Otro caso Juana Rivas: un padre sevillano denuncia el secuestro de sus dos hijos desde hace mes y medio

El abogado del progenitor, José Javier Toucedo, ha denunciado en LD que el paradero de los menores de 12 y 14 años se desconoce desde el jueves.

Miguel Ángel Pérez

El caso de Juana Rivas no es un hecho aislado. Un padre sevillano del municipio de Mairena del Aljarafe ha denunciado esta semana ante la Guardia Civil el secuestro de sus dos hijos de 12 y 14 años por su madre desde hace mes y medio.

El progenitor que compartía la custodia con su expareja tenía que haber recibido a sus hijos el pasado 4 de noviembre, sin embargo, la madre se negó a entregarlos. El padre presentó el 19 de noviembre una denuncia por sustracción de menores. No obstante, el conflicto se ha agravado desde el jueves pasado, ya que no ha podido contactar siquiera telefónicamente con sus hijos y desconoce su paradero. El propio hermano de la madre de los menores es el que ha denunciado su desaparición.

El abogado del progenitor, José Javier Toucedo, ha señalado a Libertad Digital que los conflictos con la madre de los menores "vienen de lejos", si bien la última disputa se habría producido porque el padre quería vacunar a sus hijos contra la covid-19 y la madre se negaba, al considerar que la vacuna era "perniciosa" para la salud.

"Cuando los niños se ponen malos la madre les da pepino, nunca llama al médico salvo que sea completamente necesario y los niños se achicharran la espalda porque no les echa bronceador porque dice que es cancerígeno. Durante la pandemia, la madre estuvo 40 días con los niños y el padre no pudo verlos. Esto no es nuevo", afirma el letrado.

"Estamos a la espera de que la Policía judicial nos diga dónde están los niños. La madre se los llevó hace mes y medio, pero ahora ni siquiera se sabe su paradero. Estos hechos se han pusieron en conocimiento del Juzgado de Familia y se denunció el 19 de noviembre ante el Juzgado de guardia de Sevilla, solicitando urgentemente que la Guardia Civil fuera a Jerez de la Frontera donde reside la madre a coger a los niños, pero no se hizo nada. Nadie fue a por ellos y la denuncia no se llegó a tramitar", señala José Javier Toucedo a LD.

"El padre lleva dos meses sin dormir, han desaparecido sus dos hijos. Es increíble la falta de acción de los tribunales y de las instituciones cuando el que denuncia la sustracción de sus hijos es un hombre y no una mujer. Si la madre fuera la que denunciara el secuestro de sus hijos, el caso lo llevaría Violencia de género y se montaría un escándalo político y mediático. Cuando es al revés, nadie dice nada. La protección a los menores es diferente en España según los genitales de quién lo denuncia", afirma el abogado.

Cabe destacar que los niños desde noviembre no han vuelto a su colegio en Mairena del Aljarafe, donde reside el padre y podrían perder el curso escolar. Mientras tanto, la semana pasada el Juzgado retiró la custodia a la madre en un procedimiento que había iniciado ella misma.

El precedente de Juana Rivas

El titular del Juzgado de lo Penal nº 1 de Granada, Manuel Piñar, condenó en julio de 2018 a Juana Rivas a 5 años de prisión por dos delitos de sustracción de menores. La Audiencia Provincial de Granada confirmó la sentencia y posteriormente, el Tribunal Supremo redujo a 2 años y medio la condena, al considerar que sólo fue un delito y no dos. Finalmente, el Gobierno de Pedro Sánchez la indultaba parcialmente y su pena se reducía otra vez a la mitad, 1 año y 3 meses.

En mayo de 2016, Juana Rivas viajó a España con sus dos hijos y no regresó a Carloforte (Italia), donde llevaba conviviendo tres años con su entonces pareja. El 2 de agosto le comunicó que no iba a regresar a Italia y escolarizó a los niños en un colegio de Maracena (Granada). El progenitor, que tenía la guarda y custodia provisional de los dos menores, denunció los hechos y un juzgado de Primera Instancia de Granada acordó la inmediata restitución de los menores a Italia como Estado de residencia habitual de los dos niños. Tras varios requerimientos para que devolviera a sus hijos, el 26 de julio de 2017 Rivas se ocultó con ellos, y su expareja denunció la desaparición. La acusada entregó a los dos niños un mes después, el 28 de agosto de 2017, en la Comandancia de la Guardia Civil de Granada.

A continuación