Marlaska advierte de que quedan "horas difíciles" y Ábalos reconoce que la situación "es grave"

Los ministerios de Interior y Fomento piden a la población que "tome precauciones" e insisten en solicitar que no haya desplazamientos por carretera.

J. Arias Borque

El Ministerio del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha advertido este sábado de que "quedan horas difíciles" en todo el territorio nacional debido a los efectos del temporal Filomena, que está afectando a buena parte del territorio nacional. Es por ello que ha llamado a la población a "tomar precauciones" porque todavía "nos encontramos en alerta roja", para que se pueda salir de esta situación lo más rápido posible.

Durante una rueda de prensa en la Delegación del Gobierno en Madrid, en la que también ha participado el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha destacado que no se ha producido accidentes de gravedad, aunque se han tenido que lamentar, hasta el momento, tres víctimas mortales. Tras esto, ha avisado que la situación se va a complicar porque "en los próximos días las nevadas van a ser heladas".

"Ante el temporal más intenso de los últimos 50 años el comportamiento de la población ha sido mayoritariamente bueno. El Gobierno sigue trabajando para dar la respuesta más adecuada para una situación extraordinaria. Quedan por delante horas difíciles, hay que pedir a la población que tomen precauciones. Todavía estamos en alerta roja en muchas zonas", ha insistido el responsable de la cartera de Interior.

Marlaska ha explicado que su departamento activó el Plan General Estatal de Emergencias (PLEGEM) –que fue renovado y aprobado el pasado 15 de diciembre– el pasado jueves ante las previsiones que facilitaba la Agencia Española de Meteorología, decretando la fase 1 de pre-emergencia, lo que posibilitó que se empezaran a mover diferentes recursos públicos de ubicación en función de las necesidades que se podían prever.

Ha destacado que "el número de incidentes es, por ahora, limitado" y ha informado de que casi 1.500 personas han sido rescatadas en todo el país por los efectivos de la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Unidad Militar de Emergencias (UME). Según ha dicho, el 70 por ciento de los vehículos atrapados ahora mismo están vacíos y sus ocupantes en zonas seguras, y se trabaja para dar apoyo a ese otro 30 por ciento.

El ministro ha recordado que "en los próximos días las nevadas van a ser heladas" y ha pedido que se evite salir de los domicilios. "Hay que aplazar cualquier desplazamiento por carretera. Si el viaje es inevitable hay que seguir las instrucciones de los expertos, pero solo cuando el viaje sea inevitable", ha insistido.

El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, se ha sumado a esta petición y ha pedido a los ciudadanos que eviten salir de sus domicilios. "La situación es grave. No podemos ignorarlo. Pido a la ciudadanía que permanezca en sus domicilios. Tras la nevada vendrá un frío intenso, entonces habrá que quitar el hielo. Entraremos en una situación más peligrosa, En solo 2 días hemos consumido el 30 por ciento de todo lo consumido el año anterior ", ha dicho.

A continuación