Español ha pasado en muchas ocasiones, y esto es algo que sobrellevo o conllevo con la mayor dignidad posible".

Y por si no había quedado claro, el presidente de Aragón puso en valor la utilidad de la gestora del PSOE antes de que Sánchez reconquistase la secretaría general del partido, una etapa en la que "prevaleció la visión que representaba Javier y dio lugar a la investidura de Rajoy". "Cuando alguien dice que los pactos de PP y PSOE con altura de miras son imposibles, olvidan que fue perfectamente posible en esa investidura y que eso abrió un abanico de posibilidades con Javier de presidente de la gestora que pudo haber dado lugar a dinámicas bien interesantes".

Lambán se retracta, como siempre ocurre en el PSOE

Pese a lo rotundo que se mostró en las Cortes de Aragón, y ante el revuelo que se organizó, el barón aragonés, presuntamente díscolo, se retractó rápidamente en Twitter, manifestando su total "adhesión y apoyo" a Pedro Sánchez:

Como se ha constatado a lo largo de estas décadas de democracia, y muy especialmente durante la segunda etapa de Sánchez al frente del partido, no existe el barón socialista díscolo. Es una entelequia con la que sueña la derecha y con la que se entretienen los medios de comunicación, llenando minutos y minutos de tertulias y evacuando sesudos artículos periodísticos sobre el malestar interno en el PSOE. Si de vez en cuando los barones se desmarcan de la línea oficial que marca el secretario general es por puro cálculo electoral en su comunidad autónoma. Poco más.

Por otra parte, en su segunda etapa como secretario general, Pedro Sánchez laminó toda posibilidad de disidencia interna en el partido para impedir cualquier posibilidad de que se repitiese el traumático Comité Federal en el que fue defenestrado en octubre de 2016, justo después de un intento de pucherazo del propio Sánchez y su dirección federal. Lo que vino después es conocido: el PSOE es un partido sin disidencia de ningún tipo. Soñar con una revuelta interna encabezada por los barones díscolos es una pérdida de tiempo.

A continuación