La empresa pública de autobuses de Barcelona veta una campaña publicitaria sobre el 12-O

La entidad "Cataluña Suma" denuncia la negativa de Transportes Metropolitanos de Barcelona a lucir carteles de la Fiesta Nacional.

Pablo Planas (Barcelona)

Propaganda separatista, sí; publicidad del 12 de Octubre, no. Esa es la consigna en la empresa pública Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), que se ha negado a que los autobuses municipales de la capital catalana y las localidades del entorno luzcan unos carteles en los que se convocan diversos actos culturales y festivos alusivos a la Fiesta Nacional.

Así lo ha denunciado en el digital "El catalán" Javier Megino, presidente de "Cataluña Suma", la entidad que pretendía dar publicidad a los actos que organiza para el día de la Fiesta Nacional en Barcelona. TMB, dirigida por la edil socialista Laia Bonet, denegaba la inserción de la campaña en los vehículos de su titularidad porque no acepta "mensajes ideológicos o sobre creencias individuales, incluidos en campañas que busquen la provocación, difamación o puedan generar debate social y eco mediática, promovidos por cualquier persona, grupo o entidad", según reza un punto de sus estatutos alusivos a la publicidad en los autobuses.

El presidente de "Cataluña Suma" mostró su perplejidad ante la excusa de TMB, toda vez que viene a considerar la celebración del 12 de Octubre como una "provocación" y un mensaje "ideológico y sobre creencias individuales".

Sin embargo, la aplicación de ese criterio no afecta a las entidades separatistas. Por ejemplo, TMB sí que admitió una campaña de Òmnium Cultural en febrero de 2020 en el que se pedía la amnistía de los golpistas. Los autobuses municipales también se han utilizado para campañas de la Assemblea Nacional Catalana.

A continuación