Play

Pedro Sánchez presume del empleo público, menosprecia la inflación y evita hablar de la tensión en su gobierno

El presidente del Gobierno asegura que se está tratando de reconstruir un consenso que se rompió con la contrarreforma de Mariano Rajoy en 2012

LD / Agencias

En Roma, donde el presidente del Gobierno participa este domingo en un panel de la cumbre del G20 sobre el papel de las empresas privadas en la transición energética hacia fuentes renovables, Pedro Sánchez no ha querido entrar a valorar las tensiones que han sacudido su Gobierno la última semana.

Tensiones a cuenta de una reforma laboral que ha abierto una brecha entre la parte socialista del Ejecutivo, que se resiste a hablar de derogar y aboga sin embargo por llevar a cabo cambios equilibrados de la norma, y la parte de Unidas Podemos, que directamente quiere acabar con la reforma del PP.

El líder del Ejecutivo se ha limitado a señalar en una entrevista que publica este domingo La Repubblica que, con la reforma que está preparando el Gobierno, "se está tratando de reconstruir un consenso que se rompió con la contrarreforma de Rajoy en 2012". "Tenemos que alinear la educación y la formación de los jóvenes y trabajadores hacia nuevas formas de empleo con normas sobre el trabajo que miren al futuro", ha añadido Sánchez, consciente de que tampoco ahora hay consenso entre los agentes sociales, no al menos de momento, para llevar a cabo su propia reforma.

Al margen de ello, Sánchez sí que ha querido subrayar los datos arrojados por la última Encuesta de Población Activa conocidos esta misma semana para apuntarse un tanto. Apoyado en ellos Sánchez ha reiterado que en España se han recuperado "los niveles de ocupación precedentes a la pandemia" obviando decir que para ello se ha dado un importante impulso al empleo público en el tercer trimestre del año. Concretamente de los 359.300 nuevos ocupados, 44.500 son empleados públicos que ahora ocupan puestos de empleo que no derivan de la mejora de la actividad económica como ocurre con los privados y además incrementan el gasto.

Sobre las tensiones inflacionistas que han golpeado a las bolsas europeas Pedro Sánchez ha señalado que "la inflación tiene algunos elementos estructurales, pero tiene que ver con la coyuntura, y debería tener un horizonte limitado". Sin embargo, el presidente no ha puesto fecha a ese horizonte mientras también esta semana hemos conocido que el IPC se ha disparado por encima del 5% en octubre, alcanzando así su tasa más alta en 29 años por la escalada del precio de la electricidad según el Instituto Nacional de Estadística.

Frente a los datos adversos Sánchez defiende en esta entrevista que la pandemia provocó "la paralización de la economía, con una caída sin precedentes del PIB" y que "esto también se ha traducido en ahorros forzosos por parte de los ciudadanos. "De ahí el actual repunte de la economía", dice el presidente, aunque los datos de contabilidad nacional han puesto de relieve por contra la caída del consumo en el tercer trimestre del año en el que confiaba su Gobierno como apuntaba en septiembre la vicepresidenta Calviño. Caída del consumo que pone entredicho las previsiones de crecimiento que el Gobierno de momento se niega a rebajar como han hecho ya diferentes organismos entre ellos el FMI o la Airef.

Sobre el futuro el líder del Ejecutivo asegura en La Repubblica que "el programa Next Generation EU crea un horizonte de grandes inversiones que nos conducirán a un crecimiento muy sólido en los próximos años".

A continuación