Play

Iglesias señala al rey Felipe VI y le acusa de connivencia con el "fascismo"

Completamente desatado, el líder de Podemos ha asegurado que "quienes más gritan viva el Rey son los que más desprecian la democracia".

Libertad Digital

El candidato de Unidas Podemos en las elecciones de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, ha criticado este martes que la Casa Real "no haya pronunciado ni una sola palabra condenando la violencia fascista", en alusión a las amenazas de muerte que ha recibido. Iglesias, completamente desatado, ha asegurado que "quienes más gritan viva el Rey son los que más desprecian la democracia".

En un mitin celebrado este mediodía en Getafe, Iglesias ha vuelto a cargar contra Vox y los periodistas críticos a los que acusa de ser "portavoces del fascismo" y les ha responsabilizado de las amenazas recibidas por él, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y la directora de la Guardia Civil, María Gámez.

Pero en esta ocasión, Iglesias ha dado un paso más y ha cuestionado "cómo es posible" que la Casa Real "todavía" no haya dicho "una sola palabra condenando la violencia fascista" tras las amenazas de muerte "reales y verificadas por el Ministerio del Interior".

Seguidamente, el líder de Podemos ha asegurado que el fascismo "es el rostro del poder cuando la democracia avanza" y ha preguntado a los asistentes cuál es el partido más monárquico de España. "¿A que no hay duda? Quienes más gritan viva el Rey son los que más desprecian la democracia y las conquistas de la gente trabajadora de este país", se ha respondido.

Montero carga contra el PP por los esquizofrénicos

Por su parte, la ministra de Igualdad, Irene Montero, ha afeado que algunas personas hayan acusado a Unidas Podemos de utilizar las amenazas de muerte "para hacer campaña", a pesar de saber que el envío lo hizo una persona con esquizofrenia. Y ha culpado al PP porque "los recortes y privatizaciones" impiden que muchos ciudadanos con enfermedades mentales reciban "la atención mental y pública que merecen".

En tono iracundo, Montero ha dibujado un escenario apocalíptico en el que "hay mucha gente que por amar a alguien de su mismo género va con miedo por la calle" porque puede "pegarle una paliza un nazi". Según Montero "en este país vuelve a ser normal" que "por su color de piel", a uno "le peguen una paliza esos mismos nazis con total impunidad".

Las mujeres son otro de los colectivos oprimidos para Montero: "A las mujeres nos han dicho demasiadas veces (...) no hables tan alto; no defiendas tanto tus derechos, feminazi; no te vistas así, no vayas sola por esa calle de noche, no vayas a buscar ese trabajo que no vas a tener tiempo para estar cuidando a tus hijos y a tus hijas, no pienses en la posibilidad de un futuro mejor".

A continuación