Casado rebaja el tono contra el Gobierno y toma como "ejemplo" a Almeida

Puño de hierro en guante de seda. Ésa creen en Génova es la estrategia a seguir, "tal y como hace Almeida, que concilia sin ahorrarse la crítica".

Míriam Muro

En tres días, el Partido Popular ha pasado de preguntarse "dónde estaba escondido" el "presidente ausente" del Gobierno durante las primeras horas de la borrasca Filomena, a pedir "unidad de acción" al Ejecutivo.

Pablo Casado ha rebajado el tono de su formación en las últimas horas y este martes, en una visita junto a Isabel Díaz Ayuso a la sede de los Servicios de Emergencias de Madrid, llegaba a decir que "no haya colores políticos ni logotipos" para hacer frente a los innumerables desperfectos que ha causado la nevada.

"Estamos todos al servicio de los españoles. Lo que quieren oír los españoles es que estamos todos a una", sentenciaba el líder del PP. "Ante las catástrofes, tenemos que estar todos unidos", añadía el presidente popular que felicitaba a la ministra de Defensa, Margarita Robles, por su labor y la del Ejercito estos días.

Además, el PP no ha solicitado la comparecencia de la responsable de Defensa en Congreso de los Diputados para explicar los pormenores de su labor durante la tormenta, como sí que ha hecho con los titulares de Defensa y Fomento, Fernando Grande-Marlaska y José Luis Ábalos.

Puño de hierro en guante de seda

Fuentes del Partido Popular aseguran que este es el tono, "de hombre de Estado" pidiendo unidad frente a las catástrofes pero criticando y exigiendo explicaciones cuando es necesario, "que tiene que mantener Casado para llegar a la Moncloa".

Y ponen como "ejemplo" de esta estrategia de "puño de hierro en guante de seda" a José Luis Martínez Almeida. "Como alcalde, es conciliador pero sin ahorrarse una crítica cuando la tiene que hacer", dicen sus allegados.

Además, consideran que el primer edil madrileño "trasmite una imagen de cercanía" que también quieren para Casado. A Martínez Almeida se le ha podido ver en estos últimos días supervisando sobre el terreno los daños y el trabajo de emergencia, empujando su coche atascado en la nieve y ofreciendo consejos a los madrileños.

Críticas a Casado

El intento de seguir esta estela no le salió bien a Pablo Casado que recibió numerosas críticas cuando el pasado sábado cogió una pala y se puso a retirar nieve de la puerta de centros sanitarios.

Aún así, el líder del PP ha continuado estos días visitando zonas especialmente afectadas por el temporal, y recorriendo distritos periféricos de Madrid para agradecer el trabajo de los servicios de limpieza y emergencias, agentes forestales y Cuerpos de Seguridad para retirar nieve, árboles caídos y placas de hielo.

Y precisamente este miércoles, Casado visitará la sede central de la EMT (Empresa Municipal de Transportes de Madrid) junto al alcalde de la capital , José Luis Martínez-Almeida.

A continuación