Casado justifica con un dato erróneo su ataque a las políticas de Ayuso: "Ayer murieron 100 personas por Covid"

El presidente del PP se suma al discurso que los grupos de la oposición en Madrid mantienen respecto a la pandemia, utilizando un dato erróneo.

O. Moya | C. Jordá

El presidente del PP lanzó este martes un misil en la línea de flotación de las políticas que la Comunidad de Madrid – con su presidenta, Isabel Díaz Ayuso, pero también con su consejero y viceconsejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero y Antonio Zapatero, a la cabeza – ha venido aplicando en este último año y medio de pandemia.

Y lo hizo para defender la decisión de su partido de prohibir las cenas y festejos navideños de los populares en Madrid por "el incremento de la tasa de contagios por Covid en toda España, que vuelve a situarnos en un nivel alto de riesgo", rezaba la misiva enviada por Pío García Escudero.

isabel-diaz-ayuso-rivas-101221.jpegLa indignación de Ayuso tras la última maniobra de Génova

"Lo que puedo decir es que ayer murieron 100 personas por Covid", lanzó Pablo Casado a preguntas de la prensa, sumándose de esta manera al discurso de preocupación que los grupos de la oposición en la Asamblea de Madrid mantienen respecto a la pandemia. Pero es que además el dato que dio Casado es incorrecto porque 103 es el número de fallecidos notificados el viernes, el sábado y el domingo, que se suman en el informe que el Ministerio de Sanidad hizo público ayer. Este lunes fueron 58 las muertes notificadas.

Para el líder del PP "es una realidad dramática que a veces conviene recordar", aunque añadió que él a quien se lo recuerda es "al Gobierno de España" y aprovechó este punto para volver a reclamar al Ejecutivo de Pedro Sánchez una "ley orgánica de pandemias que permita que todas las autonomías tengan un marco de actuación común sin depender de lo que diga el Tribunal Superior de Justicia. Creo que eso daría mucha tranquilidad a los familiares y también a los compañeros de empresa a la hora de tomar sus decisiones".

TTfTZ1XkC-q_zmK2u

Le "quitan las cenas a los afiliados"

Estas palabras de Casado se producen como reacción a las declaraciones de Ayuso de este mismo martes por la mañana, donde la presidenta madrileña confirmó que también la cena que organiza con los diputados populares de la Asamblea la había cancelado. "No puedo celebrar la cena porque está prohibida y además donde manda patrón no manda marinero", explicó a preguntas de la prensa. "Yo soy una afiliada de base más, disciplinada y que siempre cumple con las normas", pero añadió: "No me quitan las cenas a mí, se las quitan a los afiliados".

La presidenta madrileña volvió a dejar clara su postura ante esta prohibición, que no deja de ser diametralmente contraria a sus políticas aperturistas que, sobre la pandemia, ha venido aplicando los últimos meses. "Quiero que quede claro que esto va en la dirección contraria a la política sanitaria que hemos defendido en la Comunidad de Madrid, que es todo un éxito y que así nos lo están reconociendo incluso internacionalmente".

La jefa del Ejecutivo madrileño insistió en que su política siempre ha sido "ir contra el virus, no contra la economía", algo que han valorado "muy positivamente los ciudadanos". Es la "más sensata" y "hemos demostrado que en Madrid sabemos lo que hacemos". En cambio, "jamás" se ha defendido desde su Gobierno la "política de la cancelación". Para Ayuso no hay motivos para cancelar ni para prohibir.

isabel-diaz-ayuso-rivas-2-101221.jpegAyuso cancela también la cena del PP en la Asamblea: "Donde manda patrón, no manda marinero"

Tampoco cenas al aire libre

Tras las palabras de Casado, en la Puerta del Sol se reafirman en su política sanitaria, donde "siempre se ha tenido muy claro el equilibrio entre la economía y la salud", donde no se ha apostado por los cierres ni por las prohibiciones, recuerdan a Libertad Digital. "En ningún caso hemos apostado por otro tipo de enfoque".

"No sabemos a lo que se refiere exactamente Pablo Casado, pero lo que está claro es que el modelo contra la pandemia que ha aplicado la Comunidad de Madrid va bastante en contra de la decisión que ha tomado el Partido Popular de cancelar de esa manera las cenas". Es más, añaden las fuentes consultadas que tampoco se les ha permitido celebrar los encuentros que iban a tener lugar al aire libre, "como el de ayer en la Plaza de Chamberí" entre Ayuso y los populares del distrito madrileño.

"Acatamos la decisión pero no estamos de acuerdo porque va contra la política sanitaria que, a través de sus técnicos, de sus profesionales sanitarios", aplica el Gobierno de Ayuso. Además consideran, como la propia presidenta regional dijo el lunes, que supone un señalamiento a la hostelería. "No va en consonancia con lo que nosotros estamos aquí aplicando", subrayan.

Almeida: "No es un ataque"

No lo ve así el alcalde de la capital, que este martes volvía a pronunciarse al respecto. Para José Luis Martínez Almeida cancelar cenas de Navidad "no es un ataque a la política sanitaria de la Comunidad de Madrid". Según el regidor madrileño, "es tanto como decir que las empresas van en contra de la estrategia sanitaria de la Comunidad. No creo que tengan ningún interés, pero desgraciadamente se producen brotes en cenas de empresa o en la famosa cena de sanitarios de Málaga. Me limito a decir que el PP no ha hecho nada distinto de lo que han hecho prácticamente todas las empresas en España, que es no convocar cenas de empresa para evitar contagios masivos".

Por ello no ve ningún "ataque a la política sanitaria de la Comunidad", que describe como "un éxito" y "uno de los ejes sobre los que consiguió su abrumadora mayoría" la presidenta de la Comunidad el pasado 4 de mayo. Pero afirmó Almeida que en la actualidad hay "un escenario con aumento de contagios".

La situación Covid en Madrid

¿Pero es esto así? ¿Vive Madrid una situación epidemiológica peor que la del resto de España? Los datos no lo indican. El primero, la incidencia acumulada, que si bien se está usando mal para justificar casi cualquier cosa, sí puede servir para una comparación orientativa y coloca a Madrid muy por detrás de la media nacional: tiene una tasa de 240 casos por cada 100.000 habitantes, mientras en el conjunto de España es de 381. Sólo tres comunidades autónomas –Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura– presentan tasas inferiores.

Además, el porcentaje de positividad de las pruebas –un dato que realmente ayuda a estimar la extensión real de la epidemia– está de hecho bastante más bajo en Madrid que en la media de España: un 7,25% frente a un 10,86%. En este caso, sólo Extremadura puede presumir de una cifra menor.

Pero lo realmente clave en esta fase de la epidemia es la presión hospitalaria y, de nuevo, tampoco en esto hay motivos para una mayor alarma: el porcentaje de camas ocupadas por pacientes covid es algo más bajo en Madrid que en la media de España –un 4,45% por un 5,11%– y, si bien en el caso de las UCI sí es un poco más alto, la diferencia es de menos de un punto: la media nacional está en el 12,60% y Madrid se sitúa en el 13,19%.

En cualquier caso, los datos están muy lejos del colapso hospitalario, que es lo importante, y su crecimiento no se parece en nada al de olas pasadas: hace dos semanas había 410 enfermos ingresados en planta y ahora son 561, mientras los pacientes en la UCI eran 118 y ahora son 150. Son números, en suma, que el sistema sanitario puede absorber sin mayores dificultades.

A continuación