Baltasar Garzón defiende a su pareja, la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, de "ataques impresentables"

Garzón se ha opuesto a la repetición del juicio a Otegi porque la carga de un nuevo "juicio oral" es ya "una condena".

LD/Agencias

El condenado exmagistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, ha defendido este martes a su pareja, la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, de los "ataques impresentables" de los que ha sido objeto a cuenta de su vinculación con el comisario jubilado en prisión José Manuel Villarejo. Una relación que primero negó para, posteriormente, reconocer que había coincidido tres veces con el comisario. En una de ellas Villarejo confesó a Delgado graves delitos sin que ella lo denunciase a pesar de que era fiscal.

En una entrevista en TVE, recogida por Europa Press, Garzón ha asegurado que tanto él como la propia Delgado están siendo "víctimas de una situación" en que se ha puesto "en tela de juicio algunas acciones" que, en su opinión, "deberían estar por encima del análisis que se están haciendo de ellas".

"Me estoy refiriendo a los ataques que se han hecho a la fiscal general del Estado", ha reconocido Garzón, que también se ha referido a su relación con Villarejo, al que conoce desde que sufrió las "consecuencias del informe Veritas", en el que fue el "contacto inicial" con el comisario.

"Recordará cuando en los años 90 este comisario participó por órdenes del Ministerio del Interior y altos responsables políticos en hacer un informe destructivo de la labor de instrucción de cuando yo estaba investigando los GAL, el narcotráfico y traficantes de armas", ha recordado.

El caso Bateragune

En cuanto a la repetición del juicio al proetarra, Arnaldo Otegi y de los restantes condenados en el denominado caso Bateragune, como acordó este martes el pleno jurisdiccional de la Sala Penal del Tribunal Supremo, el exjuez condenado por prevaricación ha lamentado que la "carga del nuevo procedimiento", de un nuevo "juicio oral" es ya "una condena".

Al acogerse la petición fiscal, la Audiencia Nacional deberá juzgar de nuevo a Otegi, Rafael Diez Usabiaga, Arkaitz Rodríguez Torres, Sonia Jacinto García y Miren Zabaleta Tellerí por un delito de pertenencia a organización terrorista por el intento de reconstrucción de la dirección ilegalizada de Batasuna.

En este contexto, el exjuez ha explicado que no puede haber un "empeoramiento" de la propia condena, y que la sentencia tendría que ser "la misma o una absolución". Así, Garzón ha lamentado la decisión del TS porque va a llevar a que "nadie" se atreva a plantear un recurso de revisión si ve que eso puede ser un "motivo de reconocimiento" para plantear la repetición de un proceso judicial.

A su juicio, la cuestión "se está enfocando mal" porque se está poniendo "el acento en que Otegi es presidente de Bildu o fue condenado por estar en ETA". "Yo fui el juez instructor. Había indicios, se procesó y se llevó a juicio. Pero después lo ocurrido no amerita que haya un nuevo juicio: debía haberse buscado una solución compatible", ha sostenido.

Unas palabras que, viniendo de la pareja de la fiscal general del Estado, reflejan el temor del PP a que Dolores Delgado "maniobre" para favorecer a Otegi "gracias a su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado", como dijo el número dos del PP, Teodoro García Egea.

En definitiva, Garzón ha defendido la búsqueda de una "solución" alternativa entendiendo que Otegi volverá a sentarse en el banquillo a oír "los cargos sabiendo" que no puede "ser condenado a más" y que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos le dio "la razón". "No debería sufrir esta situación", ha zanjado.

A continuación