La CUP se ríe del 'Govern' y se niega a apoyar los presupuestos autonómicos

Los separatistas antisistema mantienen la enmienda a la totalidad porque creen que las cuentas no sirven para avanzar hacia la independencia.

Pablo Planas

Bofetada de la CUP a ERC y Junts per Catalunya (JxCat). El conglomerado antisistema y separatista no apoyará los presupuestos de la Generalidad a pesar del rosario de concesiones del Govern. A la CUP no le vale que la Generalidad cancelara las inversiones para los Juegos de Invierno en el Pirineo o el BCN World de Tarragona (un macro complejo turístico). Tampoco le sirve la ampliación de la partida para vivienda social hasta los 1.000 millones de euros. Y menos aún el grupo de trabajo propuesto por ERC para desarrollar las condiciones para un nuevo referéndum ilegal. Ni siquiera le sirve que Jaume Giró, anterior hombre fuerte de la Caixa y ahora consejero de Economía a propuesta de JxCat, les haga la pelota sin reparos ni rubor.

La Coordinadora Abierta Parlamentaria de la formación cupera ha resuelto este sábado que mantiene la enmienda a la totalidad de los números autonómicos, lo que aboca al gobierno regional a echarse en brazos del PSC y de los comunes. Con estos últimos había emprendido contactos ERC a espaldas de JxCat, pero en relación al PSC, los dos principales partidos separatistas consideran a los socialistas catalanes unos auténticos apestados a los que hay que puentear para hablar directamente con el PSOE y el Gobierno.

El Govern ha quedado retratado durante los últimos días como un ejecutivo débil y manipulable del que la CUP se ha mofado sin recato alguno. A medida que aumentaban las concesiones lo hacía también la distancia entre la CUP y los dos partidos de gobierno. Los dirigentes del conglomerado radical acusan a ERC y JxCat de "consolidar el régimen del 78", de servir de muleta al Gobierno, de haber enterrado el proceso y de haber anestesiado a las organizaciones separatistas como la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium.

En un documento dirigido a sus militantes, los mandos de la CUP abogan por desestabilizar la legislatura y crear una plataforma para resucitar la tensión en las calles. De la negativa a apoyar las cuentas de la Generalidad y de dicho documento se infiere que los nueve diputados cuperos tratarán de tambalear el Govern y crear unas condiciones que podrían ser propicias al adelanto electoral.

A continuación