PP, Vox y Cs se quedan solos defendiendo a la Guardia Civil de la última opa hostil de Mossos y Ertzaintza

La policía vasca y catalana intentan entrar en las competencias marítimas del Instituto Armado. El PSOE dice que es solo para "auxilio mutuo".

J. Arias Borque

La vulnerabilidad del Gobierno de Pedro Sánchez, que depende para muchas votaciones de los partidos políticos nacionalistas, se ha visto reflejada una vez más este lunes en la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados. La damnificada ha sido la Guardia Civil, que solo ha tenido el apoyo de los tres partidos de la derecha para defender sus competencias ante el ímpetu expansionista de las policías autonómicas.

Solo PP, Vox –de quien partía la proposición no de ley– y Ciudadanos se mostraron partidarios de evitar que los Mossos d´Esquadra y la Ertzaintza comiencen a asumir algunas competencias en materia de espacios marítimos. Ambas policías han formado equipos en los últimos meses y han comprado embarcaciones para realizar patrullas tanto en aguas interiores como exteriores del territorio nacional.

El grueso de la formación de estos equipos será realizada por la Dirección General de la Marina Mercante, organismo dependiente del Ministerio de Transportes, que también correrá con todos los gastos económicos de la misma. El BOE publicó el acuerdo para formar a los Mossos y a los bomberos catalanes a mediados de junio de este año, y uno similar con la policía vasca en la segunda semana de agosto.

La competencia de control marítimo en aguas exteriores e interiores es competencia exclusiva de la Guardia Civil. Así se recoge en la Ley de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Y así lo ratificó en 2019 un dictamen de la Comisión Nacional de Policía Judicial, el órgano de coordinación que incluye a los ministerios de Interior y Justicia, a la Fiscalía, al Consejo General del Poder Judicial y a las consejerías de Interior de Cataluña y el País Vasco.

PP, Vox y Ciudadanos han encuadrado la decisión del Gobierno de permitir estas opas hostiles a las competencias de la Guardia Civil dentro de la "extrema debilidad" en la que se encuentra, debido a su dependencia de los partidos nacionalistas para conseguir una mayoría firme para sacar sus leyes adelante en el Congreso de los Diputados, así como a la proximidad de la negociación para aprobar los próximos presupuestos generales.

El portavoz socialista ha rizado el rizo en su explicación. Según ha dicho, el temor de Vox y el resto de partidos de centro-derecha "no se ajusta a la realidad porque no hay ninguna ley orgánica en la que se estén transfiriendo estas competencias como exige la Constitución", al tiempo que ha explicado que la formación y compra de material de Mossos y Ertzaintza es para "auxilio mutuo entre fuerzas de seguridad".

A continuación