Play

Laura Borràs equipara a las mujeres asesinadas con los "represaliados" del proceso separatista

Carrizosa subraya el disparate, califica de "repugnante" la intervención de la presidenta de la cámara catalana y le pide "neutralidad".

Pablo Planas (Barcelona)

Nuevo disparate de la presidenta del Parlament catalán, Laura Borràs, que ha colocado en el mismo saco a los muertos por coronavirus, las mujeres maltratadas y asesinadas y a los ahogados en el Mediterráneo con los supuestos represaliados del proceso separatista, los golpistas presos, los fugados y quienes tienen pleitos por desobediencia o resistencia a la autoridad. El separatismo asegura que se trata de más de tres mil ciudadanos, pero muchos de ellos, los imputados por desórdenes públicos, son acusados por la propia Generalidad.

"En el contexto de emergencia sanitaria, emergencia democrática y emergencia social citaré a las 3.301 personas represaliadas, los 306 muertos en el mar Mediterráneo a día de hoy, un feminicidio y 21.263 víctimas de la covid", ha afirmado Borràs para dar comienzo a la segunda sesión de investidura.

El presidente de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, ha aprovechado su turno para calificar la equiparación de "repugnante", exigir "neutralidad" a la presidenta de la cámara y replicar a Borràs en estos términos: "Señora presidenta, quería dirigirme a usted en primer lugar. Cuando usted ha hablado de la emergencia sanitaria y social y ha añadido la emergencia, la supuesta emergencia democrática y ha puesto usted al mismo nivel a las mujeres muertas por violencia machista y a los muertos del Mediterráneo con los tres mil no sé cuántos que usted dice que hay represaliados en Cataluña, usted ha hecho algo repugnante y yo le pido que respete este parlamento, señora presidenta. Si usted quiere respeto institucional, respete las instituciones y respete a estos diputados y cuando usted haga declaraciones como presidenta, cíñase a lo que dice el artículo 39 del reglamento y respete la neutralidad de su cargo si quiere ser usted respetada. No hagan en este parlamento la ley del embudo, que es que la presidenta habla lo que tendría que hablar el señor Batet o la señora Geis. Señora presidenta, cíñase a su función institucional para no defraudar a los catalanes que piensan de otra manera".

A continuación