Escándalo en la Fiscalía: Delgado ordenó pedir la libertad de Juana Rivas tras mediar en su favor como ministra

Fuentes fiscales consultadas por LD afirman que "Delgado debía abstenerse claramente en el caso de Juana Rivas tras su intervención como ministra".

Miguel Ángel Pérez

La fiscal general del Estado, Dolores Delgado, ha protagonizado un nuevo escándalo ordenando a la Fiscalía de Granada, en contra de su criterio, pedir la libertad de Juana Rivas tras haber mediado en su favor cuando era ministra de Justicia en el Gobierno de Pedro Sánchez.

El Consejo de Ministros aprobó el indulto parcial de Juana Rivas el mes pasado tras haber sido condenada por el Tribunal Supremo por un delito de sustracción de menores a 2 años y medio de cárcel. Su pena de prisión se quedaba en 1 año y 3 meses. Sin embargo, tras el informe de la Fiscalía impuesto por Delgado para pedir su libertad, el Juzgado de lo Penal nº 1 de Granada ha rechazado este viernes suspender su pena y que por tanto, la siga cumpliendo en un Centro de Inserción Social (CIS). En su auto, el magistrado asegura que existen "indicios de abusos sexuales a uno de los menores cuando estaban bajo la custodia" de la propia Juana Rivas.

Fuentes fiscales consultadas por Libertad Digital afirman que "Delgado ha dado una instrucción particular a la Fiscalía de Granada para que informe a favor de suspender la pena de prisión impuesta a Juana Rivas". La imposición de la fiscal general ha levantado una gran polvareda en el seno del Ministerio Público. La razón es que Delgado envió en agosto de 2019 una carta a su entonces homólogo italiano, Alfonso Bonafede, para interceder en favor de Juana Rivas y trasladarle la preocupación de ésta.

Tres asociaciones judiciales llegaron a criticar entonces la "intromisión" de Delgado como ministra de Justicia en el procedimiento sobre la custodia de los hijos de Juana Rivas. Ahora, dos años después y siendo fiscal general del Estado vuelve a intervenir en el mismo caso impartiendo órdenes directas.

Las mismas fuentes consultadas por LD consideran "escandaloso" que Delgado haya impartido órdenes en la causa tras haber intervenido previamente como ministra de Justicia. "La fiscal general debía abstenerse claramente en el caso de Juana Rivas, es un caso de abstención de libro y no está respetando el principio de imparcialidad que rige la actuación del Ministerio Fiscal". añaden.

En este contexto, el apartado 13 del artículo 219 de la Ley Orgánica del Poder Judicial LOPJ establece que son causas de abstención "haber ocupado cargo público, desempeñado empleo o ejercido profesión con ocasión de los cuales haya participado directa o indirectamente en el asunto objeto del pleito o causa o en otro relacionado con el mismo".

El propio Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal establece en su artículo 31 que el fiscal general del Estado podrá cesar "por incurrir en alguna de las incompatibilidades o prohibiciones establecidas en esta Ley".

"Delgado tiene un entendimiento del ejercicio de su mandato que se basa en materializar la política criminal del Gobierno, pero el fiscal se debe regir por el principio de legalidad. Esa idea de ejercer su labor como fiscal general le hace tomar decisiones de esta naturaleza y su intervención en este caso sólo se justifica por razones ideológicas", destacan.

"La designación de Delgado como fiscal general del Estado es una bomba de relojería, tras haber sido ministra de Justicia con el PSOE. A parte de incumplir los casos de abstención, la mujer del César no solo debe serlo, sino también parecerlo. Delgado no está cumpliendo con los principios éticos, morales y de apariencia de imparcialidad que debería regir la actuación de un fiscal general del Estado", concluyen.

El "enchufe" de las esposas de sus dos hombres de confianza

Tal y como desveló LD, Dolores Delgado ha colocado a las esposas de sus dos hombres de confianza en la Fiscalía: el fiscal jefe de la Secretaría Técnica Álvaro García Ortiz y el teniente fiscal de este mismo órgano Diego Villafañe.

Fuentes fiscales consultadas por este diario denunciaban "el nepotismo en el Ministerio Fiscal con la camarilla y guardia de corps de Delgado. Tras ser nombrada fiscal general del Estado y elegir a García Ortiz como su mano derecha y a Villafañe como el nº 2 de éste en el órgano de su mayor confianza, la Secretaría Técnica, ahora ha enchufado a las esposas de ambos en otros cargos importantes de la Fiscalía".

A continuación