Indignación en los opositores del turno libre de Justicia por el privilegio a los interinos: "Nos paralizan la vida"

La "Plataforma de opositores del Turno Libre a los Cuerpos Generales de la Administración de Justicia" lucha contra ventajas de los interinos.

Miguel Ángel Pérez

Los opositores del turno libre a los cuerpos generales de la Administración de Justicia ya no pueden más. Llevan años estudiando las oposiciones para lograr su sueño. Sin embargo, se están encontrando con un obstáculo insalvable, los privilegios que el sistema otorga a los interinos.

"Nos están paralizando la vida, no tenemos opciones para trabajar". Con frustración, indignación y rabia, pero sin perder la esperanza, cuenta su experiencia a Libertad Digital, Elena Palazuelos, una joven opositora canaria que se ha integrado en la "Plataforma de opositores del Turno Libre a los Cuerpos Generales de la Administración de Justicia".

El objetivo de dicha plataforma es luchar contra los privilegios y ventajas de los interinos, que están impidiendo a las opositores del turno libre conseguir su plaza después de muchos años de estudios y preparación. Son centenares los afectados en toda España y alrededor de 2.000 personas forman parte ya de esta plataforma, que ha iniciado una campaña de información y reivindicación a través de las redes sociales.

Según Palazuelos, "el problema es que un interino por el simple hecho de ser interino está consiguiendo las plazas de oposición porque el sistema de puntuación les beneficia". De hecho, en Madrid de 480 plazas a las que se optaban, 324 (el 78%) se las han llevado los interinos. En Asturias, de un total de 11 plazas que se ofertaban, 10 interinos recayeron en los interinos. "No es casualidad", añade.

"El problema es el sistema del Ministerio de Justicia de concurso/oposición 60 (exámenes)/40 (méritos) que se utiliza desde 2019 y que beneficia a los interinos por su experiencia profesional, ya que en 2008 la proporción del concurso/oposición era 80 (exámenes)/20 (méritos). Además, nos obligan a hacer cursos, mientras los interinos muchos están en sindicatos y les salen gratis", afirma.

El concurso-oposición es un sistema de provisión de puestos que consiste en superar primero una fase de oposición (las diferentes pruebas o ejercicios de la oposición). Posteriormente, los que superan esa fase, pasan a la de concurso, donde se valoran una serie de méritos como la titulación académica, idiomas, cursos (informática y jurídicos) y experiencia profesional. Es precisamente, este último punto, el de "experiencia profesional" el que está inclinando la balanza de forma descarada para los interinos, al ser la proporción del concursos-oposición 60/40 en lugar de 80/20.

Formar parte de las mesas de negociación

Elena Palazuelos también transmite a LD otra de las mayores reivindicaciones de la "Plataforma de opositores del Turno Libre a los Cuerpos Generales de la Administración de Justicia", que es la "necesidad de estar presentes como opositores libres en las mesas de negociación de las bases de convocatorias, para poder sentirnos defendidos y luchar por nuestros intereses". Cabe destacar que el Gobierno de Pedro Sánchez ya trasladó a Bruselas en mayo su intención de hacer fijos a 300.000 interinos que ocupan plazas estructurales en toda la Administración Pública.

"Las cosas no se están haciendo bien. No se está cumpliendo el artículo 103 de la Constitución, que habla sobre la igualdad, el mérito y la capacidad. Yo no tengo las mismas condiciones que una persona que lleva años trabajando en la Administración de Justicia. Yo quiero trabajar", concluye Palazuelos.

A continuación