Ayuso no teme el juego sucio de Génova: "Sería gravísimo, pero no me intimida"

La presidenta afirmó que es "una persona leal, pero con criterio propio" y lanzó un aviso a Génova: "Mi carrera política empieza y termina en Madrid".

O. Moya

Con una ovación cerrada. Así fue recibida Isabel Díaz Ayuso en el plató de El Hormiguero. Acudió a ser entrevistada por Pablo Motos, donde no eludió ningún tema, en el día que ya había acaparado los focos junto al alcalde, José Luis Martínez Almeida, por la festividad de la Almudena.

Sobre la mesa, el asunto que monopoliza todos los titulares y que está desangrando al PP: la guerra que libra con la actual dirección, y en particular con su secretario general Teodoro García Egea, a cuenta del congreso donde se elegirá al próximo presidente de la formación en Madrid. Es la primera vez que alguien preguntaba directamente a la presidenta madrileña sobre algunas noticias que apuntan a que el aparato del partido habría ordenado buscar informaciones que la comprometan, lo equivalente a las cremas en el bolso de Cristina Cifuentes.

"Eso sería gravísimo, pero estoy convencida de que no es mi caso", contestó en forma de mensaje directo a Génova la líder popular. "Es verdad que a todos les pueden fabricar informaciones, pero estoy convencida de que no nos va pasar", añadió. Insistió Ayuso en que no le "intimida" porque no se lo puede permitir. "Si estuviera preocupada", con "estos miedos", no sería capaz de centrarse en su labor al frente de la Comunidad, que es lo que le importa y absorbe su tiempo.

La jefa del Ejecutivo regional recordó que los partidos de la oposición ya le llevaron a los tribunales por informaciones relativas a su familia. Pero "todo quedó inadmitido". Nunca han podido encontrar un trapo sucio con el que desactivarla. Sí se han orquestado campañas contra ella, cuando la llamaban loca o desquiciada, cuyo origen sitúa en el Palacio de la Moncloa, en el mismo gabinete de Pedro Sánchez con Iván Redondo a la cabeza. A pesar de todo ello, asegura que le compensa con creces ser la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Más allá de su mensaje de unidad, ilusión y de esperanza en que toda esta guerra civil terminará bien, que viene repitiendo desde hace días, Isabel Díaz Ayuso afirmó que, si bien es una "persona leal", tiene "criterio propio". No le gusta que la definan como verso libre, porque no cree que lo sea, ya que respeta a Pablo Casado, que no sólo es el presidente de su partido y amigo personal desde hace casi 20 años sino la persona que la designó como candidata a las elecciones autonómicas cuando era una desconocida para el gran público. Pero subrayó su libertad e independencia. "Soy una mujer libre, con criterio propio".

Preguntada dónde está el problema para el PP en que ella dirija el partido regional si el resto de presidentes de comunidades autónomas gobernadas por los populares, como es el caso de Galicia o Andalucía, también son a su vez presidentes del partido en sus territorios, Ayuso dijo desconocerlo, pero argumentó que por coherencia debería serlo. "Yo me tengo que responsabilizar de esa marca", dijo en referencia a las siglas. Ayuso no quiere esconderlas, sino lucirlas orgullosa. Y lanzó un mensaje para desactivar los miedos en Génova, donde muchos ven el verdadero origen de la disputa: "Mi carrera política empieza y termina en Madrid", o sea, según expresó, en su intención no está disputarle el puesto a Casado. "Si tuviera miedo (en referencia a Casado) no me habría puesto como candidata", reflexionó.

Es más, Ayuso manifestó que, tras la desescalada, puso su "cargo a disposición de los demás por tomar decisiones que ahora se ha demostrado que habrían sido nefastas. Si yo hubiera cedido a las presiones, hubiéramos cerrado Madrid y mucha gente se habría arruinado", explicó Ayuso, que reconoce que se ha sentido muy sola en los momentos más duros de la pandemia.

El bloqueo en WhatsApp a Egea

La presidenta madrileña, tirando de humor, abordó el famoso bloqueo al que tiene sometido al secretario general de su partido en WhatsApp, episodio éste que si hubiera sido por ella no habría visto la luz, según aseguró.

Isabel Díaz Ayuso explicó que tiene dos móviles, cuyos números tiene ya "toda España". El primero tiene unos 10 o 15 años y llegó un momento en que no paraba de recibir mensajes, de una media de tres por minuto, contó. Así que decidió hacerse con un segundo teléfono para abrir una comunicación directa con su gabinete y consejeros. "Y ahora todo el mundo también lo tiene". Visto lo visto, "cierro el paso en el segundo y paso al primero. Y de ahí viene todo. En el otro no está bloqueado" Teodoro García Egea, explicó. Y lanzó una petición: "Tengo dos teléfonos, no me escribáis a los dos".

A continuación