Enloquecida ofensiva de la izquierda para frenar las urnas: "Tienen pánico a que vote Madrid"

Un terremoto político que sacudió ayer España. La traición de Arrimadas, el berrinche de la izquierda. Una locura.

Pilar Díez

El Mundo

"José Luis Ábalos negoció en secreto el golpe de Moncloa y Ciudadanos al centro derecha". En Madrid concretamente, preparan un golpe a la venezolana tratando de impedir que la gente vote por las buenas o por las malas.

El Mundo está desolado. Confiaba en Ciudadanos. Como muchos. Dice el editorial que "la inexplicable complicidad de Inés Arrimadas rompe definitivamente el partido naranja". "Lo más alarmante es que Arrimadas haya revelado su intención de desmarcarse de la creación de una alternativa desde el centro y la derecha al Gobierno de coalición radical apoyado en separatistas. Una alternativa liberal que sí representa hoy el Gobierno de la Comunidad de Madrid. Así lo entendió con razón Isabel Díaz Ayuso, que supo reaccionar con rapidez para evitar el asalto a su Gobierno". Y dar voz a los madrileños. Mientras, la izquierda, tan democrática ella, inicia "una batalla judicial que con toda probabilidad llegará hasta el Constitucional, si bien frenar una disolución adoptada previamente por la autoridad competente se antoja fraude de ley". Una maniobra digna de Maduro.

Rafa Latorre dice que Arrimadas le ha copiado a Sánchez el vicio de mentir. Nos ha dejado atónitos. "Inés Arrimadas mintió. No una vez. Ni dos. Ni tres. Lo hizo en público y en privado, desde hace tiempo y sin excepciones conocidas, lo que al menos demuestra un cierto afán igualitario: tiene la misma consideración de sus socios que de sus exvotantes que de cualquiera de los interlocutores que un día le preguntaron por la posibilidad de una traición. No hubo un trato de privilegio. Mintió a todos". Da náuseas. "La mentira y la traición tienen una textura similar, muy viscosa, y termina poniendo perdido a todo el que, por afinidad o por contexto o porque pasaba por allí, está cerca". Vamos que está la Judas ciudadana para meterse en la ducha.

Rafa intenta ser equilibrado, "que el desengaño no nuble la razón. Al menos, antes de iniciar la carrera de fondo [europeo], Arrimadas tuvo la cortesía de dejar escrito el epitafio del partido, que es algo que facilita una barbaridad el duelo: 'Quien esté pensando en este momento en poner en peligro la estabilidad de los gobiernos tiene un problema moral'. Y ya por entonces era en lo que estaba pensando". Pues sí que tiene un problema moral, vaya si lo tiene.

Jorge Bustos trata de explicar lo de Arrimadas. Dice que "cometió el mismo error garrafal que Pedro Sánchez: subestimar a Isabel Díaz Ayuso. No hay ningún otro líder —salvo Almeida— al que hoy puedan votar con idéntico entusiasmo electores que en las generales han optado por Vox, por el propio Cs y por el PP". ¿Ese es el error, Bustos? ¿Dónde te has dejado la ética?

"Habrá elecciones". "La izquierda ya acopia material contra Ayuso para dar lo mejor de sí en la madre de todas las campañas: el sanchismo contra su bestia negra". La izquierda lleva disparando contra Ayuso con armamento pesado hace años, y lo que han conseguido es convertirla en líder.

Muy cercano a Ciudadanos, Bustos nos va a despejar una duda que nos corroe a los que alguna vez confiamos en ellos. "¿Por qué ha hecho esto Ciudadanos?". Porque Arrimadas tiene "una sola obsesión: sobrevivir". "Cree que en la abstención tenía una bolsa de un millón de votantes". Bien utilizado ese pasado, Bustos, tenía, efectivamente. Ya no tiene ni eso. El votante de Ciudadanos era una persona decente y ninguna persona decente votaría a alguien que ha hecho lo que Arrimadas.

"Lo que ha pasado está a la vista de cualquiera que entienda la política como conservación del poder antes que como fidelidad a unos principios". ¿Dos años? Porque es lo que les va a durar el poder en Murcia. "Ha decidido que el único futuro de Cs, si tiene alguno, se lo garantiza antes Sánchez que Casado". ¿Sánchez garantizar algo? Ay, que me da la risa floja.

"Arrimadas confía —la fe mueve montañas— en que el abstencionista de centro premie su ruptura con la derecha en una España completamente polarizada. Pretende que la voten los socioliberales antisanchistas". Pues hala, allá ella, pero en Madrid desde luego no la va a votar ni Dios, aquí echamos a los traidores arrastrados. Largo.

Javier Redondo es de la misma opinión, que todo esto es por pasta y los cargos. "Todos los Bruto que asoman en Cs usan ahora los votos de Rivera contra sus votantes por instinto de supervivencia personal". A salvar su culo. Y llamábamos miserable a Sánchez.

En cuanto a la actitud de la izquierda, está bien claro su propósito. Echar "arrobas de fango para generar división, extender la sospecha sobre la justicia y provocar un choque de legitimidades". En esto ha convertido Sánchez al PSOE. Y a esto se quiere acercar Arrimadas. Que final tan indigno para un para un partido que venía a regenerar.

El País

"El giro de Ciudadanos causa un terremoto político en España". La traición, para qué andarnos con sutilezas. A ver si dejamos claro que las mociones de censura no están contempladas para derrocar gobiernos, que es para lo que las usa Sánchez.

"Ayuso se lanza una vez más a la piscina en contra de todo y de todos, porque sus colegas que gobiernan con Ciudadanos en varias autonomías, e incluso el propio alcalde de Madrid, no quieren ni oír hablar de romper sus gobiernos en plena pandemia", dice Cué. ¿En Murcia no hay pandemia? Ayuso no ha roto nada que no haya roto antes Ciudadanos. Este chico manipula cada vez con más maestría. Se remite a Aguado, que dijo ayer que "no tenía ninguna intención de seguir la vía murciana" y por eso prevaricó admitiendo las mociones a trámite. Palabrita de Arrimadas. Tienes unas cosas, Carlos.

Eso sí, reconoce que las mociones son un "desesperado intento por frenar las elecciones anticipadas". "El asunto acabará sin duda en los tribunales". Tendría que acabar con Gabilondo y Errejón juzgados por intento de dar un golpe institucional en Madrid para impedir que la gente vote, el colmo de los colmos del socialismo.

"Sánchez comió en Ferraz con la cúpula del PSOE y decidieron de momento apostar por dar la batalla para destituir a Ayuso". ¿Y cómo van a destituir a una presidenta que ha dimitido de su cargo?

"Los socialistas olvidan de momento el adelanto electoral y se aferran a la moción de censura". "La oposición abrió un frente jurídico para frenar el paso por las urnas mediante la presentación de dos mociones de censura", para frenar el paso por las urnas, ojo, lo admiten hasta en El País.

"El adelanto electoral ha pillado de sorpresa al PSOE, que no había previsto resolver en este tiempo el futuro liderazgo de Madrid". Y para ganar tiempo mientras buscan candidato, embarran el campo de juego y ensucian la democracia". "En Moncloa confían en que los tribunales defiendan la celebración de las mociones de censura antes que las elecciones". Contra una presidenta que ya no lo es porque está en funciones. Planazo.

"Ignacio Aguado: 'Ayuso es una temeraria y tiene que pagarlo en las urnas'". Y lo dice después horas después de la traición en Murcia. Ya veremos quién paga en las urnas.

El editorial se frota las manos con la traición de Arrimadas. Dice que Ciudadanos se equivocó al "situar su particular cordón sanitario frente al PSOE, y no frente a Vox", pese a que lleva todo el año apoyando las barrabasadas de Sánchez. Pero ahora han tomado el camino correcto al intentar derrocar "cuatro Gobiernos autonómicos e importantes capitales han sido gobernadas por una alianza de PP y Cs con un inquietante apoyo externo de Vox". Oh, vaya. Inés ha optado por el inquietante gobierno con el inquietante Sánchez, el inquietante Iglesias, los inquietantes proetarras y los inquietantes golpistas que la escupían en Cataluña. Bravo.

"Este cambio de estrategia de Cs, en términos generales, es positivo", dice El País. Para Sánchez, querrán decir, porque Cs es hoy un cadáver. Aunque, reflexiona, "puede hacer pagar a Cs un gravísimo precio electoral por su nueva estrategia". No lo dudes, lo de las elecciones de 2017 va a ser una broma.

"A la espera de aclararse si en Madrid prevalece el adelanto electoral o las mociones estas sufren de un dudoso anclaje legal—", ellos se dedicarán a insultar a Ayuso y sembrar cizaña , pero, al menos, eso es un recurso legítimo para ganar elecciones.

Hay rastro de sensatez en este periódico. Agustín Ruiz Robledo pone a los socialistas frente a sus contradicciones. "El PSOE, que en mayo de 2018 estuvo diciéndole a Rajoy que convocara elecciones hasta prácticamente el minuto previo a votar la moción de censura, ahora tiene claro que Ayuso no puede disolver la Asamblea". La moción "es una maniobra para evitar las elecciones anticipadas. La calificación técnica que merece esa actitud es la de abuso de derecho". "Ayuso tiene la razón jurídica, por muy irresponsable que a algunos ciudadanos nos pueda parecer su decisión". A ver si se lo hacen entender a los socialistas y algunos de sus columnistas.

ABC

"Arrimadas se entrega al PSOE y Ayuso los reta con elecciones". Dice el editorial que el "manotazo dado al tablero político por Inés Arrimadas en conjunción de intereses y complicidad con Pedro Sánchez ha complicado aún más el panorama institucional en España". "La traición de Ciudadanos a los acuerdos sellados con el PP se ha consumado. Hoy, ya es evidente que a Arrimadas solo le vincula un criterio oportunista de la política, que la regeneración era solo una coartada hueca, o que nada en Ciudadanos se asemeja ya al proyecto reconocible que ha sido hasta ahora". Hoy ya es evidente que Cs es un engaño que "traiciona a unos votantes liberal-conservadores para mercadear con ellos poniéndolos al servicio de Sánchez a cambio de un poder residual". Son patéticos.

Luis Ventoso dice que "el progresismo ha optado por embarrar la cancha de juego". "Ha comenzado una gran ofensiva de toda la artillería de la izquierda para parar las elecciones de mayo, que las cadenas al rojo vivo ya dieron ayer por suspendidas sin esperar a los jueces. Pánico a que voten los madrileños. Cualquier cosa antes de permitir que elijan libremente en las urnas a su presidente". Pero vamos, cualquier cosa, no se paran en barras, si hay que cometer ilegalidades pues oye, se cometen, como si estuviéramos en Venezuela.

Girauta llora por el que fue su partido. "Fue un espíritu decididamente regenerador, del que ya no queda nada, lo que representaban nuestras siglas". "Situada en el mismísimo centro de la nada, esa gestoría" en la que se ha convertido el partido de Rivera "que suplanta al noble partido caído encarna ahora la deslealtad". "Fue hermoso mientras duró. ¿Sirvió de algo? No. ¿Mereció la pena? Sí, claro que sí". Los que hemos votado a Ciudadanos estamos tan desolados como tú, Girauta.

La Razón

"Sánchez abre la vía Arrimadas y dinamita las alianzas del PP". Este tío tiene más peligro que una piraña en un bidé. Arrimadas estaba ya bastante abierta, no hacía falta llegar a la sangre.

Dice el editorial que "el giro dado por el partido de Inés Arrimadas, una operación arriesgada, pero obligada por el momento que vive el partido". Yo diría que es suicida. "Ya se verá si Arrimadas acierta al brindar su apoyo a Pedro Sánchez" apuntalando a los podemitas, golpistas y bilduetarras para gobernar una comunidad durante dos años. "La decisión de Cs tiene una consecuencia de calado, ofrecer a Sánchez conquistar la plaza más deseada: Madrid".

Pero como dice Julio Valdeón, "Madrid es mucho Madrid". "Isabel Díaz Ayuso respondió al reto como le corresponde a un líder. Con un zambombazo electoral. Un trallazo que convierte en inútiles las odas y opas planeadas contra Ciudadanos", "los maltrechos socios naranjas, abonados ya a la putrefacción previa al acabose". Sí, se nota un cierto olor a podrido.

"Ayuso probará la potencia de fuego sanchista en un escenario inédito. Tiene en contra la ferocidad de buena parte de las terminales mediáticas. Todo valía en el zafarrancho contra Madrid". "A Díaz Ayuso la han tachado de prepotente, de tontita y de montaje de asesores y expertos en marketing. Más bien asoma ya como el gran contrapoder al sanchismo y la única alternativa viable a las zozobras populistas". Que gane el mejor, pero con limpieza. ¿Alguien es capaz de explicar a la izquierda lo que es limpieza?

Marhuenda dice que "no tenemos que sorprendernos ante el desesperado acto de filibusterismo del PSOE y Más Madrid en un absurdo e infructuoso intento de parar la disolución de la Asamblea y la convocatoria de elecciones". Pues esta vez la pardilla soy yo, a mí sí que me ha sorprendido, no les creía capaces de llegar a tanto.

"Ayuso ha hecho uso de sus facultades, que gusten o no a la oposición es irrelevante, y ahora le corresponde opinar al pueblo". Habla, pueblo, habla, habla y no permitas que roben tu palabra. ¿Se acuerdan los socialistas?

"La decisión de la mesa, controlada por Ciudadanos y la izquierda, de admitir a trámite las dos mociones de censura es incomprensible y un acto de prevaricación. No es válida, porque la mesa se ha convocado de una forma irregular, sin tiempo y sin documentación". Ayuso debería presentar una querella por este acto ilegal, es absolutamente intolerable. "Es evidente que estamos ante un fraude político".

"La euforia que se vivía por la mañana en la sede socialista, a la que acudió el propio Sánchez para comandar la operación, quedó aguada cuando la presidenta madrileña anunció la disolución. Ciudadanos está en modo supervivencia y arriesga mucho con esta operación de trileros en Murcia y Madrid".

Cuenta Ketty Garat en Libertad Digital que la izquierda quiere desgastar a Ayuso con este juego sucio. Pues no me cabe en la cabeza que en una democracia se desgaste quien pone las urnas y no quien quiere tapar la boca a los votantes. Pero eso se verá en mayo. Porque vamos a votar, que nadie se deje engañar por las argucias de la izquierda.

A continuación