Colapso en el gobierno catalán, que no se atreve a endurecer las restricciones para Nochevieja

Después de preparar el terreno para adoptar nuevas medidas contra la pandemia, JxCat y ERC se echan atrás por cálculos electorales.

Pablo Planas (Barcelona)

Las cifras de la pandemia no mejoran en Cataluña, pero el gobierno regional evita adoptar nuevas medidas. A pesar de que técnicos y políticos de la Generalidad llevaban varios días preparando el terreno para adoptar más restricciones, como la ampliación del toque de queda en Nochevieja y prohibiciones de movilidad, finalmente se mantienen las actuales limitaciones. En síntesis, horarios reducidos en la hostelería (de 6 a 9.30 y de 13:30 a 15:30), un máximo de diez personas en las citas sociales y familiares, confinamiento por comarcas salvo para quienes dispongan de segunda residencia y toque de queda a partir de la una de la madrugada y y hasta las seis para la última noche del año.

La decisión ha venido precedida de un duro enfrentamiento entre los socios de gobierno, Junts per Catalunya (JxCat) y ERC, sobre el coste electoral de las restricciones que se venían anunciado en los días pasados ante el aumento de los contagios y las hospitalizaciones. Finalmente, los consejeros de ambos partidos no se pusieron de acuerdo y decidieron dejar las cosas como están, advirtiendo a la población, eso sí, de que reduzca al máximo la interacción social.

Piden más control en Nochevieja

El colapso del Govern ha dado pie a duras críticas. Así, el presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, el doctor Jaume Padrós, manifestó su contrariedad a través de las redes sociales con el siguiente mensaje: "No lo entiendo. El número de contagios y de hospitalizaciones no para de crecer. ¡Hay que reducir contactos ya! ¡'Govern', se requieren medidas más contundentes y efectivas para frenar la pandemia! De cara a Nochevieja pido reducir drásticamente la movilidad y a los ciudadanos máxima responsabilidad".

El epidemiólogo Oriol Mitjà se manifestó en la misma línea, pidió al consejero de Interior, Miquel Sàmper, que active nuevas prohibiciones y lanzó el siguiente pronóstico: "Es muy importante evitar las celebraciones de fin de año. Con 14.000 casos semanales, Rt 1,2 (índice de propagación del virus) y tres fines de semana festivos consecutivos, la tercera ola se desbocará para llegar a los picos de noviembre".

En opinión de Mitjà, la recomendación de evitar contactos sociales en Nochevieja no es suficiente. "En una situación grave el 'buenismo' no es una buena receta", abundó el doctor.

El expresidente de la Generalidad inhabilitado Quim Torra también ha criticado al que hasta hace dos meses era su propio gobierno y ha asegurado que no puede compartir el mantenimiento de las medidas adoptadas al principio de la Navidad.

A continuación