El golpista Cuixart exige a los catalanes que sacrifiquen el futuro de sus hijos

"Lo que nos debemos preguntar es si estamos dispuestos a luchar hasta el punto de que nuestros hijos vayan a la cárcel si es necesario".

Pablo Planas (Barcelona)

Los golpistas condenados por la asonada separatista de 2017 hacen campaña a pleno rendimiento y son los auténticos protagonistas en los medios afines, ya sean públicos o privados. Copan titulares y entrevistas y manifiestan con orgullo su total falta de arrepentimiento. El "ho tornarem a fer" (lo volveremos a hacer) que pronunciara el sedicioso Jordi Cuixart ante el Tribunal Supremo es la divisa de todas las intervenciones.

El propio Cuixart, presidente de Òmnium, aprovecha el tercer grado para dar mítines y entrevistas, a pesar de que no se presenta a las elecciones por ningún partido. Este mismo lunes ha sido la estrella del programa matinal de Catalunya Ràdio, donde ha dado muestras evidentes de su empecinamiento golpista.

Con su habitual estilo entusiasta pasivo agresivo ha exigido a los catalanes que estén dispuestos a sacrificar el futuro de sus hijos en estos términos: "lo que nos tenemos que plantear es si estamos dispuestos a asumir que nuestros hijos vayan a la prisión, porque quien padece más la prisión son los padres y por tanto nosotros lo que nos debemos preguntar es si estamos dispuestos a luchar hasta el punto de que nuestros hijos vayan a la cárcel si es necesario. Esta es una pregunta que todos juntos nos la tenemos que hacer porque si no asumimos este precio...".

"Los tanques los tienen ellos"

A continuación, y en pleno delirio, ha añadido que "hace cincuenta, sesenta años atrás, setenta, cien o mucho más allá, ¿la gente qué hacía? Pues ponía a sus hijos en el frente de lucha y se disparaban, la gente se disparaba. Gracias a Dios, aquí tenemos claro que no, que este es nuestro límite. Nosotros no enviaremos a nuestros hijos al frente de lucha a luchar de manera belicosa. Los tanques los tienen ellos, que maten ellos si quieren, nosotros no mataremos nunca a nadie, pero en cambio... ¿estamos dispuestos a que se puedan pasar largas temporadas de prisión con el objetivo de que este país pueda decidir libremente cuál debe ser su futuro político? Si la respuesta es que sí, hemos dado un paso de gigante".

Además de semejantes declaraciones, Cuixart ha pedido que se haga un cordón sanitario contra Vox si consigue representación parlamentaria y ha animado a la participación electoral del separatismo.

A continuación