Vox exige al PP que convoque elecciones inmediatas en Murcia

Recuerdan que López Miras va a apoyar su Gobierno en "tránsfugas".

Maite Loureiro

El nuevo giro de los acontecimientos en Murcia sitúa a Vox en el centro del tablero político, con la peculiaridad de que el partido arrastra desde hace meses un conflicto con tres de sus diputados en la Región, a los que denomina "tránsfugas", y que pasan ahora a ser claves para la estabilidad del Gobierno de Fernando López Miras.

Hasta ahora, la mayoría de PP y Cs requería sólo del apoyo externo de un diputado de Vox para sacar adelante cualquier iniciativa, pero ahora necesitará del respaldo de otros dos, ante el conflicto surgido con los tres representantes de Ciudadanos que promovieron la moción de censura y que fueron expulsados del Gobierno.

El Gobierno de López Miras pasaría, por tanto, a tener que apoyarse en hasta seis diputados díscolos que no cuentan con el respaldo de sus respectivos partidos. Un auténtico juego de malabares que hace muy difícil concluir la Legislatura.

De ahí que Santiago Abascal haya exigido al PP la convocatoria inmediata de elecciones en esta comunidad, una vez la moción sea retirada o se rechace por el Pleno de la Asamblea. López Miras volvería a la casilla de salida teniendo que decidir si adelante unos comicios a los que no podría presentarse como candidato según está redactada en estos momentos la Ley de Presidencia, que impide repetir en el cargo más de "dos mandatos".

A este conflicto se añade el hecho de que Vox no para de crecer en las encuestas y ya se sitúa como primera fuerza política, después de ganar en la Región en las últimas elecciones generales. Un apoyo del que pudo presumir ayer Abascal durante su intervención en Murcia, rodeado de miles de personas.

Los "tránsfugas", fuera del Gobierno

Entre las negociaciones y llamadas cruzadas para intentar frenar la moción a López Miras, la dirección nacional del PP también se habría puesto en contacto con los "trásfugas" de Vox para atar su apoyo, según aseguran los diputados expulsados. Niegan, sin embargo, haber recibido ninguna oferta para entrar en el Gobierno a cambio de su apoyo.

En conversación con Libertad Digital, Juan José Liarte, asegura que van a ser "responsables" y no dejarán en ningún caso que haya un gobierno de izquierdas. "Antes me corto una ceja que dejar que gobierne el PSOE", afirma. Dice que su prioridad es sacar adelante medidas económicas para hacer frente a la crisis del coronavirus.

A continuación