Ayuso defiende la Transición ante el Rey y alerta de los "desmanes" contra la separación de poderes

En pleno debate sobre la ley de Memoria Democrática, la presidenta madrileña ha ensalzado la Transición y el papel de Felipe VI.

LD/Agencias

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha reivindicado este viernes la Transición española como un "ejemplo" y la Corona como su motor, y lo ha hecho en un acto internacional y en presencia del Rey Felipe VI, al que ha agradecido el apoyo de la Monarquía a aquel proceso que, a su juicio, no hubiera sido posible sin ese respaldo.

"Madrid es capitalidad, unidad, monarquía y transición", ha proclamado Ayuso en su discurso de bienvenida a los asistentes a la 143 Asamblea de la Unión Interparlamentaria que se celebra este fin de semana en la capital.

Ayuso ha reivindicado la Transición como un "éxito" de todos los españoles, subrayando que el paso de la dictadura a la democracia estuvo encabezado por el "apoyo incondicional" de la Corona y que no habría sido posible sin él.

"Nada se hubiera logrado sin este respaldo a los anhelos y aspiraciones del pueblo español que hoy tienen en Felipe VI la estabilidad y sintonía con la sociedad que nuestras instituciones democráticas necesitan", ha dicho.

La presidenta madrileña ha subrayado que "es necesario seguir creyendo en una sociedad que no se opone, sino que dialoga, que no se enfrenta, sino que escucha, y que no silencia o se encierra sino que viaja y se abre fraternalmente".

Asimismo, ha puesto en valor a los Parlamentos como "lugar en entendimiento en libertad" donde se debe no sólo promover leyes justas que persigan el bien común, sino también controles eficaces contra los posibles abusos de poder", solventar problemas y preservar la convivencia.

"Eso es la política, lo que los ciudadanos esperan de nosotros", ha enfatizado, llamando también a "denunciar los desmanes que atentan contra la separación de poderes".

El Rey y las "amenazas" al parlamentarismo

En su discurso, el rey Felipe ha subrayado la labor de "construcción de acuerdos y consensos políticos" en las tomas de decisión como una de las labores fundamentales de los parlamentos y responsabilidad personal de cada uno de los parlamentarios.

Para el rey, los parlamentos son las instituciones centrales de la democracia y representación de sus ciudadanos, por lo que "reconocer la pluralidad de opciones legítimas y la necesidad de expresarlas y considerarlas es un valor fundamental" del parlamentarismo.

Ha sido entonces, cuando el rey ha recordado que los parlamentos "no son solo instrumentos de representación, sino también de decisión y de construcción de acuerdos y consensos políticos", y ha subrayado que "la función de integración política y de construcción de acuerdos se basa en la acción y el compromiso de cada uno de los parlamentarios en el ejercicio de sus facultades y actividades individuales".

Don Felipe también ha reconocido que la labor de los parlamentos "pasa en ocasiones por circunstancias difíciles", por lo que ha considerado "especialmente adecuado" que el tema central de debate de la asamblea sea el de las amenazas para los parlamentos y la democracia en las coyunturas políticas y sociales de cada momento.

Batet y los "populismos"

También ha hablado de parlamentarismo la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, unas semanas después de la polémica por sus vaivenes con Alberto Rodríguez. Batet ha planteado el reto que la pandemia ha supuesto para el normal funcionamiento de las cámaras y los peligros que entraña la consiguiente crisis sanitaria y económica y social. Según Batet, "toda crisis genera desconfianza y alejamiento de las instituciones", lo que a su vez favorece la polarización y el auge de los populismos.

La deslegitimación resultante de las instituciones públicas y del pluralismo parlamentario, del debate, la negociación y el acuerdo políticos, "son un germen de crisis política que no sólo dificulta la recuperación sino que pone en peligro la estabilidad y las propias bases de la democracia", ha advertido.

Por ello, ha recordado a los parlamentarios que "pluralismo y apertura, cooperación y alcance de acuerdos desde la diversidad, son la esencia de los parlamentos" para reforzar la integración política de las sociedades.

Batet también ha reconocido la importante labor de instituciones "dedicadas ante todo a expresar la unidad y los consensos fundamentales ya establecidos que fundamentan nuestros sistemas democráticos y la propia idea de comunidad política".

Y volviéndose al rey ha reconocido su "función como encarnación de la unidad nacional y del respeto y garantía de los principios y objetivos que la definen en la Constitución", una tarea que "exige un compromiso personal y un esfuerzo diario" al que, en España, hace honor el rey Felipe VI con su "vocación y a su tarea diaria en favor de la inclusión, la integración política y la expresión de nuestros consensos constitucionales".

A continuación