Play

El Rey ensalza la Constitución y recuerda que es la que "consagra el orden democrático"

Pide que se dote a Fuerzas Armadas, Guardia Civil y CNI de "los medios" y "recursos" que necesitan para hacer su trabajo.

J. Arias Borque

El rey Felipe VI ha presidido este miércoles en el Palacio Real su sexta Pascua Militar desde que accediese al trono, que da inicio formalmente al año castrense, y que en esta ocasión ha visto modificada en algunos aspectos su tradicional guión por la crisis sanitaria que azota España desde hace diez meses. Ligeros cambios para evitar que los asistentes corriesen el riesgo de contraer el coronavirus.

Durante su intervención ha tenido una decidida defensa de la Constitución, en un momento en el que algunos partidos que la cuestionan están teniendo un excesivo protagonismo en la vida política y que, incluso, tienen capacidad de decisión en el Gobierno. Y en un momento en el que también se está poniendo en cuestión la propia institución de la Corona.

"La Constitución reconoce las libertades y los derechos y consagra los valores y el orden democráticos, también los deberes a los que todos estamos sujetos. La Constitución es el camino libre y democráticamente decidido por el pueblo español. Todos estamos incondicionalmente comprometidos con ella porque es el origen de la legitimidad de todos los poderes y de todas las instituciones del Estado; una legitimidad que se renueva cada día respetándola y observándola", ha dicho.

Felipe VI ha pedido que se dote a las Fuerzas Armadas, la Guardia Civil y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) de los recursos económicos suficientes, "atendiendo de forma prioritaria a su preparación, a los medios y recursos que requiere el cumplimientos de sus misiones, y valorando debidamente las responsabilidades y exigencias que caracterizan la carrera militar".

También ha recordado el magnífico trabajo que están realizando estos uniformados durante la pandemia de coronavirus. "Habéis reaccionado con iniciativa, inmediatez y eficacia, realizando cometidos difíciles y variados por toda España", ha asegurado, tras lo que ha dedicado un momento para recordar a todas las víctimas que la pandemia ha dejado en nuestro país.

El acto ha comenzado pocos minutos después del mediodía, cuando Don Felipe, acompañado por la reina Letizia, ha llegado al Patio de la Armería del Palacio Real. Allí ha sido recibido por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, así como por los ministros de Defensa e Interior, Margarita Robles y Fernando Grande Marlaska, respectivamente. También estaban el Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) y el Jefe del Cuarto Militar.

La banda de música de la Guardia Real ha interpretado los acordes del himno nacional, tras lo que el Rey –vestido con uniforme de capitán general de la Armada– ha recibido honores militares y ha pasado revista a la formación de guardias reales. Tanto los efectivos de la banda como los de las formaciones militares portaban sus mascarillas y guardaban entre sí la distancia de seguridad suficiente para que no corriesen riesgo para su salud.

A continuación, los Reyes se han trasladado al Salón de Columnas, donde han saludado a la representación de las comisiones militares de los tres Ejércitos y la Guardia Civil. Ha habido dos cambios significativos. El número de asistentes se ha reducido a un tercio respecto a los años anteriores. Y se ha abandonado la Saleta Gasparini, donde se hacía habitualmente, por ser más pequeña y no permitir que se mantengan las distancias de seguridad.

Concluidos los saludos, se han trasladado al Salón del Trono, donde se han impuesto las condecoraciones militares previstas y han comenzado los discursos. El primero, como es habitual, el de la máxima responsable de la cartera de Defensa. Después, como colofón, el de su Majestad el Rey. La novedad es que este año sólo han entrado en la sala los condecorados, el resto de invitados ha tenido que seguir esta parte del acto a través de pantallas de televisión desde el Salón de Columnas.

Concluidos los mencionados discursos se ha dado por finalizado el acto. Al contrario que otros años, el tradicional vino en palacio con el que se cerraba este acto, y en el que Monarca y las autoridades solían dialogar distendidamente con los militares, ha suspendido para no generar posibles situaciones de riesgo para los asistentes.

A continuación