Podemos pide a Batet que sancione a Vox por llamar "fea" a Yolanda Díaz

Asens asegura que la intervención de Macarena Olona no es un episodio aislado, sino "una estrategia de subversión".

Libertad Digital

Unidas Podemos sigue inmerso en su pelea para controlar las intervenciones de los diputados de la oposición y capar la libertad de prensa en las ruedas de prensa de portavoces. Ayer acusaron a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, de proteger a Vox y hoy la formación ha vuelto a cargar contra ella por su "falta de autoridad" y "contemporización" con el partido de Santiago Abascal.

El presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos, Jaume Asens, se ha mostrado muy molesto con la actitud de Batet por no llamar la atención a la portavoz de Vox, Macarena Olona, que hoy ha llamado "fea" a la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, y "perros callejeros" a los sindicatos de clase, ha señalado Asens.

olona22122012recorte.jpgLa dedicatoria de Olona a Yolanda Díaz: "Para Yoli, que aspiró a ser lideresa mundial y no pasó de fashionaria"

Desde Podemos aseguran que acudirán a la Junta de Portavoces para que "los insultos y boicoteos" de esta formación no queden "impunes". Van a impugnar el criterio de Batet porque a su juicio, estas "ofensas" proferidas durante la sesión de control vulneran el artículo 103 del Reglamento de la Cámara y el hecho de que la presidenta del Congreso no le haya reprendido supone "un vacío de autoridad, que está haciendo que se degrade la institución".

Asens ha recordado cómo el "aquelarre" contra la Policía que organizó la formación morada en el Congreso la semana pasada, quedó interrumpido cuando comenzaron a sonar los himnos de la Guardia Civil y la Policía Nacional, dejándoles completamente desconcertados, sin que Batet hiciera nada, ha dicho Asens. Para Podemos, este uno de los "desórdenes e insultos" protagonizados por Vox.

vox-aquelarre-15122021.jpgPodemos pide a Batet expulsar a los diputados de Vox que interrumpieron el "aquelarre" contra la policía

"Pusimos una queja y Batet decidió que esos hechos deberían quedar impunes", ha denunciado Asens al explicar que no se trata de episodios aislados sino que forman parte de "una estrategia de subversión" contra el buen funcionamiento de la cámara.

Ha lamentado así "la actitud de pasividad y contemporización" de Batet, advirtiendo de que si no se frena a la "ultraderecha" y no se le impide convertir el hemiciclo en su circo particular "mañana puede que se produzcan atentados graves a la democracia".

Ayer, la presidenta del Congreso, a propósito del acto que intentó reventar Vox, dejó claro que son inadmisibles actuaciones que supongan una "injerencia" en actividades que se celebren en el Congreso y exigió el compromiso a los miembros de la Mesa de impulsar el respeto mutuo y a las decisiones institucionales.

A continuación