Buscan a un menor discapacitado del que su madre dice que lo mató y tiró a un contenedor

La Policía trata de averiguar si la madre dijo la verdad cuando fue encontrada en una estación de servicio de Segovia.

LD/Agencias

La Policía Nacional trata de averiguar el recorrido que hizo la mujer que el pasado domingo sustrajo a su hijo con discapacidad de 15 años en Morón de la Frontera (Sevilla) y que, tras ser localizada en Segovia, dijo que lo había asesinado y había arrojado su cuerpo a un contenedor de Madrid.

Fuentes de la investigación han indicado a Efe que será clave descubrir el recorrido que hizo la madre junto al menor, algo que podría conocerse indagando en la geolocalización en el dispositivo móvil que la mujer llevaba.

En la investigación participan agentes de Sevilla, de Talavera de la Reina (donde la mujer pasó la noche del domingo) y de Madrid, quienes, en colaboración con la Guardia Civil, han realizado gestiones para comprobar la veracidad de las declaraciones de la mujer, que se encuentra ingresada en un centro psiquiátrico de la provincia de Segovia. También están tomando declaración a varios testigos.

El joven desaparecido, Antonio David Barroso Díaz, sufre discapacidad sensorial y fue visto por última vez junto a su madre la noche del pasado domingo 12 en un hotel de Talavera de la Reina (Toledo), del que se marcharon antes de las 7:00 horas, sin que aún hubiese llegado el recepcionista.

Según la denuncia del padre, a la que ha tenido acceso EFE, la madre del menor, que sufre una enfermedad mental, apareció desorientada el pasado domingo en una estación de servicio de Segovia, ubicada en el kilómetro 130 de la A-1 tras haber sufrido una avería.

El operario de la grúa avisó a la Guardia Civil tras constatar el grave estado mental de la mujer y los agentes la encontraron "desorientada" y hablando de forma "inconexa". Fue en ese momento cuando habló del posible crimen: afirmó que había matado al niño, discapacitado, y que había tirado su cuerpo a un contenedor. La familia, alertada por la Guardia Civil, informó de que la mujer sufría una enfermedad psiquiátrica y que podría llevar días sin tomar la medicación.

Los investigadores barajan varias hipótesis y buscan en diversos contenedores en la zona de Xanadú en Arroyomolinos (Madrid) por si fuera cierta la versión de la presunta homicida.

Según fuentes policiales, la prioridad de las investigaciones es localizar al chico y para ello se realizan pesquisas en Talavera de la Reina, Segovia y Andalucía.

Mientras tanto, los agentes de policía realizaron un registro de la casa familiar de Morón de la Frontera donde comprobaron que había sido vaciada de muebles. Además, algunos vecinos dijeron que habían visto cómo la madre tiraba algunos de estos muebles y enseres del interior de la vivienda.

La pareja, separada, tiene dos hijos a su cargo, una joven de 18 años, a la que la madre habría echado de casa hace unos días, y el adolescente desaparecido.

A continuación