Ocho detenidos por vender documentos falsos a inmigrantes para ir de Canarias a la Península

En ocasiones viajaban con los inmigrantes para recuperar la documentación y poder a volver a utilizarla.

Libertad Digital

Agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional han desarticulado en las últimas horas una red criminal que se dedicaba a la confección y venta de documentos de identidad falsificados para que los inmigrantes ilegales que llegan a las Islas Canarias puedan abandonar el archipiélago, ya sea a través de avión o barco, para ir a otros lugares del territorio nacional -principalmente la Península- u otros países de la Unión Europea.

Entre los usuarios de esta red organizada se encontraba un número importante de menores de edad, a los que se hacían documentos como si fueron mayores de edad, permitiendo así que pudieran abandonar los centros de menores donde estaban alojados por las autoridades españoles y pudiesen coger vuelos a otros destinos en los que poder tener total libertad.

En la operación han sido arrestados un total de ocho personas de origen magrebí. Siete de ellas estaban en libertad y su detención se ha producido en la isla de Gran Canaria -seis de ellas- y en Ciudad Real. Otro de los arrestados se encuentra en prisión y se le comunicó el arresto en el centro penitenciario. Se les imputan posibles delitos de pertenencia a organización criminal, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y falsedad documental.

La organización captaba a inmigrantes ilegales y los recluía en pisos seguros mientras preparaban la documentación falsa y toda la infraestructura necesaria para su salida. Una vez obtenida, los llevaban a los diferentes puertos y aeropuertos canarios, proporcionándoles las indicaciones necesarias para no ser detectados. En algunas ocasiones, los pasadores de la organización los acompañaban durante el trayecto aéreo o marítimo, asegurándose así de la devolución de la documentación falsificada para que pudiese volver a ser utilizada.

Además también hacían otro tipos de servicios ilegales, encargándose de organizar minuciosamente peticiones de asilo fraudulentas, valiéndose para ello de un abogado enrolado en las actividades criminales. Se estima que esta organización habría organizado más de 80 salidas de las islas, habiendo resultado detenidas varias de las que utilizaron sus servicios con pasaporte falso o a nombre de terceras personas.

A continuación