Delgado elige a otro fiscal de la UPF para "diluir" la causa del 1-O en el Tribunal de Cuentas

Fuentes fiscales consultadas por LD afirman que con la elección de Manuel Martín-Granizo "la causa sobre el 1-O quedará en manos de Delgado".

Miguel Ángel Pérez

La fiscal general del Estado, Dolores Delgado, ha propuesto el nombramiento de Manuel Martín-Granizo como nuevo fiscal jefe de la Fiscalía del Tribunal de Cuentas. Fuentes del propio tribunal consultadas por Libertad Digital aseguran que el nombramiento de Martín-Granizo, miembro de la Unión Progresista de Fiscales UPF, tiene como objetivo proseguir la hoja de ruta marcada para "diluir" la causa del 1-O y de la llamada "acción exterior".

"Delgado podría haber designado al teniente fiscal del Tribunal de Cuentas, Luis Rueda, para el cargo. Era el que más conocimiento tenía de los asuntos, pero se ha decantado por un fiscal de su asociación. El que fuera fiscal jefe Miguel Ángel Torres había avalado al propio Rueda como su posible sucesor. Con la elección de Martín-Granizo, las opciones de que la causa del 1-O y de la acción exterior lleguen a juicio se reducen y si llegan, estarán completamente descafeinadas", añaden.

Fuentes fiscales consultadas por LD señalan que "Martín-Granizo es agradable y simpático en el trato, aunque cuando tome el mando de la Fiscalía del Tribunal de Cuentas, la causa sobre el 1-O y la acción exterior quedará totalmente en manos de la Fiscalía General del Estado, porque hará lo que Delgado le mande".

Tal y como publicó este diario, el Partido Popular "desactivó" el Tribunal de Cuentas tras conocer que iba a tumbar los avales presentados por la Generalidad de Cataluña para los golpistas acusados de malversación, en el marco del procedimiento abierto por el golpe del 1-O y su llamada "acción exterior". Por ello, los populares aceleraron la negociación con el PSOE y Pablo Casado ofreció el 13 de octubre en el Congreso de los Diputados al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, renovar los órganos constitucionales. Entre ellos, el Tribunal de Cuentas o el Tribunal Constitucional.

Cabe destacar que el pacto alcanzado por socialistas y populares contempló la renovación de 10 de los 12 consejeros del tribunal. Concretamente, salieron los 7 consejeros que propuso el PP en la anterior renovación, 2 de los 4 que propuso el PSOE y también se cubrió la vacante de otro consejero socialista. Las únicas consejeras que se mantienen son dos de las propuestas en su día por los socialistas Enriqueta Chicano y Dolores Genaro, mientras que el fuera fiscal jefe del Tribunal de Cuentas, Miguel Ángel Torres, desempeñará su labor como consejero.

En el ‘golpe’ al Tribunal de Cuentas ha sido "clave" el cese de la que fuera ministra de Justicia durante el primer Gobierno de Aznar, Margarita Mariscal de Gante. Esta magistrada se iba a encargar de enjuiciar el citado caso de el 1-O y su "acción exterior". Tras la renovación pactada por socialistas y populares, Mariscal de Gante era sustituida por Elena Hernáez, expresidenta del Tribunal Administrativo de Contratación Pública de la Comunidad de Madrid y propuesta como nueva consejera de este órgano por el Partido Popular.

La Fiscalía destaca su "gran solvencia profesional"

Según el comunicado de la Fiscalía General, Martín-Granizo es "fiscal desde hace 40 años, en 1991 fue nombrado fiscal Jefe de la Audiencia Provincial de Palencia, cargo que ostentó con cinco fiscales Generales. Entre 2006 y 2015 fue fiscal Superior de Castilla y León, demostrando una gran solvencia profesional".

"Los últimos seis años", añade la Fiscalía General, "ha desempeñado sus funciones en la Fiscalía del Tribunal Supremo. Dispone de una amplia experiencia en el ejercicio de la jefatura y la gestión de equipos y de una visión transversal de la carrera y la institución, que garantiza la continuidad en el ejercicio de la actividad de la Fiscalía del Tribunal de Cuentas. Su plan de actuación es serio y riguroso, en línea con el trabajo desarrollado por el anterior Fiscal de Sala".

A continuación