Los reyes separatistas: la Generalidad dona a los niños pobres una urna del referéndum ilegal

La portavoz del Govern y dirigente de JxCat, Meritxell Budó, entrega una urna del 1-O en una campaña de recogida de juguetes.

Pablo Planas (Barcelona)

Una urna del referéndum ilegal del 1-O ha sido la aportación de la Generalidad a la tradicional campaña de recogida de juguetes de Barcelona para los niños de familias sin recursos, que este año ha pasado de llamarse "Ningún niño sin juguete" a "Ninguna niña sin juguete". El artefacto ofrecido por la Generalidad ha causado estupor e indignación fuera del ámbito separatista. Se acusa a la Generalidad de querer politizar la festividad de los Reyes Magos.

La encargada de hacer semejante obsequio ha sido la portavoz del gobierno regional y dirigente de Junts per Catalunya (JxCat), Meritxell Budó, quien ha declarado que "el 1 de octubre se votó para conseguir un futuro mejor para nuestros niños y niñas y por tanto he pensado que este regalo, este objeto, era muy adecuado". "Si queremos un futuro mejor -ha abundado- necesitamos poder decidir libremente el futuro de nuestro país". Budó ha lanzado ese mensaje a través de Twitter mostrando su mejor sonrisa y enseñando la urna de plástico adornada con un lazo rojo. El recipiente de plástico lleva además su firma en un lateral.

La iniciativa de la dirigente separatista ha sido tachada de inapropiada por muchos de los participantes en la campaña, aunque la organización, que depende de la emisora Radio Barcelona y del Casino La Alianza del Poblenou, ha tratado de justificar a la consejera de Presidencia al advertir de que el objeto no se entregaba como un juguete sino que era para la subasta con la que se recaudan fondos. En dicha subasta deportistas y personajes famosos suelen donar objetos personales, camisetas firmadas, calzado deportivo, discos y libros firmados o instrumentos musicales.

Fracaso en la subasta

En la subasta, una guitarra de Alfred ha alcanzado los 4.550 euros. Otra de Serrat, 3.600. La gorra del major Trapero se ha adjudicado por 930 euros y la camiseta de Raúl de Tomas, por 2.000. La urna ha salido por 250 euros, mientras que unos pendientes y unas mascarillas de Alba Vergés, la consejera de Salud, lograron recaudar 550 euros. Tampoco triunfó una camiseta de Neymar, que logró 750.

A continuación