Illa dice que los golpistas no tienen que tener "perjuicios" y reclama un "nuevo tiempo" en Cataluña

El ministro desliza, tras Calvo, la posición favorable del Gobierno a los indultos.

Ketty Garat

Como si de una campaña orquestada se tratase, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha sido hoy quien ha deslizado una posición favorable, o al menos no contraria, a la concesión de indultos a los golpistas del 1-O. En una entrevista a TVE, el también secretario de Organización del PSC ha defendido que no tiene que haber "perjuicios" para los condenados por el Tribunal Supremo.

"Ninguna persona, nadie, ningún ciudadano de nuestro país tiene que tener privilegios ni perjuicios, tampoco las personas que han sido condenadas y están cumpliendo penas de prisión por los hechos de octubre del ¿17, no?". Illa defendió que "el Gobierno tiene la obligación de tramitar" el indulto "a estas personas" porque se ha solicitado. "Vamos a esperar qué ofrece este trámite y en su momento el Gobierno tomará una decisión".

Un argumento que Illa desmiente que responda a la campaña electoral catalana para los comicios del 14 de febrero, pese a la coincidencia en las declaraciones gubernamentales por tercer día consecutivo tras José Luis Ábalos y Carmen Calvo. "Yo creo que hay que desvincular esto de todo el escenario electoral. Nadie tiene que tener ningún privilegio por ser quién es pero tampoco ningún perjuicio".

El Gobierno no se ha posicionado abiertamente en ningún momento sobre la concesión del indulto pero sí ha acumulado argumentos en favor de la "generosidad del Estado", "la obligación moral de aliviar las tensiones que puedan dañar la convivencia", como defendió Ábalos el pasado domingo; o las advertencias de que el Gobierno, que "puede seguir o no los argumentos de la Fiscalía, según deslizó este lunes la vicepresidenta Calvo.

Illa tampoco se ha posicionado: "Ya veremos. No voy a a anticipar las etapas de esta tramitación ni la decisión que se pueda tomar que en su momento ya se verá cuál es". Pero sí ha abogado porque "en Cataluña hay que abrir un nuevo tiempo, cambiar la dinámica de los últimos años que no ha sido buena para nadie. Ni para los que han protagonizado un intento de secesión que no pudo culminar, ha dividido a la sociedad catalana y nos ha empobrecido. No ha ayudado nada al prestigio de Cataluña y de España . Y nosotros estamos por una política de reencuentro".

A continuación