La Generalidad limita aún más el horario de bares y restaurantes y prohíbe las cenas

Sólo podrán estar abiertos para dar desayunos y comidas y para el servicio a domicilio y habrá un plan de inspecciones.

Pablo Planas (Barcelona)

Nuevas restricciones para el sector de la hostelería en Cataluña, el peor parado en la crisis del coronavirus. Los bares y restaurantes sólo podrán estar abiertos para los servicios de desayunos y comidas en las siguientes franjas horarias: de 7:30 a 9:30 y de 13:00 a 15:30. En cuanto a las cenas, sólo se podrá realizar el servicio de comida para llevar. En el caso de recogida en el establecimiento, estos podrán servir de 19 a 22 horas o hasta las 23 horas en el caso del servicio a domicilio. Estas restricciones entrarán en vigor a partir del próximo lunes y se prolongarán como mínimo hasta el 11 de enero.

Esta es la principal novedad del nuevo plan de la Generalidad catalana para afrontar el repunte del coronavirus. En el resto de actividades se mantiene las actuales restricciones. Así, las actividades sociales quedan limitadas a seis personas, límite que se amplía hasta las diez personas en el caso de los días festivos de la Navidad siempre que no excedan de las dos burbujas de convivencia.

Desplazamientos por razones familiares

La Generalidad catalana, a diferencia de la valenciana, permitirá entrar y salir de la región siempre que se trate de una movilidad vinculada a las reuniones familiares o con allegados. En el interior, la movilidad será de carácter comarcal, aunque con la excepción de que las burbujas de convivencia se podrán desplazar a segundas residencias.

Se mantiene el toque de queda de 22:00 a 06:00 con las excepciones de Nochebuena y Nochevieja, en el que el toque de queda empezará a la 01:00. También se prevé retrasar el toque de queda hasta las 23:00 horas la noche de Reyes.

Centros comerciales, gimnasios y equipamientos culturales mantienen las actuales restricciones, del 30% del aforo salvo en el caso de cines y teatros, que sería del 50% y siempre que no se exceda de mil personas. Las actividades físicas en el interior de los gimnasios se tendrán que llevar a cabo con mascarilla.

Vigilancia de los establecimientos

De cara a la aplicación de las restricciones en el sector de la hostelería, el vicepresidente regional, Pere Aragonès, ha anunciado que la consejería de Interior ha establecido un plan de inspecciones que controle el cumplimiento de medidas tales como la limitación a cuatro comensales por mesa, que las mesas estén emplazadas a dos metros de distancia unas de otra y que en el interior de los locales no se rebase el 30% de ocupación. La única excepción es que se podrán sentar seis personas a una misma mesa siempre que pertenezcan a la misma burbuja de convivencia.

Aragonés ha lamentado el paso atrás y ha dicho que se ha buscado que sea lo más ajustado posible para preservar no sólo la salud física y económica sino también la mental y emocional después de tantos meses de pandemia.

Además, aseguró que "confiamos en que se pueda controlar el repunte sin recurrir a medidas extremas como en octubre o marzo y abril" y que después de más de 16.000 muertos en Cataluña "no podemos aceptar que se normalice la tragedia". En concreto han fallecido ya 16.544 personas en la comunidad autónoma.

A la portavoz del gobierno autonómico, Meritxell Budó, le ha correspondido dar la relación de nuevas restricciones. Antes de la lectura de las medidas, reconoció que "estamos en una fase crítica y tenemos que reducir nuestra interacción social". En el caso de que los datos evolucionen a peor, se revisarán las medidas el día 28 de diciembre.

A continuación