Detienen a la subdirectora de la cárcel de Villena por denuncia falsa y simulación de delito

El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, mostró su respaldo público y la definió como "una verdadera funcionaria".

LD | Agencias

La Guardia Civil ha detenido a la subdirectora de seguridad de la cárcel de Villena (Alicante) que denunció a principios de septiembre que varios encapuchados le habían golpeado a la salida de su casa y amenazado con que tuviera la "boca cerrada", según confirman a Europa Press fuentes del Instituto Armado.

La detención se ha realizado por los delitos de denuncia falsa y simulación del delito, según ha adelantado el diario Levante y confirman fuentes de la investigación.

Instituciones Penitenciarias ha anunciado que la destituirá "en las próximas horas". También han señalado que están a la espera de la comunicación oficial de la detención para adoptar medidas disciplinarias con la apertura de un expediente disciplinario a la subdirectora de seguridad. Dicho expediente es un trámite abierto en paralelo a la destitución del cargo.

La supuesta agresión de encapuchados se relacionó con la supervisión de la subdirectora en una investigación anterior en torno a la reducción que practicaron tres funcionarios a un preso con problemas de salud mental en este mismo centro penitenciario. La denuncia fue seguida de una concentración en apoyo a la subdirectora en la que participó el secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, también mostró su respaldo a esta trabajadora, a la que definió como "una verdadera funcionaria".

Los hechos dieron pie a una investigación judicial por las amenazas que supuestamente recibió esta alto cargo de la cárcel alicantina en su teléfono móvil a raíz de la revisión de las cámaras de seguridad por un incidente en una reducción a un preso el 16 de agosto, con la implicación de tres funcionarios de prisiones.

Como subdirectora de Seguridad era la persona que tenía la competencia en la custodia de estas imágenes, dentro de una investigación en la que declaró ante la inspección del centro penitenciario. Según su relato, los asaltantes encapuchados la golpearon y le exigieron que mantuviera "cerrada la boca".

A continuación