Alarma ante la podemización del PSOE: "El chico se ha comido al grande"

Sánchez se lanza como loco a comprar votos con el dinero de todos.

Pilar Díez

El Mundo

"Las comunidades del PP liberarán suelo y bajarán impuestos del alquiler". "Sánchez promete a los jóvenes 400 euros para ocio y videojuegos". Al cumplir los 18 años y puedan votar, es decir, que Sánchez compra con 400 pavitos que pagaremos usted y yo la papeleta para el PSOE.

Denuncia el editorial el robo de Sánchez a los españoles para comprar votos. "A juzgar por la escalada de anuncios demagógicos que está protagonizando Sánchez, se diría que las urnas se hallan más cerca de lo que dice el calendario. La coalición Frankenstein necesita movilizar hasta el último voto para ser reeditada, si es preciso comprándolo con cargo a la deuda, y se ha fijado en los jóvenes, a los que en dos días ha prometido una ayuda al alquiler de 250 euros y ayer un bono cultural que recibirán al pasar de los 17 a los 18 años. O sea, justo cuando puedan votar". Así de descarado oiga, es que ni se molesta en disimular.

Dice Rafa Latorre que la ley del alquiler "solo viene a ocuparse de la ansiedad de un inquilino, el de la Moncloa, cuya estadía los españoles aún seguirán pagando carísima muchos años después de que decidan desahuciarlo". Eso sí, "día y medio después de que Unidas Podemos presumiera de que había llegado el momento de la feliz profanación del derecho a la propiedad, no había un sólo burócrata que supiera explicar ni lo más elemental del proyecto". Es que no tiene ni pies ni cabeza, es inaplicable.

Javier Redondo siguen creyendo que hay alguna diferencia entre Sánchez y Podemos. "Gana Podemos con la ley de precio máximo, el señalamiento de grandes fortunas y pisos vacíos y el regreso a la España de la cartilla, que ahora se llama bono". Podemos y Sánchez son lo mismo, aquí no gana nadie, todas sus supuestas trifulcas son puro teatro.

Raúl del Pozo defiende al Gobierno y ataca al PP. "Ese partido está furioso ante la Ley de Vivienda que define como un ataque a la propiedad privada; le parece monstruoso el bono de 250 euros". "El PP puede haber perdido muchos miles de votos de los jóvenes que no se van de casa hasta los 50 años porque no tienen donde ensabanarse". Ni lo tendrán Raúl, el problema está en los bajos salarios.

"Lo que ha propuesto el Gobierno no es una parida intervencionista de comunismo bolivariano", dice. "En las recesiones y catástrofes, los gobiernos tienen que endeudarse con créditos baratos y abundantes para auxiliar a los desesperados". Raúl, baja del guindo. Sánchez no piensa en los desesperados, piensa en seguir en Moncloa.

David Jiménez Torres habla de Yolanda Díaz, la política de moda. "A estas alturas interesa saber si existen razones de programa, y no solo de conveniencia, que separen a los socialistas de su socio de Gobierno". "Cuando toca pactar algo de lo que depende su continuidad en el poder, Sánchez cede en aspectos importantes para el perfil propio del PSOE". ¿Qué perfil, David, qué PSOE? "El PSOE ha asumido, también, otros aspectos del discurso de Podemos como la crítica constante al poder judicial, la presunta plurinacionalidad de España y la rectificación de la respuesta que se dio en 2017 a la crisis catalana". Sánchez no cede, sencillamente ha convertido al PSOE en Podemos.

"El argumento de que los socialistas están dando a Podemos el abrazo del oso se deshace ante la proyección que cobra la plataforma de la vicepresidenta Díaz. ¿Vuelve el PSOE? No: viene Yolanda". Iglesias con bucles rubios.

El País

"La Fiscalía renuncia a la querella contra Juan Carlos I". La lata que da el emérito. "El Gobierno restringirá el bono joven del alquiler para limitar el impacto en las cuentas públicas". Al final pasará como con la renta mínima, que nadie podrá acceder. Al tiempo.

Ni El País se cree que la ley del alquiler llegue a nada. Dice el editorial que "el paquete anunciado conjuga medidas populares, como el bono para el alquiler, con instrumentos de más calado, como los incentivos para sacar viviendas vacías al mercado y para aumentar el parque de vivienda social. Hay que subrayar el acuerdo político alcanzado, aunque en el debe cabe destacar que falta hoy concreción en las principales propuestas". Vamos, que es puro humo para ingenuos.

"En el acuerdo hay algunos elementos cuestionables, como la previsión de rebajas de los alquileres de los denominados grandes propietarios, pero no por tratarse de un ataque a la propiedad privada, sino porque sus efectos serán más simbólicos que reales". Afectará fundamentalmente a Wyoming.

"Menos discutible es la utilización de instrumentos fiscales, como la desgravación". O sea, la política de Ayuso.

El radical Josep Ramoneda dice que "el escenario político ha quedado remodelado en menos de una semana. Si el domingo el PP enseñaba todas sus cartas asumiendo sin recato a Vox como aliado, instalándose de lleno en esta mezcla de neoliberalismo económico y autoritarismo en materia de derechos y libertades, que ha caracterizado la radicalización de las derechas europeas en la última década, ahora el PSOE asume sin complejos la coalición de izquierdas, en lo que podríamos identificar como un cierto regreso a la tradición socialdemócrata, consolidando la apertura a las diversas sensibilidades que se sitúan a su izquierda". Vamos, que el PSOE asume sin recato el radicalismo y el comunismo.

ABC

La última chorrada podemita. "Podemos impone el imperio de los animales". Que obligará a hacer un cursillo para tener mascota. Se ve que los ministros podemitas se aburren mucho. A ver si sirve al menos para que los dueños no nos llenen las calles de cacas perrunas.

Editorializa sobre la compra de votos que ha emprendido Sánchez con nuestros salarios. "La juventud está empezando a dar la espalda a la izquierda, como lo hace el decepcionado mundo de la cultura, y se hace necesario improvisar medidas de voto cautivo. De compra de votos debidamente maquillada, en definitiva, como ocurrió antaño con el PER en Andalucía. Lo de Sánchez empieza a ser caciquismo en busca de pucherazos propios con dinero ajeno". ¿Maquillada? Pero si ha dicho claramente que pagará a los que cumplan la edad de votar. Sánchez está tan nervioso que ya ni se molesta en maquillar.

Yolanda Gómez Rojo recuerda a Zapatero y sus cheques y la ruina de España. "El Gobierno de Pedro Sánchez copia las peores prácticas del zapaterismo, tira de la chequera de todos los contribuyentes para atraerse el voto joven. La diferencia es que cuando en 2007 y 2008 el Gobierno socialista aprobó estas medidas, las cuentas públicas estaban equilibradas y la deuda no llegaba al 40% del PIB. Hoy el déficit ronda el 8% del PIB y la deuda supera el 120%. No parece el mejor momento para aprobar derroches, por mucho que el Gobierno sueñe con el maná europeo". Si va a suponer el fin de Sánchez, como lo fue de Zapatero, habrá que pagar el precio.

Ignacio Camacho coincide en la podemización del PSOE. "La podemización del Ejecutivo se ha convertido en una de las principales características del sanchismo. El presidente ha borrado las fronteras entre las dos fuerzas a base de asumir mediante continuas entregas las reclamaciones populistas de la extrema izquierda. Y la realidad es que en este momento el PP se parece mucho menos a Vox que el PSOE a Podemos". Siempre ha sido así, Ignacio. El PP trata a palos a Vox mientras que el PSOE siempre ha mimado con esmero a sus socios Podemos, ERC y Bildu. Si hasta apoyan los homenajes a los asesinos.

La Razón

"Moncloa ve inadecuado el regreso del Rey emérito". Pobre Felipe, los dolores de cabeza que le está dando su padre. "El Gobierno, sin índice de precios para limitar los alquileres ni metodología para calcularlo". Una ley vacía, dice el editorial. "Sin duda, alguna contrapartida había que entregar a los socios de Unidas Podemos que pudieran presentar a su parroquia para justificar el apoyo a unas cuentas públicas que muy poco tienen de revolucionarias, por más que tiren de la barra libre de gasto y de mayor imposición fiscal, pero es una lástima el tiempo perdido en una ley fallida, mientras no se aborda de una vez por todas la verdadera reforma de las leyes de suelo restrictivas, en manos de las comunidades autónomas, y de la sobrecarga de burocracia y normas de todo tipo que lastran el mercado inmobiliario". Es que para eso hay que pensar.

José María Marco también se ha fijado en la podemización del PSOE. "Se suele decir que en las coaliciones de gobierno el grande se come al chico. No siempre ocurre así, como se ha demostrado en Alemania, y en nuestro país, aunque el desplome de UP resulte llamativo, no lo es menos que el PSOE hace suyas más y más premisas y propuestas procedentes de su izquierda. No sabemos hasta dónde llegará esta deriva en la que el grande, más que comerse, se mimetiza con el chico". Así que saben los socialistas moderados que queden por ahí. Si votan a su antiguo partido estarán votando a Podemos. Lo mismo va siendo hora de asumir la realidad. El PSOE ya no existe.

A continuación