La sentencia del TC sobre el aborto se retrasará al menos un año más y recaerá en uno de los nuevos magistrados

Fuentes del TC consultadas por LD apuntan que la ponencia podría recaer en los nuevos magistrados de mayor edad Enrique Arnaldo o Ramón Sáez.

Miguel Ángel Pérez

La sentencia del Tribunal Constitucional sobre la Ley del aborto se retrasará al menos un año más y recaerá en uno de los cuatro nuevos magistrados del Alto Tribunal. El próximo jueves está previsto que el Congreso de los Diputados designe oficialmente a los 4 miembros del TC: Enrique Arnaldo y Concepción Espejel a propuesta del PP y Ramón Sáez e Inmaculada Montalbán a propuesta del PSOE.

La Ley del aborto que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero aprobó en 2010 fue recurrida ante el TC en junio de ese año por el PP y actualmente, su resolución acumula un retraso de 11 años. Tras cerrarse la renovación del Constitucional, abandonarán su cargo el actual presidente del Constitucional, Juan José González Rivas; la vicepresidenta, Encarnación Roca; y el magistrado Andrés Ollero, último ponente de la sentencia sobre el aborto, que proponía declararla inconstitucional.

Fuentes del Tribunal Constitucional consultadas por Libertad Digital apuntan que tras la renovación del Alto Tribunal "se deberá asignar la ponencia de la sentencia sobre la ley del aborto a un nuevo magistrado, que podría rechazar la sentencia redactada por Ollero y elaborar la suya propia. Si decide redactar una nueva sentencia, en el mejor de los casos podría tardar entre 7 y 8 meses en terminarla y posteriormente, el nuevo presidente del TC que sustituya a González Rivas debería decidir si la lleva al Pleno para deliberar".

De esta forma, la resolución de este recurso del PP alcanzará los 12 años de retraso y su tercer ponente. El magistrado conservador Ollero heredó la responsabilidad de resolver este recurso de su predecesora progresista Elisa Pérez Vera, que también había redactado ya su propuesta, pero en su caso, favorable a interrumpir la gestación de forma voluntaria en las primeras 14 semanas. Ni la ponencia de Pérez Vera, ni la de Ollero llegaron a debatirse jamás en un Pleno del TC porque los distintos presidentes del Alto Tribunal nunca lo decidieron.

Las mismas fuentes consultadas por LD afirman que tras la salida de Ollero, la ponencia sobre la Ley del aborto "podría recaer en uno de los nuevos magistrados entrantes de mayor edad". En este contexto, o el conservador Enrique Arnaldo o el progresista Ramón Sáez, que nacieron el mismo año y son dos años mayores que Espejel y Montalbán, podrían convertirse en los nuevos ponentes de la sentencia más antigua y polémica del Constitucional. Sáez Valcárcel nació en junio del 57 y Arnaldo en agosto de ese mismo año.

Actualmente, el mejor posicionado para ser sustituto de González Rivas en la presidencia es el magistrado conservador Pedro González Trevijano. No obstante, su presidencia apenas se extendería hasta junio de 2022, ya que vence su mandato como magistrado. Por tanto, durante la presidencia de González Trevijano la nueva sentencia sobre el aborto podría no estar concluida para debatirse en el Pleno.

Recordamos que el pasado mes de junio, un grupo de 20 diputados y exdiputados de entre los que recurrieron ante el Constitucional la Ley del aborto, presentaban una demanda ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo (TEDH) contra el TC por "retrasar injustificadamente" su pronunciamiento sobre dicho recurso. Según dichos exdiputados, el TC está "violando" lo previsto en el artículo 6 del Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH) que garantiza "el derecho a un proceso sin dilaciones indebidas".

El presidente Rivas no ha querido debatir la ponencia de Ollero

Tal y como publicó este diario, el todavía presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, desde que llegó al cargo en marzo de 2017 no ordenó llevar al Pleno el borrador del magistrado Andrés Ollero, provocando la indignación de muchos de los magistrados.

Fuentes del TC consultadas por LD sospechaban que "las creencias religiosas del presidente estaban frenando cualquier tipo de avance en la resolución de este recurso de inconstitucionalidad". "No quiere pasar a la historia como el presidente del Constitucional bajo cuyo mandato se resolvió el recurso sobre esta polémica Ley, a pesar de que él mismo fuera a votar en contra de la misma", añadían. Cuando se presentó el recurso, la presidenta del TC era María Emilia Casas. Posteriormente, Pascual Sala heredaba la presidencia y daba el testigo a Francisco Pérez de los Cobos, hasta la llegada de González Rivas años después.

A continuación