'El Mundo' denuncia la "abyecta campaña con insidias, bulos y ataques a esRadio"

Acoso al español, plantón del gobierno al Congreso, el volcán de la Palma y Vox acaparan la actualidad del día.

Pilar Díez

El Mundo

"La Generalitat hará listas negras de los profesores universitarios que usen el castellano en sus clases". La noticia es que aún haya profesores en Cataluña que den clases en español.

El Mundo denuncia la campaña de acoso de los antivacunas contra Libertad Digital y esRadio en un editorial. "Pese al éxito de país que suponen las altas tasas de vacunación logradas, España no es por desgracia ajena al influjo del movimiento antivacunas, que parece aglutinar a los reaccionarios de todos los países". Sí, zumbados hay en todas partes.

"Ningún ciudadano en uso de su razón puede negar el hito científico que ha supuesto el hallazgo de varias vacunas de indudable eficacia en un tiempo récord. El número de muertos dejados por la pandemia en todo el planeta ya es insoportable, pero pensemos en cuántos millones más estaríamos añadiendo a esa negra cifra de no ser por la inoculación masiva de unas dosis de las que solo cabe lamentar la demora o la escasez". Eso a los antivacunas les da lo mismo, el caso es hacer ruido.

"Vox, tercer partido de España, no ha caído en el negacionismo grosero de otras formaciones con las que se le compara, pero tampoco ha querido desmarcarse con claridad de los antivacunas por temor a perder su apoyo electoral. En una entrevista concedida a Federico Jiménez Losantos, columnista histórico de EL MUNDO y presidente de esRadio, Santiago Abascal no quiso aclarar el simple hecho de haberse vacunado y se entregó a irresponsables equilibrismos con tal de no cumplir con su obligación en esto: recomendar a todos los españoles que se vacunen cuanto antes. Al poco, una abyecta campaña digital de insidias, bulos y ataques ad hominem empezó a cebarse con los profesionales de esRadio. La defensa de la razón médica era tomada como una traición por la secta negacionista".

"Una porción de las bases de Vox pretende imponer a los cuadros sus dogmas más retrógrados. Desmarcarse con rotundidad de esa fanática voluntad de tutela honraría a Abascal e higienizaría la democracia". Abascal parece haber perdido el control de su partido, colonizado por fanáticos.

Rafa Latorre dice que "que el líder de un partido eluda responder si se ha vacunado o no es una decisión tan política como la del que publica una selfie con la jeringa en el brazo. Santiago Abascal se escondió tras la confidencialidad del historial clínico cuando se lo preguntaron en esRadio". Qué valiente, Abascal.

"En lo que se refiere a la vacunación, el líder de Vox se declara neutral. Esto ya es noticioso de por sí, habida cuenta de la gallardía con la que la formación suele atacar las indefiniciones del centrismo. Entre el virus y los anticuerpos, el de Vox prefiere no decantarse públicamente", no vaya a ser que los fanáticos se le revuelvan.

"El que Federico le recordara a Abascal que como representante tiene una responsabilidad con la salud pública levantó una de esas desagradables razias digitales. Proliferan los que le auguran que perderá oyentes por su obstinación en recordar que las vacunas salvan vidas". Pues nada, que se vayan a la SER, que ahí les tratan estupendamente. Latorre "apostaría" sus "apreciados anticuerpos a que Abascal sí se ha vacunado". Quien calla otorga.

El País

"El lento avance de la lava al mar aumenta su poder destructivo". Cómo debe estar disfrutando Reyes Maroto desde el sofá de su casa. Javier Casqueiro arremete contra Vox por la tontada de llamar bruja a una diputada del PSOE, como si fuera lo más grave que ha ocurrido en el Congreso. "Vox eleva su combate cuerpo a cuerpo contra todos". Bueno, en lo de contra todos tiene un poco de razón.

"El inusual incidente pudo parecer casual, improvisado al calor de un sensible debate sobre una reforma legal para castigar a los hostigadores de las clínicas donde se realizan abortos, pero no lo fue, según constatan sobre el creciente comportamiento agresivo de Vox ministros y diputados de todos los demás partidos". Gente de fiar.

Berna González Harbour, una de las insultadoras habituales de Ayuso, se nos pone a hablar de brujas, hogueras e inquisición. "No es esa una palabra con la que se insulte a un hombre, sino el regreso a un término dedicado a las mujeres que se salían tanto del camino establecido que podían acabar en la hoguera crepitante. La historia de España está llena. Bruja es hechicera, falsa, persona con poderes mágicos obtenidos del diablo, es la malvada de los cuentos, la mujer de aspecto repulsivo y capaz de volar en una escoba, según diversas acepciones encontradas en la RAE". Berna, mujer, también hay brujas buenas y graciosas. Para Berna, "una nueva inquisición intenta abrirse paso de la mano de Vox". La nueva inquisición ya vino de la mano de Podemos. Y forma parte de la línea editorial de El País.

Luz Sánchez Mellado, otra que tal baila, censura "la airada reacción" de Macarena Olona, "acusando a la prensa de no arroparla cuando a ella la llamaron fascista en el mismo sitio. No, señora Olona. Llamar bruja a una mujer en el Congreso no es igual que llamarla fascista, siendo ello censurable si no es cierto, y siendo quien sea quien suelte el esputo y lo reciba". Si uno de Vox llama bruja a una socialista hay que rasgarse las vestiduras, si a una de Vox la llaman fascista o nazi es porque se lo ha buscado. Y por cierto, cuenta Pedro de Tena en LD que "un diputado del PSOE llamó "bruja" a Ángela Mulas, diputada de Vox en el Parlamento andaluz". Espero las airadas reacciones contra el diputado socialista y apoyos a la diputada de Vox en los editoriales y columnas de mañana en El País.

ABC

"El PSOE se suma a la ofensiva contra el castellano en el Senado". "La aplicación del plurilingüismo en el Senado es un peldaño más en la escalera que lleva a su extensión a todas las instituciones del Estado", dice el editorial. "Que el PSOE se sume a esta estrategia de división social es dramático, aunque no es una novedad. La diversidad de lenguas es, por supuesto, un patrimonio social y cultural —también un castigo divino, como en Babel—, y puede serlo también político si no se emplea como un factor de ruptura ciudadana. Y esto es lo que está pasando allí donde la lengua cooficial abona el discurso del nacionalismo y de la separación del tronco común que une a los españoles". Al margen de la ridiculez de los traductores.

Alberto García Reyes también habla de brujas. "El insulto es el refugio de los yermos. Es una demostración de simplismo mental, un sonajero de bebé". El diputado de Vox "sólo demostró con su invectiva que no sabe hablar y que, al tratarse de un parlamentario, es esencialmente una contradicción de sí mismo". Pero de lo que aquí se trata es de "la radicalización parlamentaria, que oscila entre el rufianismo camisetero y el duelo de improperios de los ultras de ambos lados". Que los hay, aunque algunos solo lo ven a su derecha.

La Razón

"Moncloa descarga en Laya el caso Ghali: 'Fue quien tomó la decisión'". El periódico trata de poner orden en el PP con una entrevista a Almeida —"El tándem Ayuso-Almeida funciona en plena sintonía"—, dice el alcalde, y un artículo de Ayuso sobre la "verdadera movida madrileña".

El editorial zurra la badana al Gobierno por plantar al Congreso. "La sesión de control de ayer en el Congreso fue la expresión reiterada de una contumaz desconexión del gabinete de coalición con la democracia. Solo seis de los veintidós ministros se sometieron a las preguntas de la oposición en un pleno que acercó el parlamentarismo a una caricatura. No hubo explicación ni disculpa ni un mínimo gesto del respeto como el que faltaron todos los responsables ministeriales que escaparon de su responsabilidad con excusas varias". "El empeño en desactivar las cámaras es muy grave, pues representa la voluntad de mandar de espaldas al pueblo, sin el pueblo y por lo que se ve contra el pueblo. Pero no se equivoque el presidente, degradar la democracia no garantiza el poder indefinido".

Belén Bajo denuncia el acoso que sufre el periodismo por parte de las fuerzas políticas. "Sin una prensa libre e independiente no hay democracia y los que no quieren ni creen en la democracia, están en contra de la libertad de prensa. Cuando ves cómo los líderes de Podemos, un partido político que cogobierna el país junto al Partido Socialista, desprecian el derecho de información, amordazan, censuran a medios y periodistas, llegando a decir que hay que naturalizar que los que ejercen de informadores estén sometidos a la crítica y a los insultos, ¿qué democracia es esta que permite que estos hechos ocurran?". Ya ves, Belén, y lo malo es que el virus de la persecución a los medios es muy contagioso y no tiene vacuna.

A continuación