La Policía investiga el uso de pasaportes falsos por algunos de los inmigrantes de Canarias

Han detectado documentos fraudulentos en las islas y en la península. Estudian si hay una mafia organizada tras estos hechos.

J. Arias Borque

Las alarmas han saltado en las últimas semanas en el seno de la Policía Nacional. Lo que en un principio podían parecer simples casos aislados se están repitiendo en demasiados lugares y esto ha hecho que la maquinaria policial se ponga en marcha. Se trata de conocer por qué se ha multiplicado el número de inmigrantes ilegales que está utilizando pasaportes falsos para moverse por territorio nacional.

Fuentes policiales han explicado a Libertad Digital que se quiere saber si hay una mafia organizada, relacionada o no con el tráfico de inmigrantes, que está surtiendo a estas personas de la documentación falsificada. Ya que, además de los pasaportes anteriormente mencionados, también se han interceptado certificados falsos de empadronamiento en localidades españolas, especialmente de poblaciones del archipiélago canario.

Los primeros documentos fraudulentos se detectaron en agosto y septiembre. Un total de 10 subsaharianos trataron de tomar varios vuelos en el aeropuerto de Gran Canaria con destino a Barcelona y Bilbao. Los mismos fueron detectados rápidamente por los agentes de la Brigada de Extranjería destinados el aeródromo canario. Según informó entonces la Policía, procedían mayoritariamente de Guinea, Gambia y Mali.

A mediados de noviembre se volvió a detectar el intento de usar pasaportes falsos en el puerto de Las Palmas. Varios inmigrantes de origen marroquí presentaron este tipo de credenciales fraudulentas cuando trataban de tomar uno de los ferrys que operan la línea que une la capital grancanaria de Huelva. La intención de los mismos era saltar a la Península pocas horas después de haber llegado a las islas en cayuco.

Este mismo mes se han detectado, al menos, otros tres casos. El primero de ellos el pasado domingo 6 de diciembre en el aeropuerto de Manises, cuando un total de 13 inmigrantes irregulares fueron detenidos por la Brigada de Extranjería tras detectar que habían viajado desde las Islas Canarias a Valencia en un vuelo operado por Ryanair utilizando documentación falsa.

Dos días después, el martes 8 de diciembre, se volvió a vivir un episodio similar en el mismo aeródromo. Entonces fueron arrestados un grupo de 16 arrestados un total de 16 inmigrantes de origen marroquí que habían llegado a Valencia en un avión de Vueling que había salido horas antes desde Gran Canarias. Este grupo llevaba también varios certificados de empadronamiento falsos de municipios canarios.

El último caso ha ocurrido hace pocos días, este miércoles 16 de diciembre, y tuvo lugar en el aeropuerto de Madrid-Barajas. Con la alerta ya dada desde hace unas semanas, los agentes de la Brigada de Extranjería detuvieron a cinco inmigrantes senegaleses que llegaban a la capital de España desde Las Palmas, haciendo uso también de pasaportes falsificados.

A continuación