Intolerable ataque a Ayuso en 'El País': "La feministas le parecen un revoltijo de bolleras que no se lavan los sobacos"

El 8-M era un día que pasaba sin pena ni gloria, como el 1 de Mayo pero sin ser festivo. Hasta que llegó Podemos y lo convirtió en un polvorín.

Pilar Díez

El Mundo

"El Gobierno entierra el polémico 8-M de Madrid e irrita a Podemos". Cómo se puso la señora marquesa, ministra por la gracia de… la consorte su puso como una hidra, bramando una gilipollez tras otra: "¡Se criminaliza el feminismo!", "quieren negar el derecho a la calle a las mujeres. Un derecho que tanto nos costó conseguir: la calle para estudiar, la calle para trabajar, la calle para reivindicar y conquistar derechos". A ti para trabajar poco, chata. A ti la calle solo te ha servido para lanzar soflamas y ligar.

A la señora del vice de la boñiga en la cabeza, que la gente se contagie y muera se la suda, fijo que se ha vacunado. Ya vimos cómo el año pasado se hacía una PCR tras otra cuando no había ni mascarillas para el resto de los españolitos. 23.000 personas murieron bajo la bomba vírica que lanzó el Gobierno. Pues oye, no le parecen suficientes a la señora marquesa.

El editorial dice que "en la decisión del Gobierno, tomada pertinentemente por la ministra Carolina Darias –que en el poco tiempo que lleva al frente de Sanidad está demostrando mayor prudencia y acierto que su predecesor Illa– es imposible no advertir un reconocimiento implícito de culpa". Pero cree que se ha "pasado de frenada por lo contrario".

"Recordemos que manifestarse es un derecho fundamental". Y la vida, y la salud, y el trabajo, y la libre circulación, y comer... "Llama la atención que el Gobierno que se proclama feminista y campeón de los derechos sociales incurra en una prohibición tajante sin habilitar alternativas gradualistas que permitan reivindicar la causa de la igualdad con seguridad". "El bandazo del sanchismo, de erigirse en adalid feminista a incurrir en el decisionismo prohibitivo (todo bajo la misma pandemia) revela cargo de conciencia".

Mira Rosell, no nos toques las narices. Llevamos un año comiéndonos prohibiciones de todo tipo, sin poder casi movernos, con toques de queda, con los negocios arruinados. Y ahora nos vamos a indignar porque se prohíba una manifestación. Por favor, un poco de respeto a la inteligencia.

Federico Jiménez Losantos se lleva las manos a la cabeza por una ley que propuso ayer uno de Cs llamado Luengo. "Es una ley para que se cumplan las leyes que garantizan la igualdad entre hombres y mujeres. Desde 1978 la Constitución garantiza que no haya discriminación entre españoles por razón de sexo y ya UCD prohibió pagar diferente sueldo por el mismo trabajo, así que supongo que el encefalograma naranja se ha identificado con el morado, igualmente plano, de Irene Montero, que lleva meses con la matraca de que a las mujeres se les discrimina en las carreras científicas. El centrismo del que presume Ciudadanos se identifica con la extrema necedad de la extrema izquierda analfabeta, sin duda para ampliar el espacio de la moderación".

Y la última redondada. "Sánchez recrea otro fin de ETA para borrar su pacto con Bildu". Y luego es el PP el que utiliza a ETA. Telita con el espectáculo. Una apisonadora pasando por encima de unas armas inservibles, crack, crack, crack, ¡cámaras, acción! Al menos podía haberlas quemado y habernos ofrecido un espectáculo pirotécnico a falta de las Fallas.

El País

"El Gobierno prohíbe celebrar el 8-M en la calle en Madrid". El editorial está muy contento con las últimas decisiones de Sanidad sobre la covid. La inmovilidad en Semana Santa, el cierre de los negocios salvo el suyo, el confinamiento en casa...

"El objetivo sigue siendo salvar vidas y la única forma de hacerlo por ahora es evitar la interacción social". No podía faltar la crítica a Ayuso por no estar de acuerdo con las restricciones. "Con una incidencia superior a 250 casos por 100.000 habitantes en 14 días, el riesgo en Madrid sigue siendo extremo". ¿Es que nadie va a poner en duda ahora esos datos como hicieron cuando la incidencia bajó?

"La que defiende el Gobierno de Díaz Ayuso no deja de ser una posición egoísta, pues permitir la movilidad supone en este caso extender el riesgo a otras autonomías. Se entiende que algunas de las vecinas le pidan un mayor compromiso en la lucha contra la pandemia". Ojo, nueva ola del virus de la madrileñofobia. Lo que ocurre es que Ayuso sabe que la gente no come del dinero ajeno, como El País y los políticos. Y por cierto, los habitantes de las comunidades colindantes con Madrid están hasta el gorro de sus autoridades. Se están arruinando mientras sus dirigentes se forran a costa de sus impuestos. Que Page y Mañueco renuncien a sus sueldos y pongan a disposición de la gente a la que han arruinado. ¿O es que no han oído a la gente gritar "queremos una Ayuso"?

En cuanto al 8-M, "este diario apoya con vigor sus reivindicaciones y espera que la imaginación y creatividad del movimiento permitirá teñir la jornada de morado sin necesidad de correr riesgos".

Lo que se contradice con columnas machistas hasta lo insultante como la de Jorge M. Reverte. "Ayuso odia a las feministas, que le parecen un revoltijo de bolleras que no se lavan los sobacos", dice de una mujer que ha llegado a presidenta de una comunidad sin tener que ser la pareja de nadie por el mero hecho de no compartir ideología. Pero al fin y al cabo los ataques machistas a Ayuso son el día a día en la izquierda mediática. Lo indignante es lo que sigue. "Yo, en cambio, las adoro, porque no concibo otro tipo de mujer atractiva que la cabreada con el espacio que la civilización le ha reservado en el reparto machista del mundo". ¿Le ponen cachondo a Reverte las mujeres cabreadas? Qué guapa estás cuando te enfadas, viene a decir. A este tipo hay que ponerle un correctivo, Irene.

"Los expresidentes plantan a Sánchez en el acto simbólico de la derrota de ETA". Que tenían la agenda llena, oiga. Incluso Zapatero se excusó, perdona Pedro, pero tengo un acto al que no puedo faltar, ya sabes lo ocupado que estoy con mi cargo de expresidente. Eso sí, "participaron miembros del propio Instituto Srmado, las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional, las policías autonómicas y locales, así como funcionarios de prisiones", "un integrante de cada uno de ellos participó en la retirada de la tela que cubría las 1.377 armas de fuego completas y 19 piezas fundamentales que se habían dispuesto en el suelo antes de que una apisonadora escenificara su destrucción pasando por encima de parte de ellas". Claro, son funcionarios y no les quedó más remedio que hacer el ridículo bajo amenaza de despido y sanciones si no arropaban a Su Persona. Ah, señala El País que también acudieron los ministros de Sánchez. Qué exitazo.

ABC

También el diario de Vocento se cachondea del acto indescriptible de la apisonadora. "Cómo no será el desagrado general con la política propagandística" de Sánchez "que ningún otro presidente de la democracia quiso acompañarle en este gesto de soberbia y egocentrismo". "Sánchez presidió ayer en un cuartel de la Guardia Civil de Madrid el acto físico de destrucción, por aplastamiento, de casi 1.400 armas intervenidas principalmente a ETA a lo largo de su historia". Por cierto, que la apisonadora era alquilada. "Sánchez no renuncia a cualquier acto de propaganda, por grotesco que sea". Iván, esta vez se te ha ido la mano, tío.

La Razón

"Los socios de Sánchez apuntan a que habrá elecciones en 2022". Que espera que "Pedro Sánchez no repita lo que le sucedió al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero entre 2010 y 2011. Lección aprendida: hay que convocar elecciones antes de que estalle con su máxima fuerza la crisis económica y social que deja la pandemia. La tensión entre la parte socialista y morada ha traspasado en lo político y en lo personal límites que para los socios del Gobierno tienen ya difícil marcha atrás". A ver lo que queda de España en 2022.

Julio Valdeón comenta lo de las pistolas. "No asistieron Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero o Mariano Rajoy, ni asociaciones como Covite y Dignidad y Justicia". "Hay momentos en la vida de un país y en la historia de los hombres donde lo patético, de puro extremado, queda blindado a la farsa".

"Bienvenidos a la sanchedaz, parque temático donde los trabucos son triturados por una aplanadora marca Acme. Fantasías animadas de ayer hoy compatibles con los achuchones y agasajos a los albaceas del terror". Patético.

Sandra Golpe está decepcionada, como muchos. "No lució la apisonadora que había alquilado el Gobierno para aplastar esas mil y pico armas de terroristas … No funciona el show". "A Moncloa le ha salido el tiro por la culata (nunca mejor dicho)", jiijiji.

Abel Hernández es la voz de muchos. "Aquí está uno con el móvil siempre a mano, desde que amanece hasta que se hace de noche, esperando la llamada del centro de salud. Pasan los días y el teléfono no suena". "Un día contempla con envidia a los viejos como él, los de las residencias, en el teatro, disfrutando de la libertad de la vacuna como niños con zapatillas nuevas, pero él sigue esperando que suene la esperada llamada y que le citen de una puñetera vez desde el ambulatorio para la primera dosis". "A nadie parece importarle la angustiosa espera de los mayores de ochenta años que han sobrevivido a la maldita pandemia y siguen en su casa, impacientes, soñando con la vacuna salvadora". Y Su Sanchidad aplastando pistolas. Sánchez, queremos las vacunas que prometiste y las queremos ya, déjate de payasadas.

A continuación