Se avecina una embestida de la izquierda: "Al que le tiemblen las piernas que no juegue"

Semana de infarto. El terremoto que empezó el miércoles en Murcia tuvo una nueva réplica ayer y puso todo patas arriba.

Pilar Díez

El Mundo

"Clamor en Ciudadanos para que Arrimadas asuma su responsabilidad: Son los músicos del Titanic, el partido está muerto". "Primero, incredulidad. Después, sorpresa. A continuación, indignación. Finalmente, cabreo. El viernes cambió las sonrisas y felicitaciones en Ciudadanos por los cuchillos largos". Es que no se puede ser más torpe.

El Mundo sigue desolado con lo que ha pasado en Cs. "Es triste asistir a la implosión de un partido que defendió con coraje la España constitucional de ciudadanos libres y iguales donde más falta hacía". Defendió, tu lo has dicho. Se han cambiado de bando. "Lo cierto es que, si nada lo remedia, estamos atestiguando los estertores de Cs". ¿Y qué remedio tiene semejante desastre? Ya dijimos algunos de los que votamos a Ciudadanos que no éramos borregos, que no éramos dogmáticos, que no éramos cautivos, pero está claro que alguien no se enteró.

Rivera cometió un error "al no saber interpretar los deseos de utilidad de sus votantes en 2019, y asumió personalmente su responsabilidad política. Y errores -y muy gruesos- ha cometido Inés Arrimadas al desestabilizar las coaliciones territoriales pactadas con el PP para acercarse a Sánchez a cambio de una dudosa credencial de centrismo que jamás podrá adjudicar el sanchismo, que es el conglomerado de intereses más extremista que ha gobernado España desde 1978". Vamos, es de locos.

"Aciertan Toni Cantó, Begoña Villacís y otras figuras destacadas del partido al exigir una reunión de la ejecutiva que rinda cuentas del bochornoso sainete vivido en Murcia. Sólo una inmediata depuración de responsabilidades puede salvar ahora a la formación naranja de su desaparición. Y Arrimadas está en el centro de la escena". Francamente, se han suicidado ellos mismos.

"Cs no merece este final. Hay mucho coraje constitucionalista y no poco talento detrás de sus siglas. Quizá aún se esté tiempo de rescatar a sus mejores activos para construir una gran alternativa liberal al sanchismo". Da penilla El Mundo, no quiere aceptar la realidad. Ciudadanos está muerto. Ya nadie puede fiarse un pelo tras la acumulación de traiciones. Descanse en paz.

Arcadi Espada, uno de los fundadores, pide "derecho de pernada". "Un partido como el Ciudadanos que fue, aquel que no encendía hogueras con papel de periódico sino con leños, sigue siendo imprescindible en España. Como fundador del partido no tuve ni quise ningún privilegio en vida, pero ya en la muerte tengo un inalienable derecho a organizar con cierta belleza y rigor formales el duelo". Todo tuyo, Arcadi.

Jorge Bustos deja el llanto para otro momento. Toca hablar de Ayuso. "A Ayuso se la ama o se la odia, y la razón de que la derecha la ame es que la izquierda la odia. En una España deforestada por la apisonadora de Sánchez, con la oposición reducida a objeto de condescendencia cuando no de mofa, el instinto de supervivencia liberal o conservador corre a cobijarse bajo la única figura que desquicia al sanchismo". La trituradora sanchista "no logra arrollarla". "Primero la ignoraban, después se burlaban y por último la cubren de insultos. Sería más inteligente disimular su aversión, porque son los golpes de la izquierda los que están esculpiendo la estatua de Ayuso, pero no pueden contenerse". No, no pueden, son patéticos.

Dice Bustos que Ayuso despierta las simpatías de lo que Podemos llamaba la gente. "Basta con salir de las moquetas de la élite y poner la oreja en los bares que Ayuso ha dejado abiertos para constatar su natural conexión con eso que Podemos llamaba la gente. Gente jodida que ve a una presidenta como una igual en plena crisis". "Ayuso hace política para los madrileños y no para el gremio de tertulianos". Los tertulianos la odian de tal forma que provocan hilaridad. Parecen críos.

"Isabel Díaz Ayuso tiene como mínimo las mismas pelotas que Pedro Sánchez, solo que las tiene rellenas de convicciones. Quiere el poder para algo, no el poder por el poder. Si saca la absoluta, yo desde luego no me sorprenderé". Es la única política a la que la gente está deseando votar.

El País

"Una firma y una traición en dos días: así se fraguó el golpe de los tres tránsfugas a la moción de censura en Murcia". Jeje, qué cabreo tienen. Tránsfugas, dicen, cuando han intentado quebrar las urnas en los despachos. Aquí no hay más tránsfuga que Sánchez con sus votantes, que no podría dormir con Podemos, dijo. Éso sí que es un tránsfuga.

"La historia de este escándalo político protagonizado por tres diputados tránsfugas de Ciudadanos empezó con rumores". Qué va, el escándalo ha estado protagonizado por Ábalos, Sánchez y Redondo.

"La política española alumbró ayer un bochornoso episodio que, desafortunadamente, embarra aún más un escenario que ya distaba bastante de ser pulcro", dice el editorial. Ya te digo. Desde que Sánchez e Iglesias irrumpieron en la política española, esto es un estercolero.

Lo de Murcia, dice, "desprende el desagradable tufo que va asociado al transfuguismo, turbia praxis democrática de la que España tiene sobrado conocimiento, siendo el tamayazo en Madrid en 2003". Jajaja, tamayazo, dicen. El tamayazo fueron dos que iban en las listas del PSOE y que se la jugaron a Simancas y le birlaron la presidencia de Madrid. No dimitió Simancas por esta pifia, ni Pepiño Blanco, que era el secretario de Organización del PSOE y el que hizo las listas. Esperanza Aguirre pudo haberse quedado con la presidencia, pero tuvo la decencia de repetir las elecciones, algo que nunca haría el PSOE. La elegancia, la decencia y la democracia no es lo suyo, a ellos les va más derrocar gobiernos con mociones de censura. A la izquierda cualquier trapicheo le viene bien, no hay más que ver lo que pretende hacer en Madrid.

"El episodio ensucia el asunto por su escasa altura ética y por precipitar un escenario de indeseada mayor polarización, vía la hemorragia de Ciudadanos y la reconfiguración de un bloque conservador más derechista, alrededor de la relación PP-Vox". Te confundes, el hedor viene del pacto de Sánchez con la ultraizquierda podemita, los bilduetarras y los golpistas catalanes.

"De entrada, las mociones de censura son parte de pleno derecho del juego político". Falso, las mociones de censura no están para derrocar lo que no ganas en las urnas. Y lanza el rollo de Arrimadas sobre las vacunas en Murcia, un cúmulo de mentiras que ni ellos se creen. "Es de suponer" que los ciudadanos que se han echado atrás lo hayan hecho "sin una pistola en la sien". No, las pistolas solo las usan los socios de Sánchez.

Y a hacer grande a Ayuso. "El bloque conservador se recompondrá probablemente con una inclinación más derechista, al sostenerse sobre un PP marcado por los tonos de Isabel Díaz Ayuso, que Pablo Casado acompaña, y una ultraderecha de Vox que crece en resultados y va rumbo a convertirse en socio preferente del PP, empezando por Madrid". Al menos Vox defiende la Constitución, no como la ultraizquierda radical de Podemos que Sánchez ha metido en Moncloa.

"El bochornoso espectáculo de Murcia, en última instancia, daña la política y genera una pésima imagen ante una ciudadanía que, con todo derecho, en un momento tan dramático, espera grandes soluciones, no pequeñas y ruines maniobras". Ahí tienen razón. La ciudadanía espera sobre todo vacunas, no ruines maniobras como la que ha perpetrado el PSOE en Murcia y en Madrid.

ABC

"Inés Arrimadas planteó a su partido en Madrid hace un mes romper con Isabel Díaz Ayuso". Jo, con la Inés, menuda bruja.

Lleva una encuesta que prevé que Cs se va al carajo. "El hundimiento del partido de Inés Arrimadas es absoluto y lo sitúa en vías de extinción", pero la buena noticia es que "Podemos quedaría en una situación límite". Hay que poner a enfriar el champán.

"Moncloa no había calculado las consecuencias del estropicio político causado en Murcia". Cómo es posible, con lo listo que es Iván. Y al final "no habrá ninguna moción de censura donde quería Sánchez, y sí habrá elecciones justo donde no quería, en Madrid". ¿Y por qué no quieren elecciones en Madrid? Podrían ganarlas limpiamente. Ah, claro, que Sánchez solo sabe ganar haciendo trampas y con juego sucio.

"Quienes realmente son tránsfugas son los parlamentarios de Ciudadanos fieles a Arrimadas que querían votar junto al PSOE". A ver si se enteran en El País. "A Arrimadas le quedan pocas salidas dignas". Irse, es la única salida que le queda, y cuanto antes lo entienda, mejor.

Dice Luis Ventoso que "el problema de negociar con Ciudadanos es que ahora mismo es un partido que tiene colgado en su puerta el cartel de ‘¡sálvese quién pueda!’. Sus cuadros se guían solo por un lema: ‘¿Qué hay de lo mío?’". Y claro, se venden por una perra gorda.

"Reconozcamos que Mi Persona es un soberbio maniobrero, merced a dos cualidades: una tenacidad a prueba de bombas y una absoluta amoralidad táctica (todo le da igual con tal de amarrar el poder)". Como dice Ignacio Camacho, "en Moncloa, los tahúres profesionales del gabinete de Redondo se deben de estar llevando las manos a la cabeza y maldiciendo el día en que consideraron buena idea pactar con gente tan desmañada e inexperta".

"Lo primero que es menester para montar una conspiración es prever las respuestas, y si la de Ayuso ha sido audaz -pero no tanto como para resultar una sorpresa ni para causar el desconcierto que ha sembrado en la sede acristalada de frente a las Ventas-, el esperpento murciano deja a la dirección centrista envuelta en una ofuscación patética. El proyecto fallido de Cs era una iniciativa honesta que merecía al menos caer con una cierta grandeza". Arrimadas ha arrastrado al partido por el fango.

Juan Manuel de Prada se compadece de Ayuso. "Ayuso carga sobre sus hombros con el maltrecho Pablo Casado (talmente como las serranas hacían con los caballeros piltrafillas que perdían el resuello cuando el terreno se empinaba). La serrana Ayuso, de un solo tajo, fagocita a los naranjitos (y manda a la niña pitonga a hacer gárgaras o a servir de felpudo al doctor Sánchez) y vuelve a brindar a los peperos la imagen pletórica que el feble Casado ya no puede ofrecer".

Dice que si Ayuso pierde. pues bien, porque "una derrota en Madrid provocaría la caída de Casado y dejaría en óptima posición a Almeida". Y si gana, "Ayuso debe hacer con Casado lo mismo que las serranas hacían, después de cargarlos sobre sus hombros, con los caballeros piltrafillas que no tenían fuelle para trepar, peñas arriba. O sea, debe zampárselo crudo".

Girauta la pone las pilas a Casado. "La práctica totalidad de los medios y demás agentes culturales anunciarán a partir de ahora un Apocalipsis de extrema derecha. Al que le tiemblen las piernas, que no juegue. Esto es demasiado serio. A partir de ahora, orgullo por la foto de Colón que le dio 57 escaños a Cs". ¿Lo comprende, señor Casado? Cuanto menos capte la lógica de estos mecanismos de relojería, más voto cederá a Vox. Sea frío y no se deje impresionar". Se avecina un temporal mediático y político de cuidado, a ver si Casado tiene las agallas de Ayuso y sabe aguantar.

La Razón

"El PP salva Murcia y deja a Arrimadas en el abismo". Teo al rescate. Vaya tela la Inesita, y la veíamos de primera presidenta de España. Algunos tenemos un ojo... "Ayer empezó a circular la hipótesis de que su «número uno», Inés Arrimadas, esté planteándose abandonar la política para volver a la actividad privada". Sí, mejor.

El editorial eleva a Teodoro a los altares y la atiza a Ciudadanos. "Una cuestión es ejercer de partido bisagra, que es lo que venía haciendo Ciudadanos con su acuerdos de gobierno con el PP y con el PSOE, y otra muy diferente es convertirse en ariete de la extrema izquierda para desbancar a los populares, labor a la que se dedican con entusiasmo, aunque sea a costa de entregar gobiernos a quienes menos títulos electorales tienen". Encima a Sánchez.

"Arrimadas y su equipo se han cubierto de gloria", dice Marhuenda. "Lo que el miércoles parecía una auténtica catástrofe para el PP y un golpe irreversible que podía acabar con Casado se está transformando en una victoria que le puede ayudar en la refundación de ese espacio político".

"El resultado ha sido un desastre para el PSOE. Es comprensible el enorme cabreo que existe en la Moncloa, porque no se hicieron los deberes y se calcularon mal los apoyos".

"El factor de riesgo para el PP es, precisamente, la posibilidad de perder la Comunidad de Madrid. Es verdad que Ayuso se ha convertido en la política más potente del PP, pero también sirve para movilizar a la izquierda política y mediática". En eso, Atresmedia está echando el resto con La Sexta.

A continuación