La fiscal jefe provincial de Madrid fue directora de Justicia con el ministro socialista Bermejo

Fuentes fiscales consultadas por Libertad Digital aseguran que Pilar Rodríguez es "una activista" de la Unión Progresista de Fiscales (UPF).

Miguel Ángel Pérez

La fiscal jefe provincial de Madrid, Pilar Rodríguez, fue directora de Justicia con el ministro de Justicia socialista Mariano Fernández Bermejo. Concretamente, entre los años 2004 y 2009 fue asesora en la Dirección General de Relaciones con la Administración de Justicia junto al ministro socialista Juan Fernando López Aguilar y posteriormente, fue designada directora general de Modernización de la Administración de Justicia por Fernández Bermejo.

El propio Fernández Bermejo fue padrino de Pilar Rodríguez cuando ésta tomó posesión como fiscal jefe provincial de Madrid en octubre de 2018. La carrera de Fernández Bermejo siempre ha estado ligada a la polémica por su falta de independencia confesa. En su etapa al frente de la Fiscalía de Madrid aseguró "soy de izquierdas y como tal actúo". Tras dos años como ministro de Justicia, se vio obligado a dimitir en 2009 tras participar sin licencia en una cacería en Jaén junto al entonces instructor del caso Gürtel, Baltasar Garzón.

Fuentes fiscales consultadas por Libertad Digital aseguran que Pilar Rodríguez es "una activista" de la Unión Progresista de Fiscales (UPF), la asociación de la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, con la que mantiene una excelente relación. "Rodríguez es una fiscal inteligente y trabajadora, pero muy de izquierdas y radical", apuntan.

Las mismas fuentes consultadas por LD aseguran que Pilar Rodríguez "ha metido en campaña a la Fiscalía de Madrid al solicitar la retirada del cartel de Vox sobre los menas por un supuesto delito de incitación al odio". Recordamos que la titular del Juzgado nº 48 de Madrid, Carmen Rodríguez Medel, rechazó esta pretensión asegurando que se requiere de "algo más para hablar de un hecho que merezca reproche penal" al no entrañar una "incitación dolosa y pública a terceros que genere un riesgo".

La Fiscalía Provincial de Madrid que dirige Pilar Rodríguez recurría esta decisión judicial el lunes afirmando que la caracterización de un menor no nacional en la forma que se visualiza en el cartel de Vox constituye "una estigmatización negativa, intolerante y prejuiciosa", que genera "la hostilidad y el rechazo social hacia estos menores, su cosificación y deshumanización y constituye un ataque a la dignidad de todo el colectivo".

Pilar Rodríguez ingresó en la Carrera Fiscal en 1993. Desde 2015, desempeñó funciones como fiscal adscrita a la fiscal de Sala Contra la Criminalidad Informática. Es miembro de la Red Europea de Fiscales especialistas en Propiedad Intelectual y desde 2009 ocupó diversos cargos en la propia Fiscalía Provincial de Madrid como fiscal adscrita a la Secretaria Técnica del Fiscal Jefe Provincial de Madrid o fiscal de la Audiencia madrileña especializada en Violencia Sobre la Mujer.

doolores-delgado-y-pilar-rodriguez.jpg
La fiscal general del Estado, Dolores Delgado y la fiscal jefe de Madrid, Pilar Rodríguez.

Del caso Neurona al chat de los militares

En los últimos meses, la actuación de la Fiscalía Provincial de Madrid ha sido cuestionada en otros asuntos mediáticos impulsados o relacionados con partidos políticos. Las fuentes consultadas por este diario afirman que "la mano de Pilar Rodríguez" se nota tras estas decisiones.

En el marco del caso Neurona en el que está imputado Podemos por financiación ilegal, las acusaciones personadas han denunciado que la fiscal de la causa "actúa más de abogada defensora de la formación de Pablo Iglesias que de fiscal, solicitando prácticamente el archivo masivo de todas las líneas de investigación abiertas". Además, la propia fiscal del caso llegó a acusar a alguna de las partes de "tener animadversión" hacía Podemos.

También levantó mucha polvareda la decisión de la Fiscalía Provincial de Madrid de abrir una investigación por el chat personal de los militares jubilados por "alusiones veladas a un pronunciamiento militar". Dicha investigación fue finalmente archivada al no apreciarse delito de odio.

A continuación