La gira de Pablo Casado para pedir unidad en América contra el comunismo deja un duro choque entre PP y Vox

El líder del PP aprovecha para seguir distanciándose de Vox. La Fundación Disenso le acusa de "copiarles la agenda".

Maite Loureiro

La gira emprendida por Pablo Casado en Iberoamérica para promover una alianza internacional de los demócratas contra los regímenes totalitarios de izquierdas que se extienden por varios países del continente, ha dejado un duro enfrentamiento entre PP y Vox. El choque se produce en plena caída de los populares en las encuestas por la crisis interna que vive el partido, lo que les está llevando a perder la mayoría absoluta que podrían sumar con los de Abascal para echar a Pedro Sánchez de la Moncloa.

santiago-abascal-aganda-espana-10102021.jpegEl PP se desploma: pierde 15 diputados en un mes y da alas a Vox, que se dispara

La visita a Argentina, Uruguay y Chile del líder del PP despertó recelos entre algunos miembros de Vox y la Fundación Disenso, que le acusaron de "copiarles" la iniciativa y calcarles la agenda que desarrollaron hace varias semanas para presentar el documental Desenmascarando al Foro de Sao Paulo y promocionar el Foro Madrid y la Carta de Madrid contra el comunismo.

Miembros de Disenso, incluido el propio Abascal, visitaron Ecuador en febrero y mayo de este año; Colombia en abril, agosto y noviembre; Perú en junio y septiembre; México en septiembre; Chile en noviembre, junto con Honduras y Miami, según explican fuentes de la fundación a este periódico.

Antes de las polémicas declaraciones de Pablo Casado abriendo la puerta a una coalición con el PSOE si ganan las próximas elecciones generales, matizadas después en una rueda de prensa, el presidente de Vox, Santiago Abascal, invitaba al líder del PP a firmar el documento que han suscrito ya varios opositores en Iberoamérica, como la cubana Zoé Valdés.

También la fundación respondía a la gira del PP defendiendo que llevan desde octubre de 2020 promoviendo una alianza de los demócratas en lo que llaman "Iberoesfera" para "señalar a los responsables de la miseria en naciones humanas". "La Carta de Madrid ha llegado a cada rincón del mundo pero parece que a la sede del PP aún no", escribían con ironía.

Fuentes del PP consultadas por Libertad Digital responden a la invitación recordando que el partido siempre ha combatido el comunismo y su propuesta es una "gran alianza internacional por las libertades para frenar regímenes totalitarios", además de incluir en la OTAN a Chile, Uruguay y Paraguay para hacer frente a la creciente influencia de Venezuela y Cuba, como propuso ayer Casado.

Quiere los votos de Vox sin contraprestaciones

A la disputa por erigirse como el partido defensor de la libertad en Iberoamérica, se sumaban horas después las declaraciones de Pablo Casado descartando, de nuevo, cualquier tipo de alianza con Vox, pero sin renunciar a sus votos para ser elegido presidente del Gobierno.

pablo-casado-08122021.jpegCasado dice que quiere gobernar en solitario y que Vox le apoye a cambio de nada

El líder del PP insistía en reclamar una mayoría suficiente para forzar a los de Abascal a tener que apoyarles sin contraprestación alguna, a pesar de la reiterada negativa de este partido a ceder sus votos a cambio de nada. Las declaraciones, realizadas en el periódico La Nación, provocaron una cascada de reacciones entre los miembros de Vox, incluido su propio presidente, Santiago Abascal.

"Por fin Pablo Casado se quita la careta. Está dispuesto a gobernar con los socialistas que han traicionado a España pero nunca con Vox. Es la prueba del tipo de gobierno y de leyes que quiere para España. Solo queda Vox para los españoles que desean una alternativa", escribía en su cuenta oficial de twitter.

A sus palabras se sumaban las del portavoz parlamentario, Iván Espinosa de los Monteros: "Un votante del PP a lo que más se parece es a otro de Vox. Un dirigente del PP a lo que más se parece es a otro del PSOE. Cuesta creerlo hasta que lo ves. Pero es así", escribía.

También la secretaria general del grupo, Macarena Olona, aseguraba que "cada vez más, votantes del PSOE y de Podemos rompen con los partidos que les han traicionado y dan su confianza a la esperanza verde. Ni derechas ni izquierdas. Lo nuestro, lo primero. Vosotros, nuestra razón de ser".

Ante la polvareda levantada, Pablo Casado tenía que salir después a rectificar negando cualquier tipo de acuerdo con el actual PSOE de Pedro Sánchez que pacta con Bildu o los independentistas. "Es una pena porque en los países más desarrollados del mundo puede haber una buena relación entre el partido conservador liberal y el partido socialista porque el partido socialista no pacta con aquellos que quieren destruir la propia nación", decía.

A continuación