El separatismo rabia por tener que vacunar a policías y guardias civiles y los agentes denuncian "agresiones verbales"

La Generalitat trata de crear un enfrentamiento por la vacunación de los agentes estatales. Puigdmemont deja claro que hay una motivación política.

Pablo Planas / J. Arias Borque

Reacción furibunda del independentismo contra la orden del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) para que la Generalidad vacune a los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil destinados en la región. Tras las denuncias de Jupol (Justicia Policial) y Jucil (Justicia para la Guardia Civil), el TSJC emitió este martes un auto en el que instaba a la consejería de Salud a proceder a la vacunación de los agentes y le daba un plazo de diez días para que haya el mismo número de guardias civiles y policías nacionales inmunizados frente al coronavirus que de Mossos d´Esquadra.

La consejera de Salud, la republicana Alba Vergès, aseguró que no se había vacunado a los agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional por el retraso en el envío de vacunas, por la suspensión temporal de AstraZeneca y porque la consejería de Sanidad había cambiado de criterio y ya sólo se tenía en cuenta la edad. Sin embargo, los datos cantan. Más del 85% de los miembros de los Mossos ya han sido vacunados frente a un 15% de agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Por si fuera poco, la excusa de la consejería de Interior es diferente y alude a un supuesto fallo en el censo de agentes entregado por la Delegación del Gobierno a la Generalidad.

Sea como fuere, la consejería de Salud tiene un plazo de diez días para ponerse al día y el mandato judicial ha provocado sarpullidos entre dirigentes separatistas como el prófugo Carles Puigdemont, quien ha emitido un mensaje en Twitter en el que asegura que "quienes agredieron a ciudadanos al grito de "¡a por ellos!" continúan privilegiados y protegidos por el sistema español. Los vacunarán pasando por delante de personas indefensas y pacíficas a las que golpearon de forma salvaje el día 1 de octubre de 2017".

El argumento es el mismo al utilizado por el secretario de Salud de la Generalidad, el doctor Josep Maria Argimon, quien tras asegurar que él no hace distingos entre guardias civiles y mossos d'esquadra ("me importa un rábano sin son guardias o mossos" alegó) apuntó que cumplir la orden del TSJC obligará a retrasar la vacunación de los mayores de 70 años.

Malestar entre los policías y guardias civiles

Las palabras del expresidente de la Generalidad y las del responsable de Salud Pública catalana no han sentado nada bien entre los representantes de los sindicatos y asociaciones de ambos cuerpos.

Una muestra de ello ha sido la reacción de Jucil, la asociación de guardias civiles surgida de la plataforma Jusapol. "Discurso sesgado y malintencionado con el único propósito de señalar y acusar a los agentes de la Policía y la Guardia Civil de su gestión discriminatoria de la vacunación del Covid19, que demuestra el sectarismo del Gobierno catalán", ha asegurado desde la asociación en las redes sociales.

Su sindicato policial hermano, JUPOL, ampliamente mayoritario en estos momentos en el Consejo de la Policía Nacional, ha respondido a Puigdemont recordándole cómo huyó de España con nocturnidad y alevosía: "El que abandonó Cataluña y huyó de España en el maletero de un coche...", recuerdan en la red social Twitter.

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha emitido un comunicado en el que denuncian las "continuas agresiones verbales que sufren los policías destinados en Cataluña por parte de algunos de sus dirigentes políticos" y han advertido de que "no vamos a tolerar el último disparate de la Generalitat intentando crear un enfrentamiento ficticio por las vacunas entre policías y el resto de ciudadanos para encubrir la nefasta gestión que llevan a cabo. Ya basta de jugar con la salud de policías y ciudadanos para sacar rédito político".

"Es vergonzoso el uso político que desde altas instancias del Gobierno catalán se está haciendo con el proceso de vacunación, por mucho que algunos no quieran entenderlo, la Policía y la Guardia Civil trabajan para todos los ciudadanos del Estado incluida la comunidad autónoma de Cataluña como parte de dicho Estado", han añadido, para finalizar asegurando que "las recientes declaraciones del eurodiputado Carles Puigdemont no hacen más que confirmar el uso retorcido que se está dando por parte de algunos a la vacunación de los policías con objetivos políticos".

A continuación