Play

Junqueras se regodea en el 'Parlament' para tutelar la investidura de su segundo

Aragonès logra ser nombrado presidente de la Generalidad a la tercera y gracias a las concesiones a JxCat

Pablo Planas (Barcelona)

El preso Oriol Junqueras ha sido el auténtico protagonista de la investidura de Pere Aragonès. Gracias a un permiso penitenciario, el líder de ERC ha "presidido" la sesión. Recibido a las puertas por los principales dirigentes de su partido, Marta Vilalta, Meritxell Serret, Roger Torrent y Sergi Sabrià, ha entrado en el edifico que alberga la cámara catalana con el puño en alto y entre aplausos de compañeros de partido, personal del Parlament y de los grupos independentistas.

Grandes muestras de satisfacción entre los republicanos, que han conferido a la jornada el ribete de histórica. "Lo que nos arrebató un ejército fascista por las armas lo hemos recuperado por las urnas", aseguró Junqueras. Se refería a que Aragonès es el primer presidente de ERC elegido en elecciones después de Companys. Pasó por alto a Josep Tarradellas, que presidió la Generalidad "restaurada" entre 1977 y 1980, año de las primeras elecciones autonómicas catalanas. Quien sí se acordó de Tarradellas fue la portavoz republicana Marta Vilalta, pero no precisamente para bien, ya que comparó su exilio con la situación de Puigdemont. En cuanto al acuerdo para formar Govern, Junqueras apuntó que se trata de un pacto muy satisfactorio y deslizó que seguro que Puigdemont estará "encantado".

En la sesión, Aragonès tuvo que hacer frente a las críticas de Vox en relación a la política migratoria, la apropiación de las instituciones y los comportamientos mafiosos de los partidos independentistas. Carlos Carrizosa, de Ciudadanos, reprochó a Aragonès el lema "un solo pueblo" del catalanismo, un concepto que es inimaginable en cualquier democracia europea". También censuró los objetivos del nuevo gobierno, la autodeterminación y la amnistía. "Lo que los catalanes quieren es trabajo y mejores servicios".

"Le han levantado la camisa"

El presidente del grupo popular, Alejandro Fernández, subrayó que JxCat ha salido ganando con el acuerdo. "Le han levantado la camisa", ironizó el dirigente conservador. También ha comentado que estará a las órdenes de Waterloo y no dispondrá del manejo de los fondos europeos.

La portavoz de los comunes, la versión catalana de Podemos, Jèssica Albiach, censuró que ERC les haya usado para lograr un acuerdo con JxCat y criticó que la CUP prefiera un gobierno con Junts a un gobierno de izquierdas. Carles Riera, de la CUP, realizó un discurso poco complaciente con el independentismo e instó a Aragonès a ser prudente con el uso de la palabra república porque "de momento estamos en una autonomía de un régimen monárquico".

Pasadas las 13:30 horas, tuvo lugar la votación. El aspirante republicano obtuvo 74 votos a favor, los de ERC, JxCat y la CUP. El resto de los diputados, 61, votó en contra.

Ya como presidente de la Generalidad investido, Aragonès realizó un último parlamento para agradecer el apoyo de los diputados separatistas y elogiar la figura de Oriol Junqueras, a quien agradeció la confianza y las enseñanzas. Como es habitual en las sesiones solemnes del Parlament, se cerró la jornada con el canto de Els Segadors, el himno autonómico, con los diputados puestos en pie.

A continuación