Pablo Iglesias entona el "en Madrid también se puede" mientras ataca al Gobierno de Ayuso

Iglesias apela a un acuerdo entre las fuerzas de izquierdas para lograr un gobierno de coalición en la Comunidad y acabar con la corrupción del PP

Noelia Bautista

Con el mismo tono beligerante que utiliza desde que se erigió como posible candidato a la Comunidad de Madrid se ha dirigido hoy a los suyos el líder de Podemos, Pablo Iglesias, sin escatimar una crítica a los gobiernos del Partido Popular en la Comunidad de Madrid. Ejecutivos que, ha asegurado ante el Consejo Ciudadano Estatal de Podemos, "se han construido sobre la base de dos fraudes a la democracia: el tamayazo y la financiación irregular del PP".

Así ha comenzado un discurso en el que el líder de Podemos, sabedor de que el PP parte con mucha ventaja en los comicios del 4 de mayo en Madrid, ha lanzado una propuesta a las fuerzas de izquierdas. Iglesias apuesta por llegar a un gran pacto de las fuerzas progresistas, dice, para conseguir instaurar en Madrid un gobierno de coalición como el que en estos momentos dirige el país. Asegura el vicepresidente saliente del Gobierno que "en Madrid también se puede" y ha dado la receta a sus posibles socios de coalición para conseguirlo: movilizar el voto de la gente de los pueblos, de los barrios y municipios humildes de Madrid, aquellos, que sostiene, pueden darles muchas opciones en las elecciones del 4 de mayo.

En este sentido ha subrayado también la importancia de la movilización del voto feminista. Dice que será la clave para que en estos comicios "podamos conseguir que la ultraderecha no se haga con el poder en Madrid". Defiende Iglesias que "si alguien ha plantado cara a la ultraderecha en los últimos tiempos han sido las mujeres".

Una campaña brutal

Ante los suyos Pablo Iglesias ha avanzado que por delante queda una dura campaña electoral en la que la derecha movilizará todo su poder político, económico y mediático. En este sentido, ha subrayado que han intentado ya invalidar su candidatura al gobierno de la Comunidad de Madrid. Lo que no ha reconocido es que es la Ley Electoral de la región la que le obliga a dejar el Ejecutivo antes del 31 de marzo si quiere concurrir a estos comicios, ya que la norma considera inelegibles al presidente del Ejecutivo y a los ministros en ejercicio.

Ataca a Ayuso

Muy duro ha sido en su discurso contra el Gobierno de Díaz Ayuso al que ha tildado de "único bastión de la derecha corrupta". Asegura Iglesias que el Ejecutivo madrileño en funciones se ha atrincherado para resistir los cambios que se están produciendo en España y seguir aplicando las mismas políticas de desmantelamiento de lo público. Ha añadido además que los diferentes gobiernos del PP de la Comunidad de Madrid han convertido a la región en un lugar "para enriquecerse al calor de la burbuja inmobiliaria y de las grandes constructoras".

Asegura Iglesias que es inaceptable que siendo la región más rica de España, en términos de PIB, Madrid sea al mismo tiempo una de las regiones más desiguales de la UE, donde se invierte menos, dice, que la media nacional en Sanidad o Educación pública y se malvenden viviendas a los fondos buitre. Una comunidad en la que, sostiene, los "premios fiscales a los que más tienen han supuesto dejar de ingresar 54.000 millones de euros desde 2004 para reforzar los servicios públicos".

El ejemplo: el Gobierno de coalición

Frente a estas medidas el líder de Podemos ha puesto como ejemplo la política económica aplicada por el Gobierno de coalición y ha ensalzado su Plan de ayudas de 11.000 millones de euros, con 7.000 millones de ayudas directas para pymes y autónomos. Ayudas directas frente a los 0 euros que, dice Iglesias, Ayuso ha dado por ejemplo a la hostelería de la que tanto habla.

Un argumento que cabe recordar esta misma semana echó por tierra en el Congreso de los Diputados la vicesecretaria de Acción Sectorial del PP, Elvira Rodríguez. La también diputada reprendió en la Cámara Baja a Pablo Echenique por utilizar estas tesis que aseguró son falsas porque Madrid dio el año pasado 150 millones de euros en ayudas directas y a día de hoy tiene convocatorias abiertas y está esperando para tapar los huecos que deja el real decreto que el Gobierno convalidó en el Congreso el jueves ante un aluvión de críticas.

A continuación