Los separatistas y Podemos planean que el español deje de ser la lengua preferente en el Congreso

Tras la aprobación de una resolución para que las lenguas cooficiales sean usadas sin límite en el Senado, el objetivo es ahora el Congreso.

LD/Agencias

El Senado dio este miércoles un primer paso para que las lenguas cooficiales tengan exactamente la misma consideración que el español y puedan ser usadas en toda la actividad parlamentaria. Hasta ahora, su uso se limitaba al debate de mociones en el pleno.

La iniciativa, que cuenta con el respaldo del PSOE, fue muy criticada por la oposición y tachada de "disparate". También se recordó el coste en traductores, 950.000 euros según el PdCat y que para el PP podría llegar a triplicarse.

Tras este primer triunfo, los separatistas proyectan ahora llevar la iniciativa al Congreso y para ello contarían con el apoyo de Unidas Podemos, según han confirmado fuentes del partido a Efe.

Propuesta del separatismo

Por el momento, JxCAT y el PDeCAT han optado por presentar una propuesta conjunta en la Cámara Baja con los otros partidos separatistas catalanes (ERC y CUP) además de con el PNV, EH Bildu y el BNG y plantean poder registrarla en próximas fechas.

El portavoz del PDeCAT en el Congreso, Ferrán Bel, ha señalado en los pasillos del Congreso que en el año 2000, con la expresidenta madrileña del PP Esperanza Aguirre como presidenta del Senado, ya se promovió esta iniciativa y ha pedido a los populares que de presentarse en el Congreso la apoyen por "coherencia".

Pinganillos y traductores

"Si el Estado español es plurinacional y tiene diferentes lenguas cooficiales, lo normal es que en el Congreso podamos utilizarlas... Es normal que las diferentes naciones del Estado podamos expresarnos en nuestro idioma en las instituciones", ha recalcado el diputado del PDeCAT tras señalar que la lengua catalana está actualmente en una situación de "retroceso" y "debemos hacer posible que se normalice".

Bel también considera un argumento "muy pobre" el que señalan algunos partidos sobre el elevado coste que supone la traducción de las diferentes lenguas y ha puntualizado que en los organismos internacionales es habitual la existencia de traductores.

Desde Vox, el portavoz del grupo parlamentario, Iván Espinosa de los Monteros, ha señalado que el español debe ser "la lengua oficial en las instituciones públicas como el Congreso y el Senado que representan al conjunto de los españoles" porque, aunque las cooficiales "son muy respetables", es el español el "vehículo común en el que nos entendemos todos".

No es la primera vez que Podemos y separatistas se unen en contra del español. En marzo, intentaron que saliera adelante una proposición no de ley para imponer el uso de las lenguas cooficiales a todos los niveles, desde el Congreso hasta el conjunto de las administraciones y RTVE.

A continuación