JxCat exige a Aragonès que renuncie a la segunda votación para seguir con la negociación

Los neoconvergentes arremeten contra ERC en la sesión de investidura y acusan a los republicanos de tratar de imponer un "trágala".

Pablo Planas (Barcelona)

Junts per Catalunya (JxCat), el partido del prófugo Puigdemont, pretende que Pere Aragonès, el candidato republicano a la presidencia de la Generalidad, renuncie a la segunda votación para seguir negociando un acuerdo de gobierno. Así se lo ha hecho saber el portavoz del partido neoconvergente, Albert Batet, en una dura intervención contra ERC y su manera de afrontar la reedición del pacto independentista. JxCat quiere que Aragonès cancele la segunda vuelta y sólo comparezca de nuevo ante el Parlament cuando haya un acuerdo cerrado. Se suspendería de esta forma la sesión prevista para 48 horas después de la sesión de investidura inaugural.

Batet también ha arremetido contra la CUP, formación a la que ha reprochado que hace tres años votara en contra de la candidatura de Jordi Turull. El portavoz neoconvergente ha acusado a ERC de falta de concreción y ha reprochado a Aragonès que no haya citado el referéndum ilegal del 1-O en su discurso de investidura. Además, ha asegurado que la formación republicana ha impuesto su agenda y pretende que "JxCat se siente a la mesa, coma lo que ponen y pague la cuenta, pero así no funcionan las cosas".

Aragonès ha rechazado la "invitación" de JxCat y acudirá a una segunda votación, aunque a tenor de las palabras de Batet no parece que vaya a contar con el beneplácito y el voto a favor de los neoconvergentes. No obstante, Batet ha asegurado que no piden un paso a un lado de Aragonés, "sino un paso al frente".

El Parlamento catalán no pierde las "buenas" costumbres. La sesión de investidura condenada al fracaso comenzó con cuarenta minutos de retraso porque la mesa de la cámara debatía sobre el voto del fugado Lluís Puig, del grupo neoconvergente de Junts per Catalunya (JxCat). Al final se ha decidido que el huido podía delegar su voto. Decisión recurrible, que traerá cola y puede que hasta consecuencias judiciales. La presidenta del Parlament, Laura Borràs, marcando territorio y dando cuenta de que pretende que esta sea una legislatura rebelde.

Tras esa deliberación, turno para Pere Aragonès, el aspirante a presidente de la Generalidad por encargo del líder de ERC, el golpista preso Oriol Junqueras. Aragonès ha dilapidado más de una hora y media en un discurso soporífero, plagado de lugares comunes, encaminado a satisfacer a la CUP con grandes palabras sobre una supuesta agenda social de la Generalidad y una ventana de confrontación con el Estado.

Pere Aragonès ha hecho honor a su fama y ha confirmado que ha medrado en ERC a base de no hacerle sombra a nadie. Intervención roma, programa mal dictado, aburrimiento máximo en la sala habilitada para reunir a los nuevos diputados, el auditorio de la cámara. Amnistía y autodeterminación, moción de confianza a mitad de legislatura, mesa de diálogo con el Gobierno y si no se consigue un referéndum pactado, referéndum unilateral al final de mandato. Más el anuncio de una consejería de Transición Ecológica y Cambio Climático y otra de Feminismos, así en plural, una estructura destinada a introducir la perspectiva de género en la Generalidad y a resolver la pobreza menstrual. Y a conseguir que haya productos menstruales con el medio ambiente para luchar contra el cambio climático. Disco dedicado a la CUP.

Discurso decepcionante, según Illa

El primero en replicar el discurso de investidura fue el líder de los socialistas catalanes, Salvador Illa, quien preguntó a Aragonès si la CUP es el mejor socio que ha podido encontrar y si no cree que es necesario un cambio de rumbo. También ha glosado la decadencia de Cataluña desde que empezó el proceso separatista y ha calificado el discurso de Aragonès de decepcionante. Sin embargo, se ha comprometido a ayudarle para la convocatoria de la mesa de diálogo con el Gobierno, si bien ha pedido a cambio que haya una mesa de diálogo también en Cataluña y con todos los partidos.

Será difícil la constitución de tal mesa, entre otras cosas por el boicot de los grupos separatistas y de los comunes a Vox, que se ha estrenado en el Parlament con un contundente discurso a favor de la unidad de España y la igualdad entre españoles. Los diputados de ERC, CUP y los comunes así como parte de los parlamentarios de JxCat han abandonado la sala en señal de protesta. Se han perdido un homenaje de Ignacio Garriga al Manifiesto de los 2.300 y un elogio de la monarquía.

Confluencia de izquierdas

La intervención de Dolors Sabater, de la CUP, se enmarcó en el idilio entre la formación antisistema y ERC mientras que Jéssica Albiach, de los comunes, la versión catalana de Podemos, instó a ERC a dejar de negociar con JxCat porque según la portavoz podemita los neoconvergentes están humillando a los republicanos. Albiach se ofreció a Aragonès para formar un improbable gobierno de izquierdas, una propuesta que ERC no contempla.

Cs, con los Mossos

Pasadas las siete y media de la tarde fue el turno del presidente de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, que reprochó a Borràs que dijera Ciudadanos en vez de Ciutadans. Carrizosa lució una mascarilla de la Brigada Móvil de los Mossos d'Esquadra en solidaridad con la policía autonómica, que dijo que es menospreciada por ERC y JxCat. Tras el alegato a favor de los Mossos, se quitó la mascarilla.

Carrizosa también denunció que los partidos separatistas quieren crear las condiciones para un nuevo referéndum ilegal y ha denunciado el pacto con los antisistema cuando las empresas huyen de Cataluña. Además, ha censurado el gasto en el nanosatélite y ha pedido que los recursos se destinen a apoyar a los autónomos y a los hosteleros.

Aragonès ha salido en tromba contra Carrizosa en su turno de réplica recordándole el desastre electoral de Ciudadanos al pasar de 36 diputados a seis, circunstancia que ha atribuido al discurso supuestamente anticatalán de la formación dirigida por Arrimadas.

La funcionaria Borràs

El presidente del PP, Alejandro Fernández, aprovechó su intervención para felicitar en tono irónico a la presidenta del Parlament, Laura Borràs, por haber conseguido una plaza de funcionaria del Estado como profesora de Universidad. "Hay que ser un auténtico crack para llamar fascista al Estado a la vez que se acepta una plaza de funcionario y un sueldo vitalicio" apuntó Fernández, quien también resaltó lo poco y mal que oprime ese Estado del que es funcionaria Borràs.

Fernández también reprochó a los grupos separatistas que sigan encallados en un bucle, que hablen de una autodeterminación y una amnistía que no tienen recorrido alguno. También ha recordado el papel la CUP y su papel en la retirada de Artur Mas. "Seis años después, Cataluña sigue en manos de la CUP", apuntó el dirigente del PP catalán.

La investidura de Aragonès, rechazada

Como estaba previsto, el pleno rechazó la investidura de Aragonès, que obtuvo 42 votos a favor (los de su grupo y la CUP), 61 en contra (el resto de grupos salvo JxCat) y 32 abstenciones, las de los diputados de JxCat. El candidato tendrá que someterse a una segunda votación, prevista para el próximo martes.

A continuación