"Los hijos del PP prefieren al rudo Abascal que al amable Casado"

La prensa de centro derecha se divide entre el sí y la abstención, con alguna excepción que defiende el no.

Pilar Díez

El Mundo

"Abascal pone a prueba a Casado con su censura a Sánchez". Dice Rosell en el editorial que "padecen los españoles el peor Gobierno en el peor momento. Sus muestras de negligencia incompetencia, ocultamiento, inhibición, arbitrariedad, autoritarismo y falsedad merecen sin duda la censura de la Cámara". "Sánchez merece la censura. Pero la de Vox no le aleja de Moncloa sino que la refuerza en el cargo mientras la oposición se encuentra dividida". Y la prensa del centro derecha ni te cuento. Cada uno tirando de un brazo de Casado para que vote sí, abstención e incluso no. Rosell le recomienda la abstención.

Federico Jiménez Losantos no comparte esta opinión. "Hemos pasado de la superioridad moral del centro a la superioridad moral de la abstención". "Es la que habita el espacio de razón; y el que lo niegue, al psiquiátrico". Y es que para Federico abstenerse es "la forma cobarde de presentarse la derecha desde Suárez". "Ahora, que tenemos en el poder a la izquierda más despótica y liberticida de Europa, lo que más preocupa a los espaciosamente razonables es evitar la coincidencia de voto con Vox, que se ha atrevido a presentar una moción de censura contra Sánchez y su banda. Sin motivo alguno, qué barbaridad". Federico está especialmente cabreado con Casado al considerar que "insultó a los que aprecian cualquier crítica al Gobierno" al restar importancia a la moción diciendo que no vale para nada. "Para retratar al PP, sí".

Santiago González advierte a Casado de que "no va a mejorar su imagen ante la izquierda" por votar no, ni abstenerse. "Seguirán acusándolo de anticonstitucional, de ser la extrema derecha", que no se engañe Casado, haga lo que haga le criticarán. "El partido de Abascal es más constitucional que la coalición de gobierno, incluyendo en ella al partido de Sánchez. Nunca hubo un presidente tan merecedor de la censura, tan indecente, tan mentiroso y tan falsario. Casado debería votar que sí". Dos síes y una abstención en El Mundo, Casado, apunta.

Lucía Méndez consuela a Casado. El PSOE ya pasó por ahí. "A los dirigentes del PP les pasa ahora con Santiago Abascal lo mismo que a los socialistas con Pablo Iglesias en 2014 y 2015. Que sus familias, sus amigos y hasta algunos de sus hijos prefieren al rudo Santiago Abascal que al muy amable Pablo Casado". Y mírales ahora, Pablo, uña y carne y ganando elecciones como locos.

El País

"La moción de censura divide a la derecha y une al Gobierno". "El PP endurece sus avisos para mantener la disciplina de voto"… cuando sepan lo que tienen que votar, claro. Anabel Díez se ríe en nuestra cara y dice que "ningún partido político, salvo Vox, quiere que, en medio de la terrible pandemia, el Congreso dedique dos días a que los diputados se increpen con virulencia". Anabel nos toma por imbéciles. Pero si están Sánchez e Iglesias peleándose por intervenir. "Como nadie lo puede evitar, los representantes del Gobierno y de los grupos parlamentarios tratan de sacarle algún beneficio". Claro, con mucho pesar y sufrimiento. Aquí el único partido que está sufriendo es el PP.

"Los populares no han sido capaces de simular su turbación ni de articular una respuesta sobre un no o una abstención. El desdén de Pablo Casado hacia esta moción no es real, pero como tiene que afrontarla, trata de ocupar su propio espacio en un ataque general a la labor del gobierno". Y como aquí cada uno quiere pillar cacho, "Sánchez ha entendido que Iglesias quiere subirse a la tribuna a explayarse contra la ultraderecha". Venga, lo estamos deseando. Ver a este presunto delincuente de extrema izquierda radical echando espumarajos por la boca cuando ya sólo vende su basura en El País.

ABC

"La moción de censura apunta a un pulso entre Vox y el PP". Dice el editorial que "Abascal pretende tomar la iniciativa política de confrontación directa con Sánchez en pleno rebrote de la pandemia, y con los españoles inmersos en una recesión sin fondo. Conocido el resultado de antemano, y que Sánchez se verá reforzado por esa vocación endogámica de la izquierda a autoprotegerse cuando la derecha presiona, esta maniobra no será mucho más que una jugada táctica de Vox". "La segunda derivada radia en la trampa tendida al PP como principal partido de la oposición", "la incomodidad del PP es máxima para gestionar este episodio", lo tiene jodido. "Vox logrará minutos de gloria, el PP encajará con críticas de parte de sus votantes cualquier decisión que adopte, y solo Sánchez disfrutará de un espectáculo que le garantizará larga vida en la Moncloa". Bueno, eso lo tiene garantizado con o sin moción. "La abstención es el único camino razonable", dice. Pobre Casado, qué trago tan amargo.

La Razón

"Casado buscará el cuerpo a cuerpo con el presidente en la moción". Cuenta Carmen Morodo que "en Génova han estudiado al milímetro el mensaje y las formas. El debate lo han preparado concienzudamente, por mucho que Casado dijera que no le importaba". Hombre, ya, Casado no sabe mentir. Por eso nunca podrá ganar al truhan de Sánchez.

Y vuelve al raca-raca con Cayetana, a la que acusa de estar "capitaneando la revuelta para que se haga un guiño a Vox" y se abstenga. Carmen, necesitas con urgencia un psiquiatra. Y es que, para la contertulia de Ferreras, el discurso de Casado "no deja margen para otra salida que la del no".

No opina lo mismo Iñaki Zaragüeta. "Un no difícil de entender". "No comprendo al PP. Por más vueltas que le ha dado durante estas últimas horas, no he encontrado un argumento sólido para adherirme al no". Es lo que le exige el gobierno social comunista con la boca chica. Y tu compañera Morodo.

Francisco Marhuenda se rompe la sesera y concluye que "Casado no tiene un panorama fácil". Se lo están poniendo imposible. "Las opiniones que recibe no tienen ningún coste para el que las da", dice. Pero mira, Casado, "sería un error confundir los deseos con la realidad creyendo que el enemigo es quien ha hecho posible que el PP y Ciudadanos gobiernen en comunidades autónomas y ayuntamientos", esa es la realidad. "Casado tiene que olvidar el pasado y mirar hacia el futuro, porque no hay ningún indicio que permita suponer que Vox desaparezca a medio plazo. Es algo que pudo comprobar Sánchez con Podemos y ahora es su aliado preferente. Hay que hacer de la necesidad virtud. Es fácil aconsejarle que se enfrente a Abascal como si fuera su enemigo en lugar de hacer el gesto de abstenerse". ¡Marhuenda capitanea una revuelta para que Casado haga un guiño a Vox!

A continuación