El partido de Puigdemont apoya que se hagan "chistes" sexuales sobre la princesa Leonor en TV3

Los diputados de JxCat salen en defensa de los "humoristas" que pidieron que le practicaran sexo oral la Reina y su hija Leonor.

Pablo Planas (Barcelona)

El gobierno de la Generalidad tiene un problema. Mientras ERC mira para otro lado en la escandalera por el programa BricoHéroes que incluía un fragmento en el que un individuo "bromeaba" con que la reina Letizia y una de sus hijas, la princesa Leonor, le hiciera una felación, Junts per Catalunya (JxCat) ciñe el caso a un ejercicio de libertad de expresión en contra de la Corona y critica a TV3 por no haberlo emitido.

El director de TV3, Vicent Sanchís, decidió no emitir el fragmento al considerar que no era de recibo realizar chistes sexuales con dos mujeres como víctimas y menos aún cuando una de ellas es una menor, "se llamen Letizia y Leonor o Rosario". Según Sanchís, la "broma" constituía un ejemplo de "humor machista retrógrado e intolerable". Además, el máximo directivo de la televisión autonómica ha acusado a Lluís Jotglar, alías Peyu, de mentir.

Este individuo es el protagonista junto a Jair Domínguez del polémico programa en el que se ha gritado "¡puta España!" y se ha incitado a la violencia contra la Guardia Civil. El pasado domingo, tras no emitirse el fragmento, subió a Twitter el episodio, pero de manera incompleta, sin el final, que incluía la "broma" sobre una felación de la princesa Leonor.

JxCat entró al trapo inmediatamente y acusó a TV3 de "censura". El diputado Francesc de Dalmases o los indultados Josep Rull y Jordi Turull defienden el "gag" y consideran, por tanto, que en la televisión pública catalana deben tener cabida muestras de "humor" relativas a que mujeres y menores "se la chupen" a uno de los "humoristas" de cámara del independentismo, Lluís Jotglar.

Rius y la portavoz del 'Govern'

El director del digital e-notícies, Xavier Rius, ha sacado a colación el tema en la rueda de prensa posterior al consejo ejecutivo de la Generalidad, lo que ha soliviantado a la portavoz del Govern, Patrícia Plaja. "¿Usted se imagina que yo le dijera ahora que lo que me gustaría es que me la chupara o que me la chupara una menor?", ha dicho Rius, quien acto seguido ha reconducido la pregunta en estos términos: "¿Ustedes han hablado de la degradación de los medios públicos en Cataluña? ¿Cómo se puede llegar a este extremo? ¿Usted se imagina que la bromita la hubiera hecho un españolista, un unionista o un constitucionalista sobre alguna otra persona del otro lado?".

Plaja, muy molesta, se ha quejado de que la pregunta, tal como la había formulado el periodista, no tenía cabida en una rueda de prensa porque le parecía una "falta de respeto" y ha añadido que consideraba que "al Govern no le corresponde juzgar los contenidos de TV3 ni valorar los límites del humor". "Como Govern, lo que sí que nos planteamos es el modelo de televisión pública que necesitamos y es un modelo de medios públicos que amparen la libertad de expresión, pero que también las haga compatibles con la lucha contra el machismo y otras manifestaciones que denigren a colectivos", ha abundado la portavoz.

El Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) ha anunciado que entrará de oficio a debatir el asunto, pero no sería la primera vez que este organismo censor ampara los exabruptos separatistas contra los ciudadanos no nacionalistas, contra las instituciones del Estado y contra el resto de los españoles.

Por su parte, Peyu y su colega Domínguez han llegado a comparar sus programas con el humor que se practica en la BBC sobre la familia real británica.

A continuación