Puigdemont no espera ni a la toma de posesión de Aragonès para darle órdenes

El 'Consell per la República' exige al nuevo presidente catalán que prepare las condiciones para la confrontación.

Pablo Planas (Barcelona)

El prófugo Carles Puigdemont no ha esperado ni a la toma de posesión oficial de Pere Aragonès como presidente de la Generalidad para mandarle un recado. Y lo ha hecho a través del Consell per la República, el instrumento con el que Junts per Catalunya (JxCat) aspira a mantener las riendas del proceso separatista y tutelar a Aragonès.

"Tal como se recoge en el documento 'Preparémonos', el independentismo no puede limitar su estrategia sólo a la negociación con el Estado español, que probablemente no garantiza el derecho a la autodeterminación de Cataluña. Por eso, el movimiento debe preparar también de manera rigurosa y metódica las condiciones necesarias para responder con éxito a la confrontación a la que el Estado probablemente nos conducirá si queremos culminar el proceso de constitución de la república catalana independiente", reza la nota emitida por el Consell este lunes para "bendecir" el gobierno de coalición entre ERC y JxCat.

En el comunicado, Puigdemont subraya que el pacto de gobierno constata que el Consell con sede en su mansión de Waterloo debe ser el "marco institucional idóneo para insertar la dirección política colegiada formada por los tres partidos independentistas con representación parlamentarias y las dos principales entidades de la sociedad civil", en alusión a la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium.

Como elemento nuclear del acuerdo entre las fuerzas separatistas y para marcar el territorio a Aragonès, Puigdemont apunta en la nota que "el Consell quiere reafirmar con más fuerza que nunca su compromiso con su misión fundacional, implantar el mandato surgido del referéndum del 1-O y la declaración de independencia hecha por la mayoría del Parlament".

A diferencia de Oriol Junqueras, Puigdemont no podrá asistir esta tarde a la toma de posesión de Aragonès, pero ha querido dejar claro con el comunicado su papel "institucional" en el nuevo Govern y la tutela que pretende ejercer sobre el presidente autonómico.

A continuación