El programa de la esposa de Puigdemont cuesta 300.000 euros al año y sólo lo ven 12.000 personas

Ciudadanos pide a la Diputación de Barcelona la cancelación del contrato con Marcela Topor, que dirige el programa más caro y con menos audiencia.

Pablo Planas (Barcelona)

The Weekly Mag, el programa que dirige y presenta Marcela Topor, esposa de Carles Puigdemont, para la red de televisiones locales de la Diputación de Barcelona cuesta más de 300.000 euros al año, pero a pesar del despliegue de medios técnicos y de sus numerosos colaboradores tiene una audiencia ínfima. A preguntas del portavoz de Ciudadanos en la Diputación de Barcelona, Salvador Tovar, el ente provincial ha reconocido que el espacio dispone de una audiencia acumulada de 120.000 personas, lo que supone que cada emisión es vista por menos de doce mil personas.

El elevado coste anual incluye el alquiler las instalaciones de un restaurante, así como la producción y cesión de trabajadores de la Xarxa (Red) Audiovisual Local (Xal) para la elaboración y emisión de contenidos. Quedan fuera de este presupuesto los pagos a los colaboradores, que no se incluyen en la página de transparencia de la Xal. Tampoco se incluye el sueldo de Marcela Topor, que cobra seis mil euros mensuales, una cantidad que según explica Salvador Tovar está muy por encima de los salarios de los trabajadores de los medios informativos de la Diputación de Barcelona.

El diputado de Ciudadanos ha reclamado al equipo de gobierno del ente provincial, que preside la alcaldesa socialista de Hospitalet de Llobregat, Núria Marín (investigada ahora por un caso de corrupción en el consejo municipal de deportes de su localidad), que rescinda el contrato con Marcela Topor habida cuenta del alto coste y escasa audiencia del programa.

Marcela Topor fue contratada por la Diputación de Barcelona en diciembre de 2017, semanas después de la huida de su marido y cuando el ente provincial estaba en manos de Convergència. Topor hacía entonces un programa de entrevistas en inglés que se emitía a través de la cadena de televisión de El Punt Avui, pero tal emisora cerró y la Diputación acudió al rescate de la mujer del expresidente de la Generalidad con un contrato de seis mil euros mensuales y todos los medios de la Xal a su disposición.

Las funciones, según contrato, de Marcela Topor son las de gestión, realización, control de contenidos, dirección y presentación del referido programa, para lo que la XAL "se compromete a facilitar todos los medios materiales y humanos, maquinaria, instrumentos, instalaciones y cualquier elemento personal y material que sea necesario para la realización del programa detallado".

A raíz de las últimas elecciones municipales, en mayo de 2019, el PSC retomó el control de la Diputación de Barcelona gracias a un pacto con los exconvergentes, ahora bajo las siglas de Junts per Catalunya (JxCat). Y entre las claves ocultas de ese pacto, según Ciudadanos, está el mantenimiento del programa de Topor, a pesar de que no cumple con ninguno de los requisitos, costes al margen, exigidos por la Diputación en sus medios de comunicación: no es en catalán y no tiene prácticamente audiencia.

A continuación