Detenido un concejal del PSC por robar 145.000 euros y asaltar a un taxista a punta de pistola

Eduard Beltran, edil de una pequeña localidad barcelonesa, era investigado por estafa y por haber simulado ser guardia civil.

Pablo Planas (Barcelona)

La Guardia Urbana de Barcelona detuvo este lunes en la capital catalana a un sujeto que había asaltado a un taxista a punta de pistola y le había robado 11.000 euros. Venía de cometer otro robo de muchas más envergadura. Había sustraído 145.000 euros y tres teléfonos móviles a dos personas a las que había engañado con el señuelo de un negocio de criptomonedas.

Tal sujeto no es ni más ni menos que un concejal del PSC de la localidad barcelonesa de Cànoves i Samalús, de no más de cuatro mil habitantes. Se trata de Eduard Beltran y antes de su última fechoría estaba siendo investigado por pequeñas estafas y por haberse hecho pasar por agente de la Guardia Civil.

Bertran había quedado el pasado lunes con dos individuos a los que prometió un suculento negocio de compraventa de criptomonedas. Nada más personarse en el lugar de la cita, el muelle de Gregal del Puerto de Barcelona, el concejal sacó una pistola y dijo ser un guardia civil de una supuesta unidad de vigilancia del criptomercado. Tras robarles el dinero, los 145.000 euros, y tres móviles de última generación a los dos incautos, Beltran asaltó a un taxista a punta de pistola y le sustrajo el vehículo y 11.000 euros. Pero nada más robar el taxi, lo estampó contra el muro de un aparcamiento, razón por la que emprendió la huida a pie.

Localizado por uno de los móviles

Con lo que no contaba el concejal delincuente era con que la Guardia Urbana le seguía la pista gracias al dispositivo de geolocalización de uno de los móviles robados. Al poco, dieron con él en los alrededores del campo de fútbol del Martinenc, en el distrito de Horta-Guinardó.

Los agentes que le detuvieron no salían de su asombro con el botín que lleva encima el tipo. Además de los once mil euros del taxista y los 145.000 de los negociantes en criptomoneda, Bertran portaba otros 145.000 euros falsos y una pistola Beretta con quince balas.

Beltran ha sido puesto en libertad tras prestar declaración. Se le ha retirado el pasaporte para que no pueda abandonar el país. Además de representar al PSC, el hombre se dedica a negocios inmobiliarios y dispone de permiso de armas. El partido le ha suspendido de militancia y, como es habitual en estos casos, en el Ayuntamiento de Cànoves i Samalús, no salen de su asombro, puesto que Beltran parecía un concejal de lo más "normal".

A continuación